Qué es el negging y cómo puedes saber que lo están usando contigo

Qué es el negging y cómo puedes saber que lo están usando contigo
Sin comentarios

Que las relaciones son a veces complicadas, es una verdad como un templo. Pero hay red flags que pueden alertarnos de que esa persona no es para nosotras y aprender a detectarlas antes, es posible.

Conocemos perfectamente qué es el ghosting, algo que hemos sufrido en primera persona. Te hemos hablado del gaslighting y del breadcrumbing, pero hay un término más que desgraciadamente se está poniendo de moda y del que te hablamos hoy: el negging.

Qué es el negging

En un capítulo de Cómo conocí a vuestra madre, Barney “enseñaba” una técnica para ligar en la que tenías que decir un piropo pero con algo malo, una especie de piropo negativo. Es lo que se llama negging y aunque no estaba en su “manual de juego” era igual de malo para sus conquistas.

El concepto de negging parece venir de un canadiense llamado Erik von Markovik, más conocido como Mystery, que se creía el rey de la pista y que lo acuñó como una técnica para ligar, según el New York Times.

Este término viene de la contracción de “negative complimenting”, lo que simplificado podría ser una crítica disfrazada de halago. “Estás muy bien para tu edad” podría ser el clásico que necesitas para entender el concepto. Es un cumplido pero sabes que bajo él hay una faltada. Es una forma de hacer sentir insegura a otra persona y minar su autoestima que puede generar una relación de dependencia y sometimiento.

Tal y como nos explica Iria Reguera, psicóloga y coordinadora de Vitónica, “es una forma de manipular, de hacer sentir insegura a la otra persona y así generar algo de dependencia emocional. Es posible que se mezcle con halagos reales. De esa manera, la otra persona nunca sabe cuando va a recibir un refuerzo positivo y cuando un regalito envenenado, y puede hacer que se cree dependencia emocional.”

Aunque es cierto que el negging no entiende de géneros, suele asociarse a esa masculinidad tóxica y según la experta, “al rollo que nos han vendido de que a las chicas nos gustan los chicos malos que pasan de nosotros y que no pueden mostrar mucho interés”. Al estilo de Hache en Tres metros sobre el cielo, o de After, una de las películas que más amor tóxico destila de la historia del cine.

"Ya estoy cansado de salir con tías guapas", “para ser tan friki eres mono”, o “estás guapo/a, aunque no te hayas arreglado hoy” son algunas de las formas que adopta esta manera de ligar y que son un gran “NO” que nos alerta.

Cómo saber si te están haciendo negging

Iria Reguera lo tiene claro: la forma más fácil de detectarlo es analizar cómo te hace sentir. “Los halagos, los de verdad, te pueden hacer sentir vergüenza (porque a todos nos puede dar apuro que nos digan algo bonito), pero son agradables. Si alguien te hace un "halago" y lo que sientes es incomodidad, o te sientes más insegura o piensas "no sé cómo tomarme esto", plantéate que quizás hay algo en la frase que te chirría”.

Ese es justo el punto en que podemos detectar que están usando el negging con nosotras. “Si después de ese supuesto halago te quedas un poco sobreanálizandote a ti misma, preguntándote por qué ha dicho lo que ha dicho, si hay algo mal en ti, no era un halago de verdad”.

Si lo piensas, seguro que el negging se ha cruzado en tu vida. Recuerdo que en el instituto me dijeron algo que aún retumba en mi cabeza y que entonces, con 15 años, me pareció de lo más normal “estás buena para ser una empollona”. Puede ser algo muy sutil, como un “normalmente no me gustan las morenas, pero tú sí” o algo más evidente como “conduces bien para ser mujer”.

Sea como sea, cuando la red flag se presente, corta por lo sano. Iria Reguera nos recuerda que “una persona que te quiere como eres, o a quien le gusta como eres y con quien puedas tener una relación sana de igual a igual, intenta hacerte sentir seguridad, alimenta tu autoestima y quiere que creas en ti misma, que te gustes y que llegues tan lejos como puedas.”

Esas críticas veladas o piropos negativos solo harán crecer tu inseguridad. Nuestra experta añade algo que nos parece la mejor forma de identificar que algo va mal: “Si cuando estás con esa persona te sientes insegura todo el rato, sientes que afecta a tu autoestima, que dudas de ti misma y que después de estar con esa persona te vas a casa peor de lo que llegaste, ahí no es.”

Fotos | Cómo conocí a vuestra madre, Giphy

Temas
Inicio