Compartir
Publicidad
Publicidad
¿Pisar IKEA significa discutir con tu pareja? Un estudio confirma que es normal... y que se puede evitar
Sexo y Relaciones

¿Pisar IKEA significa discutir con tu pareja? Un estudio confirma que es normal... y que se puede evitar

Publicidad
Publicidad

Amy Poehler dijo una vez que 'Ikea' significaba 'bronca' en sueco. Algo tienen esos espacios llenos de colchones, cómodas y sillas de despacho que saca lo peor de nosotros. Tanto es así que dos psicólogos, Gorkan Ahmetoglu (de la University College London) y Suky Macpherson (de la British Psychological Society) han analizado las causas de que Ikea sea el fruto de tanto mal rollo y han extraído conclusiones de las que podemos sacar algunas sabias enseñanzas:

Perder de vista el objetivo de algo nos puede desorientar

Según el doctor Ahmetoglu, la clave de tanta discusión en Ikea es la desorientación. Física y emocional, además. Por una parte, está lo obvio: por muchas flechas que nos pongan en el suelo, todos nos hemos perdido alguna vez en Ikea. Y nadie quiere darse una vuelta extra por el pasillo de colchones cuando hemos ido a comprar una lámpara para el comedor.

Y, por otra, sufrimos una cierta desorientación emocional al ver esos espacios domésticos perfectos que nos hacen sentir como como en casa, incluso sabiendo que se trata de una técnica de venta. O sea, que estamos cansados, desorientados y perdemos la sensación de estar en un lugar público. ¿Conclusión? Bronca al canto.

Desorientados Ikea

Ikea fact

—Cielo, yo juraría que ya hemos pasado por aquí.

—Que no, que no... Que vamos siguiendo las flechas y, tomando ese atajo, llegaremos a la sección de cocinas.

—Pero es que yo creo que hemos cogido el atajo al revés. A mí todo esto ya me suena haberlo visto.

—Pues tú dirás por dónde vamos, que tú lo sabes todo y seguro que encuentras el camino a la primera.

—Bueno, por lo menos yo no me pierdo en una puñetera tienda de muebles.

—¡Pues muy bien!

—¡Pues vale!

[Caras de incredulidad y risas por parte del público que presencia los gritos]

Generalizar una discusión puede convertir un pequeño desencuentro en un gran problema

La doctora Macpherson considera que la palabra 'siempre' es una gran enemiga de la comunicación en pareja. ¿A quién no le ha ocurrido empezar una discusión de pareja con un pequeño malentendido y convertirlo en la madre de todas las batallas? Eso es lo que debemos evitar, y centrarnos en el desencuentro concreto que hemos tenido.

Discusion Ikea

Ikea fact

—¡Oh! ¡Mira! ¡Han sacado la mesa Lack en verde menta! ¿La cogemos?

—Pero, cariño, si no nos pega nada con la decoración del salón.

—Pero es tan bonita... ¡Y solo cuesta 9,99!

—Pues a mí no me gusta nada. Y no tengo muy claro que tengamos sitio para ella.

—¡Claro! Para mis cosas NUNCA hay sitio. SIEMPRE tenemos que hacer lo que tú quieres.

Pero, ojo, porque detrás de un pequeño desencuentro puede haber un problema de fondo

A veces, extrapolamos los sentimientos de frustración por llevar una vida que no nos gusta a lo que tenemos más a mano. Y el caldo de cultivo de Ikea es ideal para tener a mano ganas de ver reflejada en una estantería la clase de vida que querríamos tener.

Frustracion Ikea

Ikea fact

—¿Pero en serio te gusta esa cómoda? Parece recién sacada del desván de mi abuela.

—Perdona, es que para modernear ya estás tú. Tú y tu fantástica idea de vivir en un loft sin puertas y sin intimidad.

—Ya tardabas en sacar que no te gusta nuestra casa.

—¡Siempre dije que quería vivir en una granja rústica! ¡Y tener niños y perros! ¡Y puertas!

[Y así es como una pareja se da cuenta de que una cómoda, en realidad, es el menor de sus problemas]

Solucionar los problemas de convivencia es un paso fundamental para disfrutar de una relación sana

Compartir nuestro espacio vital no es fácil. Suele ser necesario que los dos miembros de la pareja renuncien a algunos de sus objetos, costumbres o gustos. La doctora Macpherson advierte que esto puede ser un problema para personas muy egoístas o narcisistas.

Convivencia Ikea

Ikea fact

—Mira, amor, esta estantería estaría fenomenal para poner mis discos de vinilo en el salón.

—Pues yo creo que, para tus vinilos (que nunca escuchas), estarían mucho mejor las cajas de almacenaje que hemos comprado para el trastero.

—¡Ah, claro! Para mis discos no hay espacio, pero para tus álbumes de fotos de viajes (que nunca miras) tenemos que reservar un espacio, ¿no?

—¡Mis álbumes de fotos no se van a ir a ninguna parte!

—¡Pues mis vinilos tampoco!

—¡Pues vale!

—¡Pues de acuerdo!

Podemos convertir hasta el acto más cotidiano en una buena experiencia compartida

Si la discusión made in Ikea va a más, inevitablemente uno de los dos miembros de la pareja acabará la visita en el coche. Si la visita era para comprar algún básico imprescindible... vale. Pero, si uno de los dos miembros de la pareja iba ilusionado con compartir la experiencia de buscar cosas en común, la decepción será doble.

Pelea Ikea

Ikea fact

—Vamos a la sección de marcos y láminas.

—Pero ¿nos hacen falta cuadros?

—Bueno...

—Pues, entonces, vámonos ya, que llevamos aquí tres horas.

—Si no querías venir, podías haberte quedado en casa.

—¡Es que no sabía que íbamos a estar aquí todo el día!

—¡Pues vete al coche!

—¡Pues me voy!

Las cuentas de dinero, cuanto más claras, mejor

No hace falta tener demasiada experiencia en relaciones para saber que el dinero puede ser una fuente de conflictos. Y, en el momento de ir de compras, lógicamente, salen a la superficie. La recomendación de Ahmetoglu para evitarlo es un clásico: escribir una lista de lo que queremos comprar y ceñirnos estrictamente a ella.

Lista Compra Ikea

Ikea fact

—Deja esas velas donde pueda verlas. No están en la lista.

—Andaaaa... Si solo cuestan 99 céntimos.

—Dijimos que lo de la lista y nada más que lo de la lista. Si no, empezamos por 99 céntimos y acabamos por 99 euros.

—Claro... Para mis velas no hay presupuesto, pero para el codillo que te has metido entre pecho y espalda en el restaurante sí, ¿no?

—¡Era mi comida! Si quieres, puedes comerte tú las velas si te apetece.

—Me parece a mí que te las vas a comer tú si no te callas.

[Y así... hasta el infinito]

Si hemos conseguido salir de Ikea sin una discusión, podemos sentirnos orgullosos. Pero no cantemos victoria: aún queda montar el laborioso proceso de montaje de los muebles. A no ser que, sabiamente, optemos por la opción más sencilla:

Montaje Muebles Ikea

Imágenes | Giphy.

En Trendencias | 12 cosas maravillosas que aprenderás viviendo en un miniapartamento

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos