Compartir
Publicidad
Publicidad

Los 11 errores que comete la gente cuando quiere comer sano (sí, tú también puedes caer en ellos)

Los 11 errores que comete la gente cuando quiere comer sano (sí, tú también puedes caer en ellos)
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

"Me he quitado todos los hidratos". "Durante unas semanas solo cenaré fruta". "Si voy al gimnasio estas cañitas no cuentan". Seguro que más de una vez has oído alguna de estas frases a un conocido dispuesto a comprometerse al máximo con una vida más sana, para conseguir un físico inmejorable y la juventud eterna (ya que los tratos con el diablo no son tan fáciles como los pintan en las películas y las novelas).

Pero aunque estemos dispuestos a sacrificarnos y esforzarnos al máximo es fácil caer en errores garrafales cuando uno piensa que lo está haciendo bien. Menos mal que contamos con la ayuda de expertos dispuestos a explicarnos en qué estamos fallando.

1.- Basar la dieta para adelgazar en productos light

Según Alfonso Méndez, especialista en obesidad y sobrepeso y Director de la Unidad de estas áreas del Instituto Centta, cuando consumimos este tipo de productos nos vemos despojados de la culpa de ingerir muchas calorías (solo tienen un 33% menos de aporte calórico) y nos entregamos a ellos sin tener en cuenta los demás factores, pensando que no engordan y con complaciencia.

Pexels Photo 204692

2.- Pasarse los fines de semana para compensar lo bueno que has sido de lunes a viernes

Según la doctora Caroline Apovian, directora del departamento de Nutrición en el Boston Medical Center, restringir lo que tomas de lunes a viernes y darte vía libre los fines de semana es sabotear esos hábitos saludables que se supone que deberías estar interiorizando. Por no mencionar que durante esos dos días puedes ingerir las calorías que no has tomado durante el resto de la semana y alguna más por el camino. Ups.

3.- Basar la perdida de peso solamente en la dieta para adelgazar

Para Alfonso Méndez la pérdida de peso depende de muchísimos factores, entre los que destaca la ingesta de alimentos y el gasto que realizamos a través de nuestra actividad física o el deporte. Según este profesional de la Psiconutrición, basar solamente la pérdida de peso en la dieta es un error de libro puesto que solamente estamos atendiendo a uno de los factores.

4.- Pensar que el ejercicio se come las calorías extras

Sí, hacer ejercicio es fundamental para perder peso, como os acabamos de decir, pero no compensa ese donut a la salida del gimnasio o un exceso de cañas el fin de semana. La doctora Apovian explica que la cosa no funciona así y que, de hecho, los últimos estudios científicos de pérdida de peso hacen hincapié en que la dieta es más importante que el ejercicio, lo que no significa que puedas pasarte la tarde en el sofá, pero tampoco que deberías considerar al ejercicio como una excusa para pasarte con la comida.

Pexels Photo 347134

5.- Restringir cantidades de alimentos

Alfonso Méndez nos explica que si reducimos la carga calórica que recibimos de los alimentos, estamos influyendo en el balance energético final, pero este error nos puede llevar a fracasar rápidamente. ¿La razón? En situaciones de privación alimentaria, nuestro organismo se rebela y pone en marcha un mecanismo para regular esa carencia: provoca más sensación de hambre para compensar esa restricción a la que le sometemos y además reduce el gasto para contrarrestar la falta de alimentos. Efectivamente, la jugada se nos vuelve en contra.

6.- Eliminar los carbohidratos de la dieta y optar solo por proteínas y verduras

Lisa DeFazio, la nutricionista de los famosos, explica que los hidratos de carbono no solo se encuentran en la pasta y en el pan, sino que también podemos encontrarlos en frutas, verduras, productos lácteos, etc. Además, para esta nutricionista, cortar de raíz con hidratos de carbono y sustituirlos por proteína y verdura es una estrategia muy popular pero que normalmente termina mal: "cuando la gente quiere perder peso y comer sano suele decir 'voy a cortar los hidratos de carbono'. Algo que hacen durante varios días provocando que los niveles de azúcar en la sangre bajen, lo que suele provocar más ansiedad y ganas de comer hidratos. En resumen: los hidratos no te hacen ganar peso y son muy importantes en tu dieta. Pasar hambre y atiborrarse después, sí", explica.

Pexels Photo 179912

7.- Dejarse aconsejar por falsos profesionales

"Si a él o a ella le ha servido, seguro que a mi también me funciona. O acudir a cualquier embaucador que prometa pérdida de peso rápida y eficaz". Según Alfonso Méndez estos son algunos ejemplos de lo que NUNCA debemos permitirnos. Cada cuerpo funciona de manera diferente o necesita cosas distintas. En el segundo caso, la falta de conocimientos, y la de escrúpulos a partes iguales, pueden llevarte por un camino que lo que pierdas además de tu dinero, sea tu salud.

8.- No contabilizar el alcohol (porque, al fin al y al cabo, es líquido)

Para la nutricionista Lisa DiFazio beber alcohol o refrescos y no tenerlo en cuenta es uno de los errores más comunes que comete la gente: se olvidan de las calorías que hay en la cerveza, en el vino, en los margaritas, etc. Las calorías provienen de todas partes, incluyendo a las bebidas. De hecho, hablamos de la barriga cervecera por una razón.

9.- No cuidarte emocionalmente

"No cabe duda que nuestra alimentación es una expresión de nuestro mundo emocional", explica el psicólogo Alfonso Méndez. Si hay algo que falla, se verá reflejado en ella. Descuidar este aspecto que tan pocas veces se tiene en cuenta, es uno de los factores principales para no consolidar un cambio de hábitos duradero y saludable. Aprender a entender, aceptar y gestionar nuestras emociones en vez de huir de ellas, es la forma más adecuada de buscar la estabilidad que nos ayude a emprender y mantener cualquier cambio en nuestras vidas. Y de la misma manera que en el punto anterior indicaba cuales son los profesionales de referencia para los asuntos de la dieta, para la modificación de conductas o de comportamientos, y para trabajar dentro del campo de las emociones, que estarían contempladas dentro de ámbito de la salud, mental en este caso.

Pexels Photo 601177

10.- No tener claro qué nos conviene tomar entre horas

Como ya os contamos en el artículo Ordenamos los snacks de más saludables a menos con ayuda de los más expertos, encontrar el tentempié perfecto es tan complicado como cualquier hazaña de Indiana Jones. Sobre todo porque muchos productos que parecen inofensivos y que elegimos con frecuencia suelen ser en realidad opciones poco saludables como zumos de frutas, por poner un ejemplo.

11.- Obsesionarte con pesarte cada día

"La pérdida de peso es algo que se tiene que conseguir de forma lenta y continua", nos explica Alfonso Méndez, "y hay que dar al cuerpo el tiempo necesario para adaptarse a los nuevos hábitos". Querer comprobar los resultados antes de tiempo lo único que provoca es que te angusties, te frustres y termines perdiendo toda la motivación. Además, el cuerpo humano no pesa lo mismo durante todo el día, remarca este profesional. Hay oscilaciones diarias, semanales o mensuales. Además, como ya nos explicó en este artículo el dietista y nutricionista Juan Revenga el peso ideal no existe.

Fotos| Pexels.com

En Trendencias| Tomaré lo mismo que ella: las dietas más raras que siguen los famosos

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos