Compartir
Publicidad
Esta modelo perdió las piernas por el síndrome del shock tóxico y y quiere que te replantees cómo usas los tampones
Salud

Esta modelo perdió las piernas por el síndrome del shock tóxico y y quiere que te replantees cómo usas los tampones

Publicidad
Publicidad

Lauren Wasser tiene casi 30 años y, hasta hace unos días, solo una pierna. Cuando esta modelo posaba para una foto, lo hacía casi desafiándote, pidiéndote con la mirada que le preguntes por la pierna ortopédica que lleva donde un día estuvieron su rodilla, su tobillo y su pie. Hace apenas unos días perdió la otra pierna.

No es solo una forma de hablar. Wasser quiere hablar de ello porque quiere que las mujeres se replanteen la forma en que usan los tampones, y conozcan el síndrome del shock tóxico (SST).

Porque fue un tampón lo que desencadenó la enfermedad que causó que esta modelo perdiese una pierna: el SST. Aunque es muy, muy poco frecuente, es muy grave, y es algo que deberías conocer.

Wasser cuenta que un día de octubre de 2012 se metió en la cama sintiéndose algo enferma, como a punto de coger la gripe. Tenía la regla y llevaba un tampón puesto, pero como casi cualquier mujer, no pensó que eso pudiese ser un problema. Según ha contado ella misma en varias ocasiones, despertó varios días después sin saber ni cuánto tiempo había pasado durmiendo y ni qué momento del día era.

Dio de comer a su perro como pudo, llamó a su madre y le contó que se encontraba muy mal. Volvió a meterse en la cama y lo siguiente en su memoria fue despertar en el hospital. Tenía una grave infección que le había llegado a la sangre. Tuvieron que filtrársela. El tratamiento no consiguió detenerla del todo y comenzó a sufrir engangrenamiento, y por eso tuvieron que amputarle la pierna.

¿Qué es el síndrome del shock tóxico (SST)?

Lauren sufrió un grave caso de síndrome del shock tóxico. Se trata de una infección poco común pero muy grave causada por bacterias que se encuentran de forma natural en nuestro cuerpo, sobre todo en la piel, nariz, axilas, ingles y vagina.

La mayoría de nosotros podemos portar esas bacterias en distintos momentos de nuestra vida y nunca padecer ninguna enfermedad por su causa porque tenemos anticuerpos que nos protegen de ellas de forma natural.

Pero en algunos casos, las bacterias comienzan a multiplicarse y causan una infección que puede empezar en esos puntos donde se encuentran las bacterias y de ahí expandirse por el cuerpo. Cuando la infección llega a la sangre, la situación se vuelve muy peligrosa para el paciente. De ahí pueden pasar a otros tejidos y terminar requiriendo medidas extremas, como la amputación, para detener su expansión.

Monday’s are for the savages! �photo by my ❤️@camraface

Una publicación compartida de Lauren Wasser (@theimpossiblemuse) el

¿Qué tienen que ver los tampones con el SST?

¿Y qué tienen que ver los tampones con todo esto? Pues que cuando se describieron los primeros casos de SST en los años 70, se relacionaron con el uso de tampones superabsorbentes. Esto sirvió para impulsar la fabricación de tampones más seguros.

A día de hoy, se calcula que aproximadamente la mitad de los casos de SST están relacionados con el uso de tampones, pero también se sabe que no es la única causa: la esponja anticonceptiva y el diafragma, así como infecciones como neumonías, abscesos, infecciones en la piel, en una herida o en la sangre también pueden provocar un caso de SST.

No se sabe exactamente por qué los tampones favorecen esta enfermedad, pero parece estar relacionado con que un exceso de absorción favorece que entre más oxígeno al interior de la vagina, y que eso ayuda a las bacterias causantes de la enfermedad que se multipliquen y terminen formando una infección.

Entonces, ¿es seguro el uso de tampones?

Si estás a punto de tirar todos los tampones a la basura del susto, espera un momento. No lo hagas. Aunque haya un pequeño riesgo (como en todo), el uso correcto de tampones es seguro. Tras los casos detectados en los 70, se cambió la fabricación de tampones para evitar que los excesos de absorción provocasen más casos de SST.

Pero si estás preocupada, sigue estos consejos para reducir el riesgo en el uso de tampones.

tampones-regla-sst

1. Elige tampones con la absorción mínima. Ponerte un tampón más grande de lo necesario "por si acaso" aumenta el riesgo. Ponte siempre uno más ajustado y si es necesario, cámbiate más a menudo.

2. Asegúrate de quitarte siempre el tampón antes de ponerte otro nuevo, y de quitarte el último que utilices en cada regla. Parece muy obvio, ¿no? Te sorprendería la cantidad de veces que los problemas derivan de tampones que alguien olvidó que llevaba y no se quitó.

3. Los tampones están creados para absorber el flujo menstrual, y solo el flujo menstrual. No los utilices como protección del flujo habitual y no te los pongas antes de que te baje la regla.

4. Es aconsejable que, durante los días de la menstruación, utilices otros métodos durante unas cuantas horas al día, preferiblemente por la noche.

5. Si utilizas tampones para dormir, colócate uno limpio antes de acostarte y retíralo justo al levantarte por la mañana. No pases más de 8 horas con un tampón puesto.

Imágenes | Lauren Wasser
En Vitónica | Qué es el síndrome de shock tóxico, ¿entrañan los tampones un riesgo real para las mujeres?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos