Publicidad

¿Tienes un bajón profesional? ¡Mira estas películas!
Psicología

¿Tienes un bajón profesional? ¡Mira estas películas!

Publicidad

Publicidad

Joy va lanzada hacia los Óscar. La crítica es casi unánime en el reconocimiento a Jennifer Lawrence como principal valor de la cinta. Y no niego el mérito de la actriz, por supuesto, pero creo que su personaje es un caramelo. ¿Qué espectador no se enamoraría de una humilde trabajadora que acaba convertida en magnate de la industria doméstica?

Todos hemos soñado con algo así en uno u otro momento de nuestra vida profesional. Un golpe de suerte que lo cambie todo, que nos arranque de la moqueta gris y los paneles prefabricados de nuestra oficina, que nos despida del jefe en lugar de vivir en el miedo a que sea él quien nos despida a nosotros. Si habéis visto Joy y os ha dejado con las ganas de dar un cambio a vuestra vida laboral, aquí os dejamos algunas películas más que pueden inspiraros.

Erin Brockovich

Si alguien no ha visto esta película –que lo dudo–, está perdiendo un tiempo precioso. Es la demostración de que, a veces, no importa tanto la formación o ese currículum perfecto que todos buscamos como el trabajo duro y la empatía.

Chef

La prueba de que el prestigio y el dinero no lo son todo. Si tenéis la enorme suerte de trabajar en el sector con el que siempre soñasteis, pero no acabáis de sentiros realizados... ¿Por qué no dejarlo todo y recuperar nuestras raíces?

Armas de mujer

Vale que esta no va a ser la película de la que aprendamos una impecable ética laboral. Y vale que ese mundo del Nueva York de los años ochenta, con todo el universo yuppie está bastante pasado de moda. Pero si en algún momento necesitamos un empujón de ambición, pocos ejemplos mejores se me ocurren. Eso sí, que no os ciegue la pasión y acabéis con el peinado de Melanie Griffith.

En busca de la felicidad

La historia de una persona sin hogar que llega a convertirse en un empresario multimillonario de Wall Street puede dar demasiado vértigo. De hecho, no tendría ninguna verosimilitud si no fuera porque... ¡se basa en hechos reales! Así que, ¿por qué no?

El diablo viste de Prada

Ver esta película es el plan perfecto si nuestro mayor problema profesional es ese odioso jefe con el que tenemos pesadillas. La imagen de Andy tirando su Blackberry a una fuente parisina es el paradigma de los sueños de muchos trabajadores.

Pero hay mucho más que podemos aprender de El diablo viste de Prada. En una visión muy simplista, Andy es la buena y Miranda, la mala. Pero, ¿y todo lo que podemos inspirarnos en una mujer de éxito que atemoriza a la industria de la moda? No lo puedo evitar: Miranda Priestly es mi debilidad.

The Full Monty

Quizá acabar convertidos en strippers de tercera no nos parezca la inspiración ideal si buscamos un cambio laboral. Pero las segundas lecturas que podemos extraer de esta película mítica de los noventa son enormes, desde un canto a la imaginación en momentos de desespero a la dignidad del trabajo bien hecho.

Up in the Air

Si algo deberíamos haber aprendido hace ya tiempo es que no todos tenemos las mismas ambiciones. Habrá personas para las que es fundamental estar todas las tardes de regreso a su casa a las cinco de la tarde, y otras que montarían encantadas su oficina en un avión. Si eres de estos últimos, o si te planteas serlo... esta es tu película. ¡Ah! Y sale George Clooney.

Intocable

¿Y si el trabajo de nuestra vida está en un lugar en el que nunca imaginamos? Un lugar en el que acabamos encontrando nuestro sitio por el simple hecho de empatizar con alguien. O por cualquier otro motivo. Intocable siempre es una apuesta segura para superar un bajón, profesional o de cualquier otro tipo.

Los factores que determinan que acabemos en uno u otro puesto de trabajo suelen ser bastante aleatorios: un golpe de suerte (o de desgracia), un chivatazo de un conocido o, muchas veces, la simple casualidad. Pocas veces nos sentamos con nosotros mismos a reflexionar sobre la posibilidad de cambiarlo todo.

Los ejemplos de estas películas pueden parecer spots publicitarios de eso que se ha dado en llamar American Dream. Al principio del artículo, decía que muchas veces esperábamos un golpe de suerte que nos sacara del trabajo odiado. Malas noticias: nunca es un golpe de suerte el que lo consigue. Suele ser una mezcla de trabajo duro, constancia y valor, mucho valor. Hasta diría que un poco de inconsciencia. Pero también hay una buena noticia: merece la pena. Siempre.

Fotos | Cordon Press.

En Trendencias | Y la película que nos va a poner cardíacas el año que viene es...

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios