Publicidad

Social Life, el corto que te ayuda a recordar que el postureo puede acabar con tu vida real

Social Life, el corto que te ayuda a recordar que el postureo puede acabar con tu vida real
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

Ya tenemos otro video de YouTube (perdón, corto premiado en varios festivales) para compartir en nuestro muro de Facebook, tuitear, retuitear, favear y darle al “Me gusta”. Habla de “una mujer llamada Meredith que vive la vida que siempre ha querido... online.” Eso dice su creadora, Kerith Lemon. Nos va a gustar y lo vamos a difundir porque nos ofrecerá una pequeña oportunidad de sentirnos superiores a esta chica inexistente porque nosotros, desde luego, no somos como ella.

Como a veces ocurre con los trabajos artísticos, en realidad el corto dice mucho más de lo que se propone. No habla de la vida que Meredith siempre ha querido y no tiene. Habla de la vida que Meredith piensa que debería querer. Piensa que debería salir a correr. Piensa que debería salir de fiesta. Piensa que deberían gustarle las verduras para cenar. Creo que el verdadero problema no es que no tiene esta vida perfecta, sino que no la quiere. Peor aún, no sabe qué vida realmente quiere.

Digo “problema”, pero no debería, porque no lo es. Un problema es la diferencia entre el estado presente de las cosas y el deseado. Lo que le pasa a Meredith es normal cuando tienes 25 años, así como es normal ver grupos de niñas adolescentes vestir igual. Con el tiempo desarrollan suficiente autoconfianza y criterio propio para no vestir en manada. Meredith también aprenderá qué le gusta y la hace sentirse bien y quizás incluso que no ser perfecta es la verdadera belleza. Una vez que sepa qué le gusta y qué quiere, dejará de publicar cada detalle de su vida, porque no necesitará la aprobación de su grupo de amigos para saber que va bien. Con un poco de suerte entenderá también que cada imagen perfecta que publica hace que en algún lugar del mundo otra chica de 25 se sienta desgraciada porque su vida no se parece a la de la foto.

Social Life 2

En cuanto a nosotros, quizás podríamos salir del modo de denuncia por defecto. Podríamos aprender a ver lo bello en lo triste, podríamos sentir ternura y compasión por esta vulnerabilidad y confusión en la que viven los veinteañeros.

Meredith no lo sabe todavía, pero esto también pasará.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir