Publicidad

Este año sí, podemos mantener todos los propósitos que nos hayamos hecho con estas siete sencillas técnicas
Psicología

Este año sí, podemos mantener todos los propósitos que nos hayamos hecho con estas siete sencillas técnicas

Publicidad

Publicidad

2020 ya ha llegado y, después de pasar los días festivos, ha llegado el momento de comenzar a intentar cumplir con los propósitos que nos hemos puesto para este nuevo comienzo de año.

Sin embargo, sabemos que cada año nos ponemos objetivos y, después, tendemos a no cumplirlos. Este año, por fin, esa tendencia va a cambiar. Y es que hay algunas cosas que podemos hacer para asegurarnos de que, esta vez sí, en 2020 cumplamos con todos los propósitos que nos hemos marcado.

El primer paso: ponte propósitos realistas

Con la emoción del comienzo de un nuevo ciclo, tendemos a pensar a lo grande en lo que a propósitos se refiere. Sin embargo, que nos planteemos metas muy lejanas a nuestra posición actual puede terminar fácilmente en que nos desmotivemos y acabemos rindiéndonos.

Por ello, a la hora de marcarte un propósito el primer paso es que sea lo más realista posible, siempre concreto y bien definido - en vez de "quiero hacer más deporte" sería "empezar a salir a correr dos tardes a la semana" -. En el caso de que tengamos metas muy lejanas a la posición en la que estamos ahora mismo, podemos dividirlos en pequeños propósitos más realistas e ir cumpliéndolos progresivamente.

Ve a por los propósitos de uno en uno

Debido a esa misma emoción y a la costumbre social, tendemos a ponernos muchos propósitos al mismo tiempo. Esto no es un problema en sí mismo, pero sí puede serlo si intentamos cumplir con todos nuestros propósitos al mismo tiempo.

Por ello, es buena idea que, aunque tengamos una lista, no nos dejemos llevar por la emoción y vayamos a por los propósitos de uno en uno. De esta manera no nos sobrecargaremos ni tendremos que abarcar demasiado ni terminaremos con nuestra fuerza de voluntad. Una vez alcanzado uno de los propósitos podemos ir al siguiente.

Registra tus progresos

Uno de los consejos más habituales, pero que no siempre se cumple, es el de mantener  un registro. Sin embargo, hacerlo es muy útil y puede suponer la diferencia entre conseguir o no conseguir nuestros objetivos. Aunque creamos que basta con tener nuestro avances en la mente, la realidad es que así es más difícil cuantificarlos.

Maxresdefault

Escribir cuáles son nuestros propósitos, los plazos que tenemos, los pasos que queremos dar y los que vamos dando, tendremos a golpe de vista un registro de lo que queríamos y lo que hemos conseguido hasta ahora. Esto hace que nuestros avances sean mucho más reales y no podamos sobrestimarlos y subestimarlos.

Revalúa tus propósitos cada cierto tiempo

Algo que sabemos todos es que la vida no siempre va cómo esperamos y las cosas van cambiando. Esto puede ocurrir también en relación a nuestros propósitos. Y es que, lo que queremos hoy puede no ser lo que necesitemos dentro de unos meses y de nada nos servirá obcecarnos con ello solo porque es lo que nos propusimos.

También puede ser que según avanzamos en nuestro propósito vayamos viendo que podemos conseguir más o menos de lo que esperábamos. Por ello, parar cada cierto tiempo y revaluar los propósitos que nos pusimos y lo que hemos ido consiguiendo es buena idea.

Andy Sachs The Devil Wears Prada 204945 1400 929 790x524

Recompénsate por los logros alcanzados

Si de motivación se trata, las recompensar son una de las cosas que mejor funcionan. Estas recompensas también las podemos planear de antemano. Por ejemplo, si en nuestro registro hemos marcado diez pasos hasta el objetivo final, podemos premiarnos cuando alcanzamos el quinto y el último paso.

Esto dependerá un poco de nuestros propósitos y cómo los enfrentemos. En cualquier caso, lo que sí debemos tener en cuenta es no premiarnos con cosas que contradigan a nuestro propósito. Es decir, si el propósito es dejar de fumar, no podremos premiarnos con un cigarrito.

Busca compañía

Las penas en compañía son menos penas dice el dicho. Y esto no solo se aplica a las penas, sino también a los esfuerzos. Por ello, es buena idea buscar a alguien que esté intentando cumplir el mismo propósito que nosotras y compartirlo con esa persona.

De esta manera nos sentiremos acompañadas, pero también podremos compartir nuestros avances, ir motivándonos, compartiendo dudas y respondiéndonos a preguntas. Además, nos ayudará a sentirnos comprendidas, cosa que se agradece en ocasiones.

Trátate bien y no seas demasiado dura contigo misma

Una parte importante del logro de los propósitos es el ser realistas. Y si estamos siendo realistas, la verdad es que es posible que en alguna ocasión nos desviemos del propósito o hagamos cosas que vayan en su contra. En esos casos tendemos a ser muy duras con nosotras mismas, a castigarnos, sentirnos decepcionadas y culparnos.

Sin embargo, esto no favorece en absoluto la motivación y no sirve de nada más allá de que acabamos rindándonos y sintiéndonos mal. No te hagas eso. Por ello, lo mejor que podemos hacer en estos casos es aceptar que somos humanas, que no siempre ni las cosas ni nosotras estamos en las condiciones adecuadas para cumplir, perdonarnos y seguir. Que hayamos tenido un desliz no implica que no hayamos tenido ya grandes avances.

No nos hagamos trampas a nosotras mismas con excusas y sigamos adelante a por lo que queremos para este año.

Imágenes | El diablo viste de Prada, Giphy

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios