Guía del vermut en Madrid y Barcelona: bares y tabernas donde degustar esta bebida caída del cielo

Guía del vermut en Madrid y Barcelona: bares y tabernas donde degustar esta bebida caída del cielo
Sin comentarios

Muchas de nosotras recordamos a nuestros abuelos y abuelas con un vaso de vermut en la mano poco antes de la hora de comer. Y sí, en aquel momento nos parecía una bebida demodé y de gente mayor. Ahora, en cambio, está más de moda que nunca y uno de los planazos más guays del finde es quedar para "hacer el vermut" (aunque, a título personal, soy fan de esta bebida a casi cualquier hora del día).

Sea en bares de toda en la vida o en vermuterías cool que acaban de abrir sus puertas: degustar esta bebida es todo un ritual (que, a poder ser, se completa con unas olivas y unas sabrosas bravas).

Como fans en mayúsculas de este brebaje, a lo largo de los años hemos probado la receta de varios locales de Madrid y Barcelona, y ha llegado la hora de hacer oficial nuestro listado de sitios top para disfrutar de un vermutazo en condiciones.

Madrid

La Latina, Chamberí o Malasaña son barrios maravillosos para perderse en busca y captura de un buen vermut. La capital cuenta con un sinfín de nombres propios cuando hablamos de oferta gastronómica.

Taberna La Concha

Sin lugar a dudas, nuestro lugar favorito de Madrid es la Taberna La Concha (C. de la Cava Baja, 7). Situada en el corazón de La Latina e inaugurada en 1996, esta taberna enamora gracias a su vermut rociado con un ingrediente secreto (de nombre 'Manuela') y sus deliciosas tapas (el hummus está espectacular).  Cuidado con este cóctel de vermut, sube rápido y sin avisar.

 

Asimismo, el local es bastante mono y suele haber sitio si no vas a horas punta del fin de semana. La oferta de comida sin gluten es amplia y destacada.

Eso sí, la zona de arriba (tiene también planta inferior, pero no nos gusta mucho picar algo allí) no es muy amplia, así que es mejor reservarse esta taberna para citas a dos o para tomar algo con un par de amigas.

Casa Macareno

Ahora viajamos al mítico barrio de Malasaña. Esta zona, que parece no estar tan de moda como años atrás (ahora Lavapi o La Latina son el place to be), mantiene intacto su encanto. Casa Macareno (San Vicente Ferrer, 44), es un bar que conquista por su tradicional decoración, por su magnífica tarta de queso (de las que se deshacen) y por su incomparable vermut.

 

Reconocemos que antes de la pandemia molaba más, ya que era menos conocido, pero merece estar en esta selección igualmente. Si puedes escoger, te recomendamos la zona de fuera, con mesas altas, el comedor interior es mejor para comer en grupo, pero tiene menos magia (a nuestro parecer, claro está). Ten en cuenta una cosa: hace falta reservar para el finde sí o sí.

La Violeta

Hablar de vermut en Madrid y no hacer referencia a La Violeta (C. de Vallehermoso, 62) es un pecado. No sabemos qué esconde este pequeño local, pero volvemos una y otra vez. Será por la amplia carta de vermuts (el de grifo es nuestro fav, aunque cuidado con el delicioso San Bernabé), por los míticos barriles para tomar algo de pie o por la terraza en la que da el sol gran p el día, La Violeta es de esos locales que no deja indiferente. A esto le sumamos que el precio es bastante ajustado.

 

Barcelona

Ojo, la capital catalana no se queda atrás. Entre los vecindarios de Sant Antoni, Poble Sec, Gracia y el Born se juega el partido en esta categoría. ¿Lo mejor de esta ciudad? El buen tiempo que hace durante casi todo el año nos permite degustar un vermut en una buena terraza de enero a diciembre (con alguna excepción, claro está).

Bar Calders

El Bar Calders (C. Parlament, 25) tiene esa aura de local de toda la vida difícil de olvidar. Pese a que lleva poco más de 10 años abiertos, es un clásico de Barcelona. Situado en el centro de Sant Antoni, el Calders tiene una carta de vinos, vermuts y tapas que merece una mención especial. Además, presume de una terraza con mucho encanto (cuenta con luces que por la noche dan un toque muy acogedor). Los precios son ajustados y suele estar llena, pero sin resultar agobiante.

 

Como apunte curioso, este bar apareció en uno de los capítulos de la serie catalana 'Cites', así que te puedes imaginar que es un buen spot para conquistar a tu crush.

Colmado Barcelona

Si buscas algo que viaje entre lo fancy y lo tradicional, Colmado (C/ de Provença, 236) puede ser lo que tienes en mente. Situado en una zona animada de la ciudad, este bar cuenta con una carta de vermuts bastante reseñable, además de una receta propia que merece ser catada con calma. Este bar nos parece un diez para ir con un grupo de amigas, ya que es amplio y cuenta tanto con mesas altas como bajas, en función de tus gustos.

 

Más allá del vermut, sirven todo tipo de copas y la comida no está nada mal (no es para tirar cohetes, pero tampoco consideramos que sea un local para ir a comer como principal objetivo).

La Vermu

Finalmente, un básico de la ciudad condal en pleno barrio de Gracia. El nombre de este local deja poco a la imaginación: La Vermu (C. de Sant Domènec, 159). Esta casa de comidas parece de siempre, pero lleva abierta solo desde 2014. En su carta destacan tres vermuts, el de la casa, otro negro de Montsant y uno blanco. La oferta de vinos no es especialmente amplia, pero sí apropiada para salir con una sonrisa tonta.

 

Entre la oferta gastronómica, hay desde conservas hasta platos calientes (no olvides probar la butifarra esparrancada con cebolla caramelizada y reducción de vermut). Además, el local mola, y mucho.

Bonus extra

Si tienes planeada una escapada a Girona y te consideras una vermutera de pies a cabeza, te recomendamos que te dejes caer por 'La Malabarista Vermuteria' (Plaça Bell-Lloc, 2). La oferta de vermuts es irresistible, los platillos son acertados y el trato es inmejorable.

Fotografía de portada | @casamacareno

Temas
Inicio