Compartir
Publicidad

El peligro de unos vaqueros pitillo: agacharse puede ser un deporte de riesgo para la salud

El peligro de unos vaqueros pitillo: agacharse puede ser un deporte de riesgo para la salud
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Cuándo podemos saber si la moda de los pantalones skinny ha llegado a su máximo apogeo? El hecho de convertirse en un caso de estudio en una publicación científica puede darnos ciertos indicios. El patrón tan ajustado de algunos pantalones vaqueros podría ser perjudicial para la salud e incluso dejarnos tumbados en el suelo después de un buen rato agachados, como le ha pasado a una mujer que ha sido hospitalizada durante cuatro días en Australia.

La mujer se quedó tendida en el suelo sin poder moverse hasta ser encontrada varias horas después

Una mujer de 35 años ayudó a un familiar con su mudanza y pasó varias horas de cuclillas vaciando armarios. A su vuelta a casa, la mujer sintió cómo el pie se le dormía y le provocó la caída al suelo, donde se quedó tendida hasta ser encontrada varias horas después, hasta que la llevaron al hospital. Ella no podía moverse. Durante el día ya se había encontrado incómoda con los pitillo según pasaban las horas.

Lejos de parecer una broma, el Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry acaba de publicar un artículo estudiando este ejemplo concreto. No todos los días se encuentra a alguien en el suelo sin poder moverse por culpa de unos vaqueros pitillo.

Los vaqueros estaban tan ajustados que tuvieron que cortárselos para que quitárselos. Estos habían provocado que las piernas se hinchasen por debajo de las rodillas. La paciente se encontraba débil en los pies y en los tobillos, sin poder andar. Solo cuatro días después la paciente recuperó la movilidad idónea, después de haberla tratado con líquidos por vía intravenosa.

Solo cuatro días después la paciente recuperó la movilidad idónea, después de haberla tratado con líquidos por vía intravenosa

Al estar tanto tiempo agachada, los vaqueros pitillo habían provocado que los nervios peroneos, situados cerca de la rodilla, se comprimiesen, y junto con la reducción del flujo sanguíneo, por lo ajustado de los pantalones, los músculos se hincharon hacia dentro, afectando al nervio tibial, por lo que se cortó el suministro de sangre a estos.

Según los investigadores, no hay casos previos que relacionen este tipo de daño por estar en cuclillas, aunque ellos dejan claro que hay que evitar un tiempo prolongado en esta posición, más aún con pantalones tan ajustados. El sentido común y la comodidad optarían por un modelo más amplio y que facilite la movilidad.

Vía | LA Times

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio