Compartir
Publicidad
Publicidad

Expectación máxima en Holanda. Cena de gala en el Rijksmuseum

Expectación  máxima en Holanda. Cena de gala en el Rijksmuseum
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tras 33 años de reinado, la soberana de los Países Bajos cede su batuta (¿o sería mejor decir su cetro y su corona?) a su primogénito y heredero, el Príncipe Guillermo de Orange. La Reina Beatriz quiso reunir a todas las monarquías del orbe en una cena de gala en el Museo Nacional de Amsterdam, el Rijksmuseum.

Los representantes de las Casas Reales, ya fueran reyes reinantes, reyes sin corona ni reino o príncipes herederos, lucieron sus más espectaculares modelos y se ataviaron con las joyas más impresionantes. Dependiendo del medio, podemos ver una lista de las princesas más elegantes, que sitúan a la princesa Matilde de Bélgica, la princesa Mary de Dinamarca compitiendo por el primer puesto con Letizia Ortiz, vestida de Felipe Varela y con una soberbia tiara, regalo del General Franco a la entonces Princesa Sofía.

las mejores.jpg

La futura reina de Holanda (a pocas horas de la abdicación y posterior coronación), la encantadora Princesa Máxima no estuvo muy acertada con un vestido ochentero, palabra de honor, de volantes en color vino aunque lucía un espectacular collar (el famoso diamante "Stuart" de la Casa Orange- Nassau, creado por el joyero Shürmann en 1897) y pulsera de platino y brillantes, pero el exceso de maquillaje no la favorecía.

mettemarit.jpg

No tengo palabras para describir el vestido de Mette Marit. Acompañada por su marido, el Príncipe Haakon de Noruega, parecía su madre, con un vestido de corte muy poco favorecedor, a no ser que esté en estado de buena esperanza.

victoria--a.jpg

La princesa Victoria de Suecia volvía a vestirse de gala con un modelo para una señora mucho mayor que ella. Es el ejemplo de estilista que se ha quedado desfasado. Seguro que hay mil diseñadores dispuestos a cumplir el protocolo sin ponerle diez años encima a la joven heredera del trono sueco.

monaco.jpg

A la serenísima Charlene de Mónaco y a Masako de Japón, no tuvimos el gusto de verlas. Charlene no voló a Amsterdam y Masako prefirió quedarse en el hotel. Esta princesa siempre me da un poco de pena, es el prototipo de princesa triste en su jaula de oro.

orange.jpg

Otras princesas pasaron sin pena ni gloria, como la recién casada Stéphanie de Luxemburgo, la princesa Sophie de Liechtenstein, la princesa Mabel, esposa del príncipe Friso, hijo mediano de la Reina, que está en coma desde hace más de un año a causa de un accidente o su cuñada la princesa Laurentien.

¿Quién os parece que fue más elegante a la cena de gala del Rijksmuseum? ¿Letizia, Matilde o Mary?

Imágenes | ABC En Embelezzia | Alfombra roja

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio