Publicidad

Siete novelas clásicas que se disfrutan más en otoño (y que hay que leer una vez en la vida)

Siete novelas clásicas que se disfrutan más en otoño (y que hay que leer una vez en la vida)
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

En otoño hay hojas que, al contrario de lo que sucede con las de los árboles, no caen nunca. Se trata de las páginas de los libros. Sobre todo, las de esas novelas que acaban convirtiéndose en clásicos de la literatura por su calidad y atemporalidad y que tanto apetece leer, cuando llega el frío, junto a una taza de algo caliente. 

En inglés americano, "fall" es la palabra que sirve, a la vez, para hablar del otoño y de una caída. Algo que describe a la perfección una estación que es una auténtica cuesta abajo hacia el otoño

El frío que va en aumento y las horas de luz que disminuyen hacen de esta estación una especialmente nostálgica y melancólica. Así que apetece, cada vez más, quedarse en casa y entregarse a la lectura.

Esta cuidada selección de siete obras maestras de la literatura incluye novelas que no podrían captar mejor esa esencia del otoño, para sumergirnos de forma inmersiva en el mood otoñal.

Desayuno en Tiffany's, Truman Capote

Desayuno en Tiffany's

Otoño de 1943 en Manhattan. En un edificio coinciden como inquilinos Holly Golightly  y un narrador desconocido que quiere ser escritor. Tras haber rechazado una carrera de actriz en Hollywood, Holly  intenta llegar a la clase social alta a través de sus relaciones con diferentes hombres ricos.

Mezcla de picardía e inocencia, de astucia y autenticidad, Holly vive en la provisionalidad permanente, sin pasado, no queriendo pertenecer a nada ni a nadie, sintiéndose desterrada en todas partes pese al glamour que la rodea, y soñando siempre en ese paraíso que para ella es Tiffany's, la famosa joyería neoyorquina.  

Cumbres borrascosas, Emily Brontë

Cumbres borrascosas

El amor de Catherine y el atormentado Heathcliff está hecho de los vientos, la lluvia y el barro de los páramos ingleses. Un clima eternamente otoñal en el que esos sombríos y desolados paisaje de Yorkshire se convierten en una metáfora del destino, la obsesión, la pasión y la venganza.

Fue publicada por primera vez en 1847, un año antes de morir su autora,  que se vio obligada a ocultar su género publicando bajo seudónimo. Con esta novela rompió por completo con los cánones del decoro que la Inglaterra victoriana exigía a las novelas. Tanto en el tema escogido como en la descripción de los personajes. Sin duda, una de las mayores historias de amor de la literatura

La casa de los espíritus, Isabel Allende

La casa de los espíritus

La primera novela de la escritora chilena se convirtió inmediatamente en un fenómeno superventas internacional. Se integra dentro de la corriente del realismo mágico y sigue la vida de la familia Trueba a lo largo de cuatro generaciones. A través de ellos, Allende dio vida a una familia cuyos lazos de amor y odio son más complejos y duraderos que las lealtades políticas que los ponen en desacuerdo. 

En otras palabras, La casa de los espíritus es un auténtico novelote de los de cancelar planes y quedarse un sábado por la tarde leyendo, pegada a una bebida caliente. Además, el hecho de que Clara, la matriarca esquiva y misteriosa, prediga las tragedias de la familia le da un toque sombrío muy Halloween y Día de Todos los Santos.

Nada, Carmen Laforet

Nada Carmen Laforet

Andrea llega a Barcelona para estudiar Letras. Sin embargo, sus ilusiones chocan inmediatamente con el ambiente de tensión y emociones violentas que reina en casa de su abuela. Una novela cuya trama se inicia en el otoño y se extiende durante un curso en el que el invierno no parece acabar nunca.

Nada es el relato del contraste entre un sórdido microcosmos familiar y la fragilidad de las relaciones universitarias de Andrea. Ha sido comparada por la crítica con Cumbres borrascosas por la sensibilidad de la autora para perfilar la psicología de sus personajes.  

El guardián entre el centeno, J. D. Salinger 

El guardián entre el centeno

La historia de El guardián entre el centeno, cuya traducción literal sería algo más cercano a "El cazador oculto", comienza un sábado, durante los últimos días del otoño. Al rebelde Holden Caulfield se le ha informado de que, una vez más, no podrá volver después de las vacaciones al colegio en el que está interno. Así que decide no esperar y se escapa esa misma noche sin decir nada a nadie

Holden vuelve a su ciudad, Nueva York y se aloja en un motel de muy baja categoría, dando comienzo así a una aventura de varios días que plasma esta novela de iniciación llena de primeras experiencias y apatía adolescente.

La campana de cristal, Sylvia Plath

La campana de cristal

Este otoño se publica una nueva edición de la única novela que Sylvia Plath llegó a publicar. La campana de cristal, se ha convertido más de cincuenta años después de su publicación original en un clásico moderno. Todo empieza cuando Esther Greenwood gana una beca para trabajar en una revista de moda en la gran ciudad y siente que por fin podrá realizar su sueño de ser escritora.

Sin embargo, un verano decepcionante acabará dando paso a un otoño que será un descenso, no solo al frío del invierno, sino al desmoronamiento de su vida que se produce al verse atrapada en una sociedad que repudia las aspiraciones de las mujeres. Así se encerrará en sí misma, como si estuviera atrapada en una campana de cristal, respirando continuamente el mismo aire viciado y sin posibilidad de escapar. 

La carretera, Cormac McCarthy  

La carretera

Galardonada con el premio Pulitzer en 2007, la novela transcurre en la inmensidad del territorio norteamericano, un paisaje en el crepúsculo de lo que fue. Una tierra quemada por lo que parece haber sido un reciente holocausto nuclear. se trata de un mundo apocalíptico donde llueve ceniza y en el que un hombre y su hijo cruzan a pie el país. 

El hambre es mucho más que una preocupación diaria: es la medida de todas las cosas, y las bandas de caníbales asolan el país convertido en un yermo donde solo la barbarie ha echado raíces. El amor de un padre por su hijo es, sin embargo, la única luz de una tierra que ha perdido a sus dioses. Quizá el fuego de la civilización no se haya apagado para siempre. 

Fotos | Unsplash y Cortesía de las respectivas editoriales.

Cumbres Borrascosas (Clásicos de la literatura universal)

Cumbres Borrascosas (Clásicos de la literatura universal)

La casa de los espíritus (Contemporánea)

La casa de los espíritus (Contemporánea)

Nada: 2 (Contemporánea)

Nada: 2 (Contemporánea)

La campana de cristal (Literatura Random House)

La campana de cristal (Literatura Random House)

El guardián entre el centeno (El Libro De Bolsillo - Literatura)

El guardián entre el centeno (El Libro De Bolsillo - Literatura)

Desayuno en Tiffany's (Compactos Anagrama), portada aleatoria

Desayuno en Tiffany's (Compactos Anagrama), portada aleatoria

La carretera (CONTEMPORANEA)

La carretera (CONTEMPORANEA)

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir