Compartir
Publicidad

Abre un restaurante sumergido con vistas al Atlántico en Noruega y las fotos son impresionantes

Abre un restaurante sumergido con vistas al Atlántico en Noruega y las fotos son impresionantes
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Se encuentra bajo el agua aunque, para acceder a él, no es necesario llevar ni traje de baño ni de neopreno. De hecho, a juzgar por el precio de un menú en el primer restaurante de Europa bajo el agua, probablemente el dresscode apropiado sea uno muy diferente.

Se llama Under y, aunque no se han calentado mucho la cabeza a la hora de buscarle un nombre, todo lo demás en sus instalaciones es impresionante.

Ubicado en Lindesnes, Noruega, sumergido a cinco metros y medio de profundidad y con vistas a las profundidades del Océano Atlántico, ha sido diseñado por el estudio de arquitectura Snøhetta. La entrada es un prisma rectangular de 34 metros cuadrados que, desde la costa, y entre las olas, tiene el aspecto de un barco moderno naufragado.

Under

La segunda parte del restaurante se encuentra sobre el suelo marino: once metros cuadrados con una capacidad para entre 35 y 40 comensales y vistas privilegiadas gracias a una pared de cristal.

La zona es famosa por cambiar de forma brusca y repentina de condiciones climáticas por lo que, sus responsables, advierten que una tranquila velada en el restaurante puede transformarse fácilmente en una noche de tormenta.

Under

En el menú, como es de esperar, la distancia de la materia prima hasta el plato es mínima y se abastece de sus inmediaciones. Está diseñado por el chef danés Nicolai Ellitsgaard e incluye 18 platos por 2.250 coronas noruegas, que vendrían a ser unos 233 euros por persona. La bebida se cobra aparte, a escoger entre vino por 150 euros más y zumo por 88 euros.

Llegar hasta Under tampoco es barato ya que el aeropuerto más cercano se encuentra en Kristiansand, a 85 kilómetros de distancia. Aún así, su lista de espera ya llega hasta septiembre.

Ik Snohetta Under

Uno de los mayores puntos a favor del restaurante es que, además de ofrecer esta experiencia al público y servir comida, también funciona como un centro de investigaciones marinas. Los biólogos e investigadores tienen acceso a las cámaras externas de la instalación y a sus herramientas de medición para que puedan estudiar cualquier especie que viva en los alrededores del restaurante.

Under Lindesnes Broch

Toda una experiencia que desafía el lugar que se supone que el ser humano tendría que ocupar en el entorno.

Fotos | Snøhetta.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio