Dieta para personas con hipotiroidismo: 2ª Semana

Dieta para personas con hipotiroidismo: 2ª Semana
Sin comentarios

Si sufrimos hipotiroidismo, controlar el peso puede llegar a ser más difícil de lo que pensamos. En especial, cuando el trastorno no recibe el tratamiento médico adecuado. Esta enfermedad afecta a la glándula tiroides, que es la que segrega la hormona tiroidea, encargada de regular nuestro metabolismo. Más concretamente, la forma en que nuestro cuerpo quema las calorías para la obtención de energía. Cuando se deja de producir esta hormona, el metabolismo se ralentiza y tendemos a engordar sin que nuestros hábitos de vida hayan cambiado. No obstante, la ciencia ha investigado al respecto y sabemos cómo debemos afrontar la dieta en esta situación. Te lo contamos con la ayuda de los expertos de Vitónica.

Como ya vimos, lo primero para controlar el hipotiroidismo es acudir a un profesional de la salud especializado en el tema para que nos administre los fármacos necesarios. Con la medicación sustituyendo el mal funcionamiento de la tiroides será más fácil revertir el aumento de peso. Además, seguir ciertos consejos nutricionales ayudará a perder peso o a controlar no ganar demasiado.

Aunque no hay una dieta con características especiales, lo importante es incluir alimentos de calidad, saciantes y ligeros que permitan el normal funcionamiento del metabolismo y no lo estresen como sí lo hacen las dietas muy bajas en calorías. Con todo esto, hemos elaborado una que sirva como guía para principiantes. Ya explicamos la primera semana y ahora vamos con la segunda.

Dieta para persona con hipotiroidismo (2ª semana)

Esta semana se añade a esta dieta rica en frutas y verduras frescas, fibra y proteínas magras: el tomate, los quesitos light, la margarina light, los yogures desnatados (naturales o de sabores) y algo más de pan. Es importante que la dieta sea fraccionada, es decir, cumplir con las distintas ingestas a lo largo del día y que ingiramos alimentos como verduras, frutas, legumbre como base.

Desayuno

Un vaso entero de leche desnatada con biscotes con aceite, tomate, quesitos light o margarina light. Aunque los biscotes se pueden sustituir por una rodaja de pan de molde sin corteza.

Almuerzo

Una fruta y un yogur desnatado (natural o de sabores).

Comida

  • 1er Plato: Un plato de verduras de todo tipo (puede ser una ensalada).
  • 2º Plato: Un plato a elegir entre: pescado blanco, ternera, pavo, pollo (sirve pavofrío) o huevos hervidos.

Si un día te apetece comer algo más de pan en la comida, puedes sustituir el segundo plato por biscotes de pan con pavo, atún o paté light (pero lights de verdad) o si prefieres tomar fruta, lo sustituyes por unas piezas de fruta.

Merienda

Fruta o un yogur (en el almuerzo hay que tomar la pieza de fruta y el yogur, pero en la merienda hay que elegir).

A partir de aquí, hay que dejar transcurrir 3 horas hasta la cena. Si por ejemplo, tomamos el almuerzo a las 17:00h, hasta las 20h no podríamos empezar a cenar. Durante las últimas horas del día, al organismo le cuesta más quemar calorías, así que es mejor dejar pasar un rato para que digiera bien la merienda y posteriormente se ponga con la cena.

yogur

Cena

  • Alimentos que se pueden tomar en las cantidades que se quiera y mezclados como quieras: ternera, pavo, pollo, jamón york, jamón serrano (sin la grasa), pescado blanco, sepia a la plancha, calamar a la plancha, bacalao, gambas, caldos desgrasados (sin pastillas de Avecrem) y huevos cocidos.

Bebida

Se puede tomar la cantidad que se quiera de agua, Coca Cola Light, Coca Cola Zero, Nestea Light (sin azúcar), té de Trina (sin azúcar), café e infusiones sin azúcar.

Cuando termines la semana, vuelve a pesarte, pero no te asustes si ves que has bajado muy poco de peso porque es normal en este punto. El cuerpo se ha dado cuenta de que se está ingiriendo menos comida y se pone alerta para no quemar más de lo que debiera. Después, el cuerpo se regulariza y se continúan perdiendo 1 ó 2 kilos, más o menos, por semana.

También comenzarás a notar como poco a poco, la celulitis va desapareciendo, el volumen corporal y la grasa, van bajando y las retenciones de líquidos se notan cada vez menos. Tranquilidad y buenos alimentos (nunca mejor dicho), lo peor ya ha pasado y es mejor perder peso lentamente que de golpe. Sino después lo recuperaremos con rebote y lo que nos interesa es mantenernos.

Fotos | Unplash y @tamara_falco

Temas
Comentarios cerrados
Inicio