11 años después de su muerte, Whitney Houston sigue más presente que nunca: todo lo que su vida y su música nos ha enseñado

11 años después de su muerte, Whitney Houston sigue más presente que nunca: todo lo que su vida y su música nos ha enseñado
Sin comentarios

El 11 de febrero de 1963 nacía en Nueva Jersey una niña. Su talento la convertiría en una de las mejores cantantes de la historia de la música. Hablamos de Whitney Houston, que hace once años que nos dejó pero sigue más presente que nunca. No solo por su música, sino por lo que su vida y su trabajo nos ha enseñado.

Su primer disco fue Whitney Houston (1985) y el segundo, Whitney (1987). Con el primero logró un récord de ventas de 22 millones de copias y con el segundo la fama internacional. Es una de las artistas más exitosas de todos los tiempos con la cantidad de 45 millones de discos vendidos en todo el mundo. Un dato: la banda sonora de El guardaespaldas (una de las mejores películas de amor) es el tercer álbum más vendido de todos los tiempos.

Durante la gala de los Grammy de 1994, Whitney interpretó I Will Always Love You, su tema más conocido. Esa misma noche, ganó el premio al Disco del Año y Dolly Parton, autora de la canción, dijo al público: "Cuando escribí esa canción hace 22 años, me dolía el corazón. Pero es increíble lo curativo que puede ser el dinero".

Al igual que mujeres como Selena Gómez, Whitney Houston fue una mujer juzgada por su aspecto y su físico durante toda su carrera y a pesar de las dificultades, consiguió marcarnos. Hoy le rendimos un merecido homenaje a una artista que nos dejó demasiado pronto y cuya música nos acompañará siempre.

Todo está en mí

En 1993, Whitney Houston grabó la poderosa canción I'm Every Woman, un poderoso himno feminista. “Todo está en mí”, canta con una fuerza indómita, recordando a figuras como Chaka Khan, que grabó la canción por primera vez en 1978, a la co-compositora de la canción, Valerie Simpson o al equipo de baile de jóvenes negras que la acompañó. Houston usó su condición de ícono para iluminar a toda una red de mujeres de color, y nos encanta.

La libertad de su música

La cantante estaba íntimamente familiarizada con lo complicado que podía resultar ser el centro de atención y en lugar de guiar a otros hacia una mayor visibilidad, trabajó para asegurarse de que sobrevivieran. Gerrick Kenndy en su libro Didn't We Almost Have It: In Defense of Whitney Houston, asegura que su música estaba llena de una sensación de libertad, especialmente para la gente negra queer.

Nuestro mayor demonio somos nosotras mismas

En el año 2002, 10 años antes de su muerte, la artista confesaba: "Mi mayor demonio soy yo misma". Y es que aprender a poner en valor nuestras emociones y dejar de practicar la autoconversación negativa es algo que nos aportará muchos beneficios en nuestra autoestima.

Fotos | El guardaespaldas

En Trendencias | Estos son los hombres más guapos del mundo (y tenemos para todos los gustos)

Temas
Inicio