Publicidad

Cinco errores (más comunes de lo que pensábamos) que tenemos que evitar para poder presumir de uñas perfectas más tiempo
Belleza

Cinco errores (más comunes de lo que pensábamos) que tenemos que evitar para poder presumir de uñas perfectas más tiempo

Publicidad

Publicidad

Estamos en tiempos de confinamiento y hemos aprendido a hacer muchas cosas por nosotras mismas, entre ellas, muchas relacionadas con nuestras uñas (aunque tenemos unas ganas locas de volver a manos de los profesionales, dicho sea de paso). Eso sí, es muy posible que no consigamos que la manicura nos dure tanto como nos gustaría, y quizá sea por estar cometiendo alguno de los errores más comunes que nos señalan los expertos de Essie.

Utilizar agua en la manicura

Primer error que personalmente comento. Y es que no sé vosotras, pero la mayor parte de las veces, tengo las uñas un rato a remojo en agua tibia con jabón para que las cutículas se reblandezcan y resulte más rápida su retirada.

Bien es cierto que nunca me limo las uñas cuando están húmedas ya que lo único que consigues es que se rompan y laminen, pero para la retirada de las cutículas sí que usaba el agua, para pasar luego al esmaltado acto seguido. 

Hasta ahora.

 

Y es que desde Essie nos dice que mojar las uñas y cutículas durante la manicura hará que las uñas se expandan y, al aplicar el esmalte, no tendrán su tamaño real y es muy probable que posteriormente se astillen, destrozándose tu manicura.

Exponer las uñas a algunas comidas y especias

Sí que es cierto que muchas veces me ha pasado eso de tocar algún alimento y que veas que las uñas se te tiñen, cosa que se ve especialmente cuando llevas manicuras más naturales (no tanto con los colores oscuros, dicho sea de paso).

 

Pues bien, los expertos nos recuerdan que algunos alimentos y especias de colores intensos como la remolacha o la cúrcuma manchan de manera natural todo con lo que entran en contacto, incluyendo las uñas. Por lo tanto, siempre es mejor usar usar guantes siempre que cocines con estos ingredientes. 

Arrancar el esmalte

Confesad, seguro que lo hacéis o habéis hecho más de una vez, incluso alguna vez con el esmalte semipermanente y os habéis destrozado las uñas, que todas hemos pasado por eso. 

 

Pues bien, es que arrancarse el esmalte descascarillado puede arrastrar capas de tu uña con él, de manera que las deja débiles y desgastadas en la punta y luego la recuperación natural de la uña desde la raíz a la punta dura hasta tres meses. Así que tenemos que recordar que nada de arrancar si no queremos tener las uñas dañadas durante meses.

No aplicar (y reaplicar) el top coat

No aplicar un top coat sobre el esmaltado es un error de libro y la mayoría ya nos lo hemos metido en la mente. Siendo francas, a pesar de que hay esmaltes de muy buena calidad y que duran bastante, fruto del día a día si no lo usas, no te dura perfecta una manicura lo suficiente.

Así, aplicar cuando terminas la manicura un top coat como el Gel Setter de la firma (9,99 euros) que, personalmente es el que uso siempre y el que más me gusta de todos, es una forma de saber que mi manicura durará.

Eso sí, desde Essie van más allá y nos dicen que reapliquemos una fina capa de top coat para restaurar el brillo y re-estabilizar el pulido cada dos días, de manera que siempre estará más brillante, bonita y mucho más duradera.

Olvidarnos de las cutículas

Chicas, las cutículas hay que que cuidarlas mucho, más de lo que hacemos. De hecho, si las mantenemos bien hidratadas siempre tendrán mejor aspecto y, en algunos casos, hasta se podría prescindir de recortarlas que no siempre es lo más recomendable.

 

Así, desde Essie nos dicen que el uso habitual de un aceite para cutículas hidrata las cutículas secas y rotas fortalece las uñas y embellece tus manos. Solo tenemos que masajear con una gota de aceite como el Apricot cuticle oil (13,30 euros) en cada uña antes de irte a la cama y así conseguiremos una hidratación ininterrumpida durante horas. El momento de irnos a dormir siempre es un gran aliado de nuestra rutina de belleza.

No usar guantes para lavar los platos y limpiar

Siendo francas, antes de la crisis del Coronavirus me he puesto muy pocos guantes en mi vida. No, no me gusta fregar con ellos, por ejemplo, pero después de ver que es uno de los grandes errores que evitan que mi manicura dure, igual me lo tengo que pensar.

Y es que la combinación de agua caliente con detergente no es la mejor para cuidar una manicura, por lo que nos recomiendan proteger las uñas con guantes de goma largos y siempre una buena hidratación posteriormente.

 

Así que ya sabéis, si queréis presumir de manicura, cambiemos estos cinco hábitos y seguro que podemos lucir unas uñas perfectas mucho más tiempo.

Fotos | @essie

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios