El pueblo más singular de España es una isla sin mar escondida en Francia, y no es broma

El pueblo más singular de España es una isla sin mar escondida en Francia, y no es broma
Sin comentarios

Viajar nos permite disfrutar de la gastronomía de diferentes lugares, encontrar dónde desconectar y sorprendernos con la naturaleza más pura, como en estas espectaculares calas escondidas de Mallorca. Viajamos para vivir experiencias únicas y para tener la oportunidad de sorprendernos.

Y la sorpresa (o el secreto) que hemos encontrado hoy es el de una localidad española ubicada en mitad de Francia, como una isla sin mar escondida y llamada Llívia.

Llívia, una isla sin mar escondida en Francia

Llívia pertenece a la preciosa provincia de Girona (que tiene algunas de las fortalezas más bonitas de España), pero no se encuentra físicamente en ella. En una rara avis que en realidad está escondida en Francia. Una isla sin mar que por azares del destino se sitúa pasada la frontera. De hecho si buscamos la localidad en Google Maps, puedes verla como un pequeño lugar delimitado y rodeado completamente por territorio francés.

Se encuentra en la falda de los picos más altos del Pirineo oriental, siguiendo el curso del río Segre y a 1.224 metros de altura. Uno de esos pueblos a los que huir de la ola de calor. La que fuera antigua capital de la comarca de Cerdaña tiene a día de hoy una singularidad única: Llívia es una localidad española pero está ubicada en Francia. Y como ocurre en muchas ocasiones, todo es culpa de la historia.

Valle De Eina
Valle de Eina, en la Cerdaña

La Cerdaña era el único paso en la ruta natural hacia el interior que permitía atravesar la cordillera pirenaica con comodidad. En esa época, Llívia y su colina eran un punto clave de control de la vía y de todo el territorio, y esa posición privilegiada fue aprovechada ya por el Imperio romano.

El Tratado de los Pirineos firmado en 1659 puso fin a la Guerra de los Treinta Años. Con su firma España entregaba a Francia los 33 pueblos de la comarca oriental de la Cerdaña, a excepción de Llívia que ostentaba el título de villa concedido por el emperador Carlos V y quedaba exenta del trato. Tras la territorialización del enclave con el de Baiona (1866-68), Llívia quedó rodeada de territorio francés.

Qué ver en Llívia

Además de la peculiar historia de esta localidad, Llívia tiene muchos secretos para descubrir. Edificios históricos como la Farmacia Esteva, una de las más antiguas de Europa con documentación desde el año 1594, el Museo Municipal de Llívia, la Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles o la Torre de Bernat de So son algunos de los enclaves más importantes de esta localidad.

Farmacia Esteve Llivia Farmacia Interiorismo Comercial Eyesonspain

Además, su ubicación permite disfrutar de la naturaleza tal y como nos explican en el ayuntamiento y de las cercanas estaciones de esquí de Pirineos, y es punto de salida de rutas de senderismo, una actividad deportiva perfecta para el otoño.

Con alojamientos como La Villa de Llívia, o el lujoso hotel Mercer Torre del Remei a 10,5 km de Museo Municipal de Llívia, podrás disfrutar de la tranquilidad de esta isla sin mar, de su gastronomía y de todo lo que ofrece este secreto español escondido en mitad de Francia.

Set Terres - La Villa de Llívia - Adults only desde 91 euros la noche.

Mercer Torre del Remei. Habitaciones desde 277 euros la noche.

Nota: algunos de los enlaces de este artículo son afiliados y pueden reportar un beneficio a Trendencias.

Fotos | iStock, Ayuntamiento de Llívia

Temas
Inicio