Olvidada y escondida entre vegetación se encuentra en Málaga la poza medicinal que deja la piel suave como el culito de un bebé

Olvidada y escondida entre vegetación se encuentra en Málaga la poza medicinal que deja la piel suave como el culito de un bebé
Sin comentarios

Nos encantan los pueblecitos andaluces, ya se ubiquen en la sierra o en la playa. Sin embargo, todavía no os habíamos hablado de una de sus joyas de  la corona del patrimonio natural andaluz. Se trata de una aldea blanca preciosa que esconde un pequeño baño de aguas termales y una particular historia. Se llama Baños del Vilo y se encuentra en la alta Axarquía, a pocos kilómetros de la frontera de Málaga con Granada y a 2, 5 Km de Periana.

Medio oculto por la fuerte vegetación y las muy abundantes aguas de sus contornos, el manantial de aguas medicinales de Baños del Vilo se lleva utilizando desde la época de los romanos. Así, para los siglos XVIII y XIX ya estaba considerado como uno de los más importantes de Andalucía. El lugar adquirió el estatus de selecto y en boga, al que acudían las personalidades de la época.

El motivo es que en 1765 se llevaron a cabo los primeros análisis de las aguas y el resultado provocó que el lugar se fuese habilitando y llenando para la recuperación de enfermos y la toma de aguas medicinales.

 

Sus aguas sulfhídricas, magnésico-cálcicas y nitrogenadas son buenas para las afecciones cutáneas y dejan la piel con una suavidad característica. Otra particularidad es que la temperatura suele mantenerse todo el año en torno a los 21 grados, sin grandes cambios. Además de esto, su atractivo reside también en su forma y es que tan solo es una poza de brocal esculpido hace más de mil años, con la correspondiente sensación de retroceder en el tiempo.

 

Por desgracia, el balneario sufrió un revés en 1907. Una gran tormenta en la zona provocó una descomunal riada que arrasó con el balneario y todo lo que rodea a los cauces de agua. En la actualidad solo se ha conservado una pequeña poza de estas aguas medicinales. Aunque, eso sí, bien habilitada y rodeada de cursos de agua y caminos. Llegar a ella no es complicado y es un lugar en el que siempre da gusto estar, incluso en los meses de más calor.

 

Foto de portada | Diputación de Málaga

Temas
Inicio