Compartir
Publicidad
Mi chico tiene problemas de erección, ¿qué puedo hacer para ayudarle?
Sexo y Relaciones

Mi chico tiene problemas de erección, ¿qué puedo hacer para ayudarle?

Publicidad
Publicidad

Empezó de manera puntual, luego sucedió otro día, luego otro… y ahora el sexo es algo que le tensa tanto, que le hace sentir tan mal, que ha pasado de ser algo maravilloso a casi una pesadilla. Si tu chico tiene disfunción eréctil hay muchas cosas que puedes hacer y os van a sentar de perlas a los dos.

Qué es una disfunción eréctil

Evidentemente, como estarás pensando, se trata de un problema relacionado con la capacidad de tener erecciones. Puede tratarse de la imposibilidad de tener una erección o tener una pero incompleta o intermitente de manera que no permite la penetración.

Si es algo que pasa de vez en cuando y no genera mayor malestar no hay de qué preocuparse, a todos los hombres les pasa (sí, a todos) o les ha pasado o les pasará, y es de lo más normal. Sin embargo si nuestro chico empieza a llevarlo mal, si cada vez se repite con más frecuencia, si cada vez cuesta más o directamente se convierte en misión imposible, entonces debemos tomar cartas en el asunto.

Muchas mujeres tienden a sentirse responsables o culpables, que es peor: No le atraigo, a lo mejor mi vagina tiene una forma que no le excita… Y es algo de lo que debemos desprendernos desde ya: porque no, si tu pareja tiene disfunción eréctil no es por esos motivos.

chica toca pelo chico

Causas de la disfunción eréctil

Cuando un hombre tiene problemas para tener o mantener una erección lo primero que debemos hacer es descartar que estemos ante algún problema médico, que se trate de algo biológico. Una visita al médico de cabecera es un buen comienzo.

Algunas enfermedades que pueden causar disfunción eréctil son la diabetes, problemas en los riñones o enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos entre otras.

Si tras las pruebas pertinentes se descarta que se trate de algo médico entonces podemos afirmar que se trata de algo psicológico. Depresión, ansiedad o estrés pueden estar detrás de ello.

Pareja besándose en el mar

El tratamiento también te incluye a ti

Como decía antes no, no eres la responsable de su disfunción, pero eres su pareja, y tienes un importante papel en el tratamiento, en su recuperación.

Cuando en consulta tratamos la disfunción eréctil obviamente trabajamos con el chico. La mayor parte de la intervención va dirigida a controlar su ansiedad y sus pensamientos al respecto, ya que crean un círculo vicioso: me pongo nervioso por si me pasa otra vez, pero precisamente porque me he puesto nervioso me pasa otra vez.

Lo que piensan antes, durante y después de tener sexo es clave para abordar la situación, y sobre ello trabajamos.

Sin embargo tú también tienes un papel en todo esto, porque hay aspectos que son necesarios trabajarlos con los dos (siempre que haya pareja, si el chico viene solo a consulta esto no se aplica, evidentemente).

¿Qué debemos trabajar juntos?

Sin entrar en tecnicismos ni en los contenidos de una terapia sexual, sí que hay dos cosas generales e importantes que si se trabajan juntos, ayudan mucho muchísimo en el proceso.

1. Tener una buena y sana comunicación

Una buena comunicación: es vital que habléis de cómo os sentís, de qué pensáis y de qué sentís, especialmente tú porque los chicos con disfunción tienden a imaginarse lo que estás pensando y claro, se imaginan lo peor.

“Voy a dejar de gustarle”, “No le pareceré un hombre de verdad”, “No puedo darle placer”, “Seguro que la está mirando y le da asco o pena” (estos son pensamientos reales de pacientes con disfunción eréctil, para que te hagas una idea).

Si en lugar de dejar que juegue a adivino del pensamiento le cuentas lo que de verdad estás pensando (con amor y primor, no se trata de lanzar lo primero que se nos viene a la cabeza) ayudarás a que elimine fantasmas y por tanto reduzca su ansiedad.

2. Revisar vuestro modelo sexual

Sin embargo hay algo más que frecuentemente hay que trabajar: el modelo sexual que tiene la pareja, y aquí también entras tú.

En la mayoría de los casos de disfunción eréctil nos encontramos con parejas para las que el sexo de verdad, el bueno, el que satisface y el que buscan, pasa sí o sí por el coito (es un modelo sexual coitocentrista).

Bajo este modelo todo lo demás es un “trámite” (agradable, eso sí), un telonero al que hay que ver antes de que empiece el cabeza de cartel. ¿Por qué influye en la disfunción eréctil? Porque si entendemos que el sexo de verdad, el que hay que tener pasa por el coito, toooooda la presión va a… Correcto, lo has adivinado: el pene y su rendimiento. Todo depende de que haya erección, “es la estrella en el escenario”.

Y esa presión hace que aparezca ansiedad, y la ansiedad hace que lo único que se ponga tenso sea nuestro chico.

Ojo, que esto no es responsabilizarnos a nosotras, faltaría más, pero conviene que revisemos si ese es el modelo que tenemos, porque afecta y mucho.

Si concebimos el sexo como un conjunto de actividades que nos dan placer la presión se diluye… y encima salimos ganando porque ampliamos las fuentes de placer. Tenemos manos, bocas, dedos, piernas, cuellos, etc. para recibir y dar placer, ¡no nos limitemos a pene y vagina!

Si este es el modelo que tienes te interesa (os interesa) revisarlo, cuestionar su validez y… cambiarlo por otro más adaptativo, más flexible y más completo, lo vais a agradecer los dos. Si además empezáis a ir a un terapeuta (cosa que es de lo más recomendable en estos casos, porque la tendencia es ir a peor y generar cada vez más malestar) lo ideal es que participes en los “deberes” que os mande (son ejercicios chulos, te lo aseguro).

Chico y chica montados en bici

Algunos consejos generales

  • A pesar de que la risa en pareja suele ser algo recomendable, en estos casos mejor no hacer muchas bromas, sobre todo al principio. Tu chico seguramente se siente vulnerable, tendrá ansiedad… de manera que una broma por tu parte, aunque lo hagas para quitarle hierro, puede herirle más.
  • Sé cariñosa y comprensiva: puede que a ti no te parezca algo tan importante, puede que creas que en cuanto se relaje dejará de haber problemas, pero para él no es tan fácil ni tan nimio, así que tu afecto y mimo van a ser muy importantes.
  • Apóyale para buscar ayuda (y en la terapia misma).

Si tu chico está teniendo dificultades, si lo está pasando mal, habla con él, quiérele… y anímale a buscar ayuda de un profesional: va a merecer la pena el esfuerzo, para los dos. ¡Ánimo!

Fotos: Pixabay.com; Pexels.com

En Trendencias:

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio