Publicidad

La mejor hora para tener sexo: hormonas y estilo de vida determinan tus preferencias

La mejor hora para tener sexo: hormonas y estilo de vida determinan tus preferencias
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Por la mañana, por la noche, en la siesta o en mitad de la noche, ¿hay una hora ideal para tener sexo? Te lo contamos todo y además, siete hombres y mujeres te revelan su momento favorito del día para el sexo. ¿Cuál es el tuyo?

¿Cuál es la mejor hora para tener sexo?

Popularmente se cree que los hombres tienen su mejor momento por las mañanas y que las mujeres son más de la noche. ¿Qué respalda esta idea? Los estudios sobre la testosterona, hormona asociada al deseo sexual: los hombres tienen el pico máximo de testosterona entre las 6 y las 9 de la mañana (al menos hasta los 45 años), con lo cual tienen “un potenciador” extra que puede hacer que, efectivamente, sea su momento del día.

En el caso de las mujeres es más complicado, y mientras que hay estudios que dicen que la mañana también es el el momento con mayores niveles de testosterona, otros indican lo contrario, que es su momento más bajo.

Además en nuestro caso la variabilidad no es solo durante el día, sino durante el mes: a lo largo de las distintas fases de nuestro ciclo menstrual las hormonas van cambiando, no solo la testosterona, también los estrógenos (que son "pro sexo"), por lo que dependiendo de en qué momento del mes estemos esos niveles serán unos u otros.

Pero las hormonas no lo son todo en el deseo: son muchos los factores que intervienen y modulan nuestro deseo sexual además de éstas, y por tanto que prefiramos una hora u otra dependerá también de todos ellos.

El deseo va más allá de la pura química ya que tiene también mucho de mental: nuestra educación, actitud con respecto al sexo, personalidad, prioridades, dinámica de pareja...

Hay razones por las que preferimos un momento del día u otro que nada tienen que ver con las hormonas. Para que te hagas una idea te dejo algunos que he visto/escuchado en consulta:

  • Para algunas personas el sexo de “recién levantados” no es una opción deseable por motivos de higiene: prefieren “un sexo limpio” y cuestiones como el aliento o los fluidos genitales producidos por la noche hacen que “se distraigan” de lo erótico y no haya tanto deseo.
  • Hay personas que se levantan activas, pensando en las tareas del día, y hasta que no están resueltas no “tienen tiempo” para andar pensando en sexo, por lo que la noche es su momento favorito, cuando ya acaba el día, cuando “pueden descansar”.
  • Hay a quien la pausa de la siesta le parece el momento ideal porque es cuando se relajan entre el lío de la mañana y el caos de la tarde...
  • Hay quien llega a la noche cansado y el sexo le parece la mejor manera de terminar el día, y quien, aunque se resista, aunque quiera... se duerme antes de lograrlo.

Realmente no es posible señalar, de manera general y universal, para todos, un momento “ideal” porque, como decía, son muchas las variables que modulan nuestro deseo, variables internas y externas: educación, horarios, pareja (o no pareja), hormonas, cansancio, actitud hacia el sexo...

Es complicado obtener datos relevantes sobre este tema ya que la propia naturaleza del objeto de estudio hace que sea difícil de abarcar por contener aspectos fisiológicos, psicológicos y sociales: es complicado aislar las variables y llegar a conclusiones específicas.

Cuando se hacen estudios centrados en la opinión y experiencia de los sujetos los investigadores se topan con el problema de la fiabilidad del encuestado.

Habitualmente quien accede a participar en este tipo de estudios es porque está interesado en el tema, en el sexo, o porque tiene un problema de índole sexual que está siendo tratado y de ahí que haya sido contactado para el estudio...

También se da otro factor que enturbia los resultados: cuando se nos pregunta sobre sexo, los seres humanos somos muy, muy, muy tendentes a mentir, de manera que los datos obtenidos en este tipo de estudios no son generalizables ni totalmente fiables (a pesar de que los investigadores creen tests en los que se tengan en cuenta estos factores).

chica en la cama al amanecer, leyendo

¿Qué hora prefieres?

A pesar de estas dificultades en lo que a investigaciones se refiere, de un modo más "casero" y esperando que nos hayan sido sinceros, hemos preguntado cuál es su hora favorita y por qué a un grupo de personas. Estas han sido sus respuestas:

Por la noche. Sonia, 31 años, diseñadora gráfica. A mí que no me despierten por las mañanas, porque entonces ni sexo ni nada, imposible. Yo cuando tengo ganas, pero de verdad, es por la noche, al meternos en la cama: solemos irnos a la cama a la misma hora, así que además lo tengo “facilito”.

Todo el día. Pablo, 41 años. Por las mañanas me gusta “el rapidito”, porque me levanto con mucha energía y esto me relaja. En general los “aquí te pillo, aquí te mato” me apetecen a cualquier hora, porque es mejor que un café, es una píldora de alegría. El sexo de cine, tranquilo, con fantasías, etc., mejor por las noches, porque hay mas tiempo y se pueden hacer las cosas con calma. En conclusión: a mí me apetece todo el día.

Después de la siesta. Amelia, 29 años. Yo soy claramente de siesta, concretamente de después de la siesta. Me levanto “on fire” total, de hecho además de ser cuando más me apetece, es cuando más disfruto, como que lo siento todo más intenso.

Por las mañanas. Jorge, 40 años. Mi momento es por las mañanas, es cuando estoy más descansado y con más ganas. La noche está bien, pero sinceramente me puede el cansancio y, aunque si me pongo, lo hago, lo disfruto menos.

Con café "en el cuerpo". Carol, 45 años. Cualquier hora después de consumir mi dosis de café, por lo tanto a evitar totalmente la mañana sin desayunar. Mi hora “buena” es la noche, la prefiero sin lugar a dudas.

Con tiempo, cuando sea. Joana. 42 años. Psicóloga. A mí más que una hora concreta lo que me gusta es tener tiempo, así que mi momento favorito es el sábado por la noche, con una copita de vino y toda la noche por delante.

Por la mañana. Adrián, 32 años. Diseñador gráfico. Por la mañana es cuando estoy realmente “arriba”, y hace que empiece el día con otra perspectiva, lo cual no quita que le haga ascos a un buen polvete a cualquier hora del día, ¡claro!

En la siesta. Susana, 33 años. A mi en la siesta, imagino que porque estoy con modorra pero no realmente cansada (no como por la noche) y es cuando me excito con más facilidad. Por las mañanas también me gusta, pero me despierto siempre con prisas y ganas de hacer cosas y mis parejas tres horas más tarde que yo... Así que nada de nada.

Entonces, ¿cuál es el mejor momento del día para tener sexo? Pues a primera hora... o a media mañana, o antes de comer, o en la siesta, o por la tarde, o antes de acostarte... o si te desvelas en mitad de la noche: la mejor hora para tener sexo es cualquier momento del día, ¡cuando te apetezca!

Fotos | Pixabay.com

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir