Compartir
Publicidad
Publicidad
La frecuencia de sexo perfecta para ser feliz existe (y no es tanto como crees)
Sexo y Relaciones

La frecuencia de sexo perfecta para ser feliz existe (y no es tanto como crees)

Publicidad
Publicidad

Si algo he descubierto a lo largo de los años es que son muy pocos los que admiten estar encantados con la cantidad de sexo que practican. Generalmente la queja reside en la baja frecuencia. Pero, ojo, también los hay que se adolecen del “mal” contrario…

Caso nº1: Cariño, déjalo que me duele la espalda.

Cuando estaba en mis veinte recuerdo que conocí en el gimnasio a una mujer de unos 35 años, casada y madre de dos hijos. A medida que nos hicimos amigas me confesó que su marido la “acosaba” para mantener relaciones sexuales cada dos días. Si el Real Madrid ganaba la liga, esa semana su esposa recibía bonus level.

La mujer se sentía tan agobiada que desarrolló todo tipo de ardides para librarse de lo que para ella suponía un castigo: se inventó que sufría ataques de ciática de cuando en cuando; por la noche se metía en la cama sin avisarle y fingía roncar cuando su esposo entraba en la habitación; y, jamás de los jamases, se cambiaba de ropa delante de él.

«¿Y por qué no le dices claramente que no te apetece?», pregunté a mi nueva amiga una tarde, mientras ella hacía abdominales incansable y yo sujetaba sus rodillas. Sin perder aliento ni ritmo, respondió muy seria: «Si quieres tener a tu lado a un hombre enfurruñado todo el maldito día, recházalo».

Confundida

Caso nº 2: la mantis religiosa

En una comida de trabajo, mi compañero de redacción Pablo (recién casado) nos confesó a todos los allí presentes que su estrenada esposa quería mantener relaciones sexuales a diario. Los hombres sentados en la mesa no dudaron en reconocer su envidia y repetirle una y otra vez lo afortunado que era. Felicitaciones, aplausos, golpes en la espalda…

Eso sí, ninguno percibió el suspiro de resignación que acompañó a tal declaración, ni su gesto de hastío, ni la pérdida de peso que había sufrido durante los dos últimos meses, ni las ojeras de su rostro ni su impuntualidad para llegar a la oficina cada mañana. Nada. Tipos cegatunos donde los haya.

Cansado

Una vez a solas con Pablo, se me ocurrió aconsejarle que quizá debería sincerarse con su chica para que bajara un poco… el ritmo. «¡¿Estás loca?! Ya les has oído, para ser un hombre casado soy afortunado».

Fue tan vehemente en su respuesta que yo diría que hasta le ofendí. «Mis disculpas, caballero». Me guardé mi opinión en el bolsillo, pero fui incapaz de resistirme… Pablo necesitaba conocer la historia de mi amiga del gym. Pablo tenía mucho que aprender de aquella astuta mujer.

¿No se supone que “cuanto más sexo, mejor”?

Monos

Curiosa elección de foto… Ahora, hazte un favor y olvídate de los monos.

Al día de hoy, los sexólogos coinciden en que no existe un número de coitos ideal recomendado para una buena salud física, mental y sexual; aunque la ciencia siga empeñada en inventar gadgets para cuantificarlos. (¿Por y para qué?, me pregunto yo.)

La encuestas y estudios también ponen de manifiesto que la media de coitos que practica una pareja estable es bastante baja y que por ello no se sienten frustrados ni infelices.

Alivio

Según la National American Survey of Sexual Behavior, la frecuencia de sexo en los matrimonios entre 30 y 50 años de edad es de dos veces a la semana; una, para los mayores de sesenta.

La encuesta Durex 2012, realizada a nivel internacional con más de 26 países, nos posicionó a los españoles en un honorable octavo puesto, con un promedio de 1 coito a la semana. Por si te lo preguntas, la medalla de oro se la llevaron los griegos pero, nada de envidias ni rencores, oye, que su grado de satisfacción sexual estaba por debajo de su alta frecuencia. Mucho sexo pero de dudosa calidad.

De hecho, siguiendo con este estudio, países como Nigeria que mantenían unas tasas muy bajas de sexo, se colocaban en los primeros puestos al valorarlas como sumamente gratificantes. En fin, que el dicho de “mejor calidad que cantidad” también se puede aplicar a las relaciones sexuales. O quizá uno valora más lo que no tiene. O quizá los nigerianos son poco exigentes en la cama… A saber.

Para ser feliz con uno basta

Loqueyoquiera

Dicen los expertos que cuanto más sexo practicas, más quieres y todo debido a una cuestión meramente biológica. Sin embargo, Amy Muise, Psicóloga de la Universidad de Toronto, con un coito semanal se puede ser perfectamente feliz. Según su estudio, en las parejas estables la regularidad en el sexo prima por encima de la frecuencia; es decir, lo que nos proporciona ese bienestar es disponer y gozar de nuestra dosis de sexo semanal, algo que nos resulta más gratificante que batir records sexuales.

Pero… ¿y si él o ella no es feliz con “uno” a la semana?

Cita

Según el Justin Lehmiller, autor de 'The Psychology Human Sexuality' son muchas las parejas que sufren discrepancias en el deseo (alrededor de un 27%) o que pasan por etapas de este tipo: él quiere y tú no, yo quiero y él, últimamente, parece estar en Babia.

Cuando dicha discrepancia en el deseo se alarga en el tiempo y comienza a afectar a la relación, Lehmiller recomienda descartar un problema médico: desorden hormonal, el efecto secundario de algún medicamento, etc. Si aquí no se encuentra la causa, aconseja trazar una especie de plan de salvación: planificar en sexo a un día en concreto que —aunque suene poco romántico—, funciona mucho mejor que la improvisación; dedicarse tiempo fuera de la cama para ganar intimidad, organizar una escapada romántica, salir a cenar… En resumen: echar "¡más madera!" antes de que se apaguen las brasas.

Cuando el fuego de la pasión parece imposible de revivir, Lehmiller insiste en que ambos miembros deberían pedir ayuda a un terapeuta de pareja para resolver esa discordancia en el deseo. Claro que una baja frecuencia en el sexo no tendría por qué significar el fin a una relación, advierte el sexólogo. No, desde luego no es el fin… siempre y cuando la pareja no piense lo contrario.

Fotos| Pixabay, giphy.com

En Trendencias| En el “Día Internacional del Orgasmo Femenino” te damos cinco razones para celebrarlo en la intimidad

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos