Compartir
Publicidad
Publicidad

Llegó a pesar solo 30 kilos y el hospital se negó a tratarla más, pero hoy inspira a millones de personas con su cambio físico

Llegó a pesar solo 30 kilos y el hospital se negó a tratarla más, pero hoy inspira a millones de personas con su cambio físico
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Holly Griffiths lleva batallando con la anorexia desde los ocho años, aunque para algunos parecía increíble que una una niña tan pequeña sufriera ya los trastornos de esta terrible enfermedad. Diecisiete años después se ha convertido en la inspiración para millones de personas que son testigos a través de su Instagram de sus progresos diarios, de su fuerza (tanto interior como exterior) y sus ganas de salir adelante.

Entre las dos imágenes que ilustran el principio de este artículo hay mucho más que kilos de diferencia. Hay un cambio de actitud ante la vida y sobre todo la aceptación por parte de Holly de que si quería superar la enfermedad nadie iba a ayudarle más que ella misma. Pero hasta llegar a esta conclusión tuvo que sufrir un grave revés.

Con veinte años Holly apenas pesaba poco más de 30 kilos, pero en su cabeza su cuerpo no era lo suficientemente delgado, en el espejo la imagen que recibía no era la que ella ansiaba y tenía que hacerse fotos para ver la realidad. Pero todo cambió cuando en su hospital público de referencia se negaron a darle el tratamiento que solía recibir. ¿La razón? Que Holly no seguía las instrucciones y siempre terminaba recayendo.

#transformationtuesday Since recovering I have discovered I am genetically about 90% hair and quads. - I really had resigned myself to never fully recovering. Never even getting close. Always restricting and monitoring what I ate. Always exercising to keep my body in a certain shape no matter how miserable the monotony of it all made me. I never imagined I'd get to the place where I'm at now. I never imagined I'd complain because I'm hungry all the damn time and there's not enough food. I never imagined I'd switch up my workouts and enjoy resting as much as I enjoy exercising. I never imagined I'd have a single day where I looked in the mirror and didn't hate what I saw. I still have bad days, sometimes my body image is trash or I can't pull myself out of a funk no matter how hard I try. My mental health is still a part of my life but it no longer controls my life. #transformation #weightgain #strongnotskinny #recovery #recoverywin #recoverythoughts #edwarrior #eatingdisorder #eatingdisorderrecovery #anorexia #anorexiarecovery #fitfam #fitnessjourney #fitnesslife #fitgirl #fitfam

Una publicación compartida de Holly (@hllylzbth) el

Pero aquel drástico rechazo fue su salvación, según cuenta Holly: “Me di cuenta de que no puedes vivir para siempre con un trastorno alimentario, matarte de hambre y purgarte cuando comes, porque te llevará a un ataque al corazón o a un derrame cerebral. Me di cuenta también de que nadie iba a ayudarme. Si quería superar mi trastorno de la alimentación tenía que ser lo suficientemente racional como para hacerlo yo misma. La dismorfia corporal me había cegado hasta el punto en que parecía que estaba a punto de morir, me veía horrible, en ese entonces, incluso parecía que no podría levantarme. Si no me recuperaba, la única otra opción era la muerte. O bien tenía que parar y cambiar las cosas… o continuar y morir”.

#transformationtuesday On the left I used my body as a tool, a throwaway object that I could abuse and use to carve away emotions in the form of flesh. It was so consuming that I couldn't see what I was doing. I realised after I found this video that even now I underestimate how bad things were. Photos are still pieces of time captured in a way that allows us to remember some but not all of the story. But in movement things seem much more real, more raw. And finding the video on the left made it that more stark. Today I'm healing. I'm a long way away from where I was in the left. I am recovering. I am stronger, I am happier, I am alive. #anorexiarecovery #anorexia #recovery #edwarrior #eatingdisorder #eatingdisorderrecovery #fitfam #fitgirl #fitness #fitgirls #fitnesslife #fitnessjourney #girlswholift #strongnotskinny #weightgain #transformation

Una publicación compartida de Holly (@hllylzbth) el

En un primer momento, Holly no sabía cómo podría conseguir salir del lugar en el que se encontraba y llegar a, por ejemplo, seguir una dieta equilibrada, pero fue tomando decisiones paso a paso, sin apartar la vista de sus objetivos.

Para empezar, ya que no recibía ayuda del hospital público, acudió a un terapeuta privado para que le ayudara en sus objetivos. Y se concedió el capricho de comerse una pizza, una de sus comidas favoritas, y retenerla: "y fue ese día el que me hizo considerar seriamente que la recuperación era una opción viable y algo que yo podría ser capaz de hacer".

'Insert interesting/inspiring text' #eatingdisorderrecovery #eatingdisorder #weightgain #fitfam #fitness #fitnesslife #fitnessjourney

Una publicación compartida de Holly (@hllylzbth) el

En la actualidad, Holly va al gimnasio todos los días, practica yoga y jamás se imaginó que llegaría tan lejos, que viviría una vida saludable y sobre todo que se iba a convertir en la inspiración de millones de followers que siguen día a día sus vídeos y fotos. Una inspiración que puede convertirse en toda una carrera profesional, pues en la actualidad se está preparando para ser consejera.

Fotos| @hllylzbth

En Trendencias| Sólo 27 kilos y más de 860.000 seguidores: ¿tenemos derecho a pedir el cierre de su canal de Youtube?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos