Compartir
Publicidad
Publicidad

Una 'instagrammer' con un vestido a medio abrochar se convierte en viral por su poderoso mensaje 'body positive'

Una 'instagrammer' con un vestido a medio abrochar se convierte en viral por su poderoso mensaje 'body positive'
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Qué tiene la imagen de la instagrammer Lucy Litman con la cremallera de su vestido a medio subir para haberse convertido en viral? La respuesta la encontramos en el espíritu body positive que (¡por suerte!) está invadiendo las redes sociales en los últimos tiempos. Todos, por muy fuerte que sea nuestra autoestima, tenemos malos días, días en los que el espejo no es nuestro mejor amigo, y por eso la publicación de Lucy ha triunfado en Instagram: porque demuestra algo tan simple como que... a todo el mundo le pasa.

Lucy confiesa en su publicación que el vestido con el que sale en la foto es una talla 2 (el equivalente a una 36 europea) y que solía ser su favorito, pero, ahora, ya no le abrocha. Pero, lejos de dramatizar con ello, Lucy ha aprovechado la ocasión para lanzar un mensaje positivo que ha conquistado a sus más de 70.000 seguidores. Y es que ella sabe de lo que habla: después de luchar contra trastornos alimenticios, ha logrado que su peso deje de ser la cifra que marca su día a día.

closet cleaning reflections: here's a picture of me in my favorite dress from 3 years ago. It's a size 2 and doesn't even come close to zipping right now. Lately, I've been thinking a lot about my body image and health, after a "friend" told me that I've let myself go and should stop eating so much bread. I don't really talk about this much (or ever publicly) but I struggled with an eating disorder all throughout high school and college and was in and out of different therapies and centers. I used to weigh myself 5 times a day and the number I saw would dictate my happiness and the activities I "allowed" myself to do. This restriction on my own happiness and life ended a lot of friendships and relationships because I'd isolate myself at home so I didn't have to be around food. A lot of my work that I share here is inspired by this experience - food wasn't always a happy thing for me, and for many friends and family food still isn't fun - so I'm hoping to show a more playful side to what we eat and get people thinking about colors, shapes and textures instead of calories or how much exercise they'll have to do to burn it off. I'm happy to say that I now have the healthiest relationship with food I've ever had, but to all of you out there who are still struggling, know that you're more than a number and that having a thigh gap is irrelevant (and physically impossible for some people's bone structure), but most importantly that you are not alone and are loved 💕

Una publicación compartida de lucy litman (@lucialitman) el

Reflexiones de limpieza de armario: aquí tenéis una foto mía con el que era mi vestido favorito hace tres años. Es una talla 2 y la cremallera no está ni cerca de cerrar en este momento. Últimamente, he estado pensando mucho sobre mi imagen corporal y mi salud, después de que un "amigo" me dijera que me había dejado ir y que debería dejar de comer tanto pan. Realmente, no hablo demasiado sobre esto (y nunca públicamente), pero he luchado contra un desorden alimenticio en el instituto y la universidad y he estado entrando y saliendo de diferentes terapias y centros. Solía pesarme cinco veces al día y el número que veía dictaba mi felicidad y las actividades que me "permitía" a mí misma hacer.

Esta restricción a mi propia felicidad y a mi vida acabó con muchas amistades y relaciones, porque me aislaba en casa para no tener comida alrededor. Mucho del trabajo que comparto aquí está inspirado por esa experiencia (la comida no siempre fue algo feliz para mí y, para muchos amigos y familia, la comida sigue sin ser algo feliz), así que espero mostrar una parte más juguetona de lo que comemos y hacer a la gente pensar en colores, formas y texturas en lugar de en calorías o cuánto ejercicio tendremos que hacer para quemarlo.

Estoy feliz de decir que ahora tengo la relación más sana con la comida que he tenido en toda mi vida, pero, a todos los que aún estáis luchando, que sepáis que sois más que un número y que tener un 'thigh gap' es irrelevante (y físicamente imposible para la estructura ósea de alguna gente), pero lo más importante de todo es que no estáis solos y de que sois amados.

Imágenes | Instagram.

En Trendencias | ¿Te torturas si te pasas con el chocolate o los dulces? Esta estrella de Instagram dice que no deberíamos hacerlo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos