Compartir
Publicidad
Hemos descubierto lo que de verdad hace felices a los millennials (después de empollarnos muchos estudios, claro)
Psicología

Hemos descubierto lo que de verdad hace felices a los millennials (después de empollarnos muchos estudios, claro)

Publicidad
Publicidad

Sabemos quiénes son, a qué se dedican y, en el fondo, qué hacen en su tiempo libre. Pero ¿qué les hace felices de verdad?

Nos hemos leído un montón de estudios sobre la generación Millennial y hemos desentrañado toda la palabrería para contarte todo, todo y todo. Especialmente que los millennials no asocian la felicidad con el dinero ni con un puestazo, sino más bien con las experiencias, con tener tiempo para ellos mismos, con su actividad en las redes sociales y con dedicar su tiempo a los demás.

Como os contamos recientemente en un artículo, el último estudio realizado por la Population Reference Bureau indicaba que los millennials viven peor que las anteriores generaciones (la de sus padres, sin ir más lejos) basándose en 14 indicadores diferentes del progreso social, como la seguridad de las mujeres, la igualdad económica y salarial o la salud.

Pero, a pesar de que no tienen las cosas tan fáciles como se las pintan, se trata de una generación muy positiva, optimista con su futuro y con ganas de disfrutar de las oportunidades que les da la vida. Y hemos llegado a estas conclusiones leyendo muchos estudios sobre qué les hace felices de verdad.

El dinero no compra su felicidad (al menos de la manera que esperábamos)

La generación millennial no establece una conexión directa entre dinero y felicidad, esa fue la conclusión a la que llegó el estudio realizado en Estados Unidos en el año 2017 por Wells Fargo y en el que se entrevistaron a más de 1770 millennials.

Según las conclusiones de este estudio, para el 88% de los millennials el éxito en la vida no está relacionado tanto con el dinero o con las posesiones materiales y sí más con el concepto de felicidad, el amor, la familia y la amistad es lo que verdaderamente les importa. Según ese mismo estudio, eran los hombres (un 68% frente a un 58% de mujeres) los que más importancia le daban a esa felicidad no materialista.

El amor, la familia y la amistad importa más que el dinero, según un estudio realizado por Wells Fargo.

Pero eso no significa que se desentiendan del todo del dinero, ya que esa satisfacción personal y esa felicidad están relacionadas con la estabilidad financiera. Según este mismo estudio, hasta un 62% se sienten agusto y felices con su estado financiero actual y no aspira a más. Y hasta un 65% utiliza la palabra “significativa” para definir lo que más importa en su vida.

Marvin Meyer 190672 Unsplash

¿El top de lo más importante en su vida? Según esta encuesta realizada por Kaiku viajar se coloca en primera posición; en segundo lugar, estar con los amigos es una fuente de felicidad; pasar tiempo en familia se lleva la medalla de bronce; detrás, conseguir el trabajo soñado y por último, tener tiempo de ocio para ir al cine, disfrutar de la música o dedicarse a la lectura.

Lo que sí importa son las experiencias

En resumen: el dinero no compra la felicidad. Pero las experiencias SÍ… y con mayúsculas. Con los millenials ocurre todo al contrario que con las generaciones anteriores, que asociaban el éxito a ganar mucho dinero, dinero que les permitía comprar más y mejores cosas, cosas que también les otorgaban un status.

Pero según un estudio, eso no sucede con la generación de los millenials, que han decidido intercambiar los bienes materiales por experiencias. Según este mismo estudio, hasta un 76% de los millennials reconocen que para ellos tiene más valor una experiencia que un bien, comparado con el 59% de los miembros de la generación anterior, que asocian la felicidad a la riqueza material. En resumen: no tienen la casa con valla y el coche de marca, pero han viajado mucho más que sus padres, no se pierden el concierto de su grupo favorito (o el último festival de música) y salen mucho más.

Esto también se traduce a la hora de ser feliz en el trabajo. A los millennials no les motiva un gran cheque a final de mes sino que buscan trabajos que les permitan crecer profesional y personalmente, pero también tener tiempo para sí mismos. Según un estudio realizado por Intelligence Group, hasta un 64% de los millennials estarían dispuestos a cobrar menos por año a cambio de tener un trabajo que adoren y estarían dispuestos a dejar un trabajo con un sueldo de 100.000 dólares si encuentran el trabajo aburrido.

¿Sorprendente? Pues no es el único estudio que trata ese tema. Otro realizado por Udemy llegó a la conclusión de que los millennials, especialmente los jóvenes entre 21 y 24 años, se aburren fácilmente en el trabajo, un 38% en comparación con un 22% de la generación anterior y lo que les hace felices de verdad es sentirse realizados y los retos.

Mejorar el mundo que les rodea les aporta felicidad

Los millennials quieren hacer del mundo un lugar mejor, pero además es que son más felices dando y ayudando que recibiendo según diversos estudios, que además han demostrado que dar dinero a otros, donar a una ONG o dedicar tiempo a actividades solidarias dispara los niveles en su “felicímetro”.

Según este otro estudio, hasta un 74% de los millennials han llevado lo de la solidaridad a un nuevo nivel y trabajan activamente para hacer cambios en el mundo que le rodea (el local y el global).

Anthony Delanoix 15928 Unsplash

No se dejan llevar por grandes expectativas

Un nuevo estudio llevado a cabo por la Universidad UCL y dirigido por el doctor Robb Rutledge ha llegado a la conclusión de que las personas que tienen menos expectativas (algo que está sufriendo directamente la generación millennial a la que le cuesta mucho más conseguir lo mismo que sus padres: un trabajo estable, un hogar, tener hijos, etc.) son más felices que aquellas que tienen muchas.

Con menos oportunidades y viviendo en un mundo post-crisis en el que se ha perdido capacidad adquisitiva, los millennials se han amoldado a sus nuevas circunstancias, según nos cuenta este estudio. A diferencia de generaciones anteriores que lucharon por mejorar sus derechos, los millennials se adaptan a lo que tienen. Si tienen que retrasar el momento de tener una familia, lo hacen.

Y, por supuesto, las cifras sustentan esta tendencia: en España solo un 5% de los hombres y un 10% de las mujeres por debajo de los 25 años está casado, comparado con el 60 y el 80% respectivamente que lo estaban hace 44 años.

Más satisfacción personal y la mirada puesta en el futuro

Según el estudio Millenial Dialogue Spain, que tiene como objetivo acercarse más a esta generación y conocer cuáles son sus objetivos, hay que destacar el nivel de satisfacción personal del que gozan estos jóvenes.

son felices los millenials

De esta encuesta online realizada a mil residentes españoles de entre 16 y 35 años se llegó a la conclusión de que los millennials españoles son felices (hasta un 86%) y optimistas (un 76%), con datos similares a los jóvenes de otros países donde se ha realizado este mismo estudio (Noruega, un 86%, Estados Unidos, un 89% por ejemplo o Alemania, un 81%).

Sí, según este mismo estudio, la generación millennial sabe que su futuro está relacionado sin remedio con factores como la situación económica de España, el acceso a la educación o los nuevos desarrollos tecnológicos, pero tienen grandes expectativas puestas en todo ello.

El grandísimo poder de las redes sociales en su estado de ánimo

Según una encuesta realizada a 1.400 hombres y mujeres españoles de entre 18 y 30 años por la marca Kaiku, los millennial son una generación que no conciben su vida sin las redes sociales, parte de su día a día.

los millennials son felices

Más del 80% de los encuestados se declara muy activo en las redes sociales y 4 de cada 5 reconoce que le dedica a navegar por ellas hasta más de 4 horas al día. No es de extrañar que esa dependencia influya en su estado de ánimo.

Los Me gusta influyen directamente en su estado de ánimo, según una encuesta.

Más del 75% de los encuestados reconoce cuidar el contenido que muestra en su Instagram (y no, no solo nos referimos a las fotografías, sino también a los stories que suben) y hasta un 38,7% se preocupa si no tiene una comunidad de seguidores alta, aunque, la mayoría no sufre de esta obsesión.

Pero el dato más importante de la encuesta es sin duda lo que se conoce como la Felicidad 2.0.: más del 70% de los encuestados se siente mejor cuando recibe muchos likes en sus imágenes de Instagram. Los Me gustas influyen directamente en su estado anímico.

Imágenes | Pixabay, Pexels, Love, Unsplash

En Trendencias| «Soy millennial y practico menos sexo que mis padres». ¿Realidad o mito?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio