Compartir
Publicidad
Publicidad
Las 11 mejores interpretaciones de Meryl Streep
Ocio

Las 11 mejores interpretaciones de Meryl Streep

Publicidad
Publicidad

Hoy es el día de Meryl Streep. Bueno, en realidad, muchos son los días de Meryl Streep a lo largo de su carrera, vista la cantidad de premios que acumula y su indudable influencia en la historia del cine de las últimas décadas. Hoy es noticia por haber recibido el premio Cecil B. DeMille durante la gala de anoche de los Globos de Oro y por el apasionado discurso con el que agradeció el galardón. Un día perfecto para recordar por qué interpretaciones pasará a la historia, aquellas que no se nos borran de la memoria y que la han convertido en un mito del séptimo arte.

El cazador (1978)

Una casi debutante Meryl se enfrenta en la pantalla a un tema tan escabroso como un triángulo amoroso, una ambientación tan típica de la época pero tratada de forma brillante aquí (la guerra de Vietnam) y a dos monstruos de la pantalla como Robert de Niro y Christopher Walken. El cazador es la película que la puso en el radar de los cinéfilos.

Kramer contra Kramer (1979)

Kramer contra Kramer supuso el primer premio Oscar para Streep, por una de las interpretaciones más conmovedoras de su carrera, pero también la que menos simpatías despertó en el público. Fue el personaje de Dustin Hoffman, el marido abandonado y padre de su hijo, quien se llevó todas las alabanzas, mientras que ella se tuvo que conformar con... uno de sus mejores papeles.

La decisión de Sophie (1982)

Parecía que la Academia de Hollywood no pararía nunca de premiar a Meryl Streep cuando en 1982 ganó su segundo Oscar por La decisión de Sophie, el desgarrador drama que la consagró como una actriz enorme. Su interpretación de la locura inimaginable de Sophie Zawistowsk, su perfecto acento polaco para la ocasión y un monólogo final imposible de olvidar fueron los elementos que la convirtieron en una imprescindible en todas las quinielas.

Silkwood (1983)

Estamos acostumbrados a ver a Meryl Streep derrochar elegancia y glamour en la pantalla. Quizá precisamente por eso, una de las interpretaciones favoritas del público es la que realiza en Silkwood, donde interpreta a una trabajadora de clase media-baja convertida en un símbolo de lucha sindical que nunca quiso ser en realidad. La que podría haber sido una película más se convirtió en una obra respetada y admirada gracias a su interpretación (y también a la de sus dos compañeros de reparto, Kurt Russell y Cher).

Memorias de África (1985)

«Yo tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong». No hay cinéfilo que se precie que no recuerde a Meryl Streep diciendo esa frase al comienzo de Memorias de África. La película romántica por excelencia. El retrato de una África colonial supuestamente idílica. Una baronesa danesa intentando encontrar su lugar en una tierra que de inhóspita no tiene nada. La película arrasó en los Oscar de 1985, pero Meryl se quedó (como tantas veces) con la miel en los labios.

Un grito en la oscuridad (1988)

¿Un dingo se llevó a su hija de dos meses o ella la asesinó? Esa es la duda que Meryl Streep logra colar en nuestras mentes cuando vemos Un grito en la oscuridad, una interpretación que, además de sumar el acento australiano a su larga lista de registros, nos trae su cara más dramática y la que consigue sembrarnos más dudas sobre la inocencia o la maldad de su personaje, con el valor añadido de tratarse de una historia real.

Los puentes de Madison (1995)

Quién nos iba a decir, allá por mediados de los 90, que una de nuestras historias de amor favoritas de todos los tiempos la iban a protagonizar una pareja madura en medio del ambiente rural de Iowa. Pues eso ocurrió con Los puentes de Madison; y es difícil olvidar la interpretación de Francesca que realiza Streep y el modo en que refleja cómo el amor puede hacer a una persona pasar del hastío más absoluto a una ilusión casi adolescente.

Adaptation. El ladrón de orquídeas (2002)

De nuevo Streep se mete en la piel de una mujer solitaria e infeliz en su vida convencional, en una película en la que interpreta tantos registros que es imposible olvidar que estamos ante la gran actriz de nuestra generación. Adaptation. El ladrón de orquídeas es una de sus maravillas menos conocidas, pero algunas escenas, como esta del vídeo que os mostramos, son el mejor currículum que se puede esperar de una actriz.

El diablo viste de Prada (2006)

Por los siglos de los siglos, Miranda Priestly será en nuestras cabezas el paradigma de la jefa abusiva o, según cómo se mire, de la mujer ambiciosa y triunfadora. En un papel mucho más ligero y cómico que el resto de los que aparecen en esta lista, Streep nos enseña en El diablo viste de Prada que no hay papel pequeño para ella... y que en un monólogo sobre el azul cerúleo puede tener la misma fuerza que en la escena más dramática.

La duda (2008)

Y si ninguno querríamos enfrentarnos a Miranda Priestly, mucho menos querríamos hacerlo con la hermana Aloysius, su papel en La duda: una religiosa estricta e implacable, en tiempos del Concilio Vaticano II, en una escuela del Bronx. La película es una gran historia de personajes, y sus cuatro protagonistas (Viola Davis, Philip Seymour Hoffman, Amy Adams y la propia Streep) fueron nominados al Oscar en su año.

La dama de hierro (2011)

Tardó en llegar el tercer Oscar para Streep. Tardó una eternidad, pero llegó con su interpretación magistral de una de las personalidades más complejas de la política del siglo XX: Margaret Thatcher. La dama de hierro es un biopic que podría haber pasado sin pena ni gloria por las salas de cine, si no fuera porque la caracterización de Streep nos traslada a la vida de Thatcher casi como si estuviéramos viendo un documental.

Imágenes | Gtresonline.

En Trendencias | El discurso apasionado de Meryl Streep en los Globos de Oro 2017, una defensa de la integración y de los más débiles

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos