Compartir
Publicidad

Anja Rubik, la modelo "perfecta"

Anja Rubik, la modelo "perfecta"
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Anja Rubik con su especial mirada la hacen ser una de los rostros más característicos de la pasarela actúal. De mirada fría, serena, incluso en ocasiones melancólica y triste, a sus casi 26 años, esta belleza nacida en Polonia puede presumir de ser uno de los rostros más reconocidos y codiciados en la actualidad.

Las campañas que protagonizó para Chloé tuvieron gran parte de culpa ya que fue un trampolín de popularidad, pero su trayectoria y éxitos vienen de bastante más atrás, no en vano por su cuerpo y belleza se puede decir que estamos hablando de la modelo “perfecta”.

Anja Rubik puede presumir de ser lo que realmente quería ser. Al contrario que muchas modelos que se encontraron con su oportunidad de rebote o simplemente porque vieron una forma con la que se podían ganar la vida, nuestra protagonista de hoy quería desde pequeñita ser modelo, una de las mejores.

Anja Rubik

Su infancia transcurrió en paises tan dispares como Grecia, Canadá o Sudáfrica, y a los 15 años ya tendría su primer contacto con el mundo de la moda, inscribiéndose en un concurso de modelos organizado por una agencia local. Era el año 1998, y ese concurso le valdría para adentrarse en el mundo de la moda de una manera algo más profesional.

Llego a protagonizar alguna editorial en la versión polaca de Cosmopolitan e incluso una portada en la revista polaca Uroda. Pero todo cambió en el año 2000, con 17 años, las agencias parisinas pusieron sus ojos en ella. No pasarían ni unos meses para que Anja Rubik se trasladase a París, pero con una condición, la de poder seguir con sus estudios.

Anja Rubik

Y así fué, Anja siguió estudiando en un colegio mayor inglés situado en París, mientras que dedicaba su tiempo a trabajar en vacaciones. De hecho, a los pocas semanas de llegar a París ya tendría su primera oportunidad de desfilar, concretamente para Akira Isogawa.

Su belleza no pasó inadvertida y tan sólo unos meses más tarde, para la colección primavera-verano 2001 ya desfilaría para diseñadores de la talla de Kenzo, Nina Ricci, Paco Rabanne y Rochas, entre otros. A finales del 2000 también protagonizaría portadas para publicaciones francesas, en esa ocasión para la revista francesa Biba.

Pero su carrera fue encauzada desde la prudencia, de hecho entre el 2001 y el 2002 apenas hace desfiles debido a sus estudios que estaba a punto de terminar, aunque si que tendría tiempo de ser imagen de Guy Laroche y de la casa de bisutería Agatha en el 2001. Ya en el 2002 con sus estudios acabados, se traslada a Nueva York donde se centraría definitivamente en su carrera como modelo para trabajar full-time.

Anja Rubik

Y estaba claro que el éxito le estaba esperando, a partir del 2003 empieza a desfilar en las pasarelas más importantes. No era una recién llegada pero su primer año de trabajo a tiempo completo fue más bien un año de adaptación a su nueva vida. No tuvo un excesivo número de desfiles ni tampoco ninguna campaña importante.

Al año siguiente, en el 2004, poco a poco comenzaría a abrirse hueco entre las tops más reconocidas, aunque aún le faltaría para llegar a su nivel. Ese año sería portada de la revista italiana D y de la versión polaca de Glamour, mientras que su número de desfiles si bien aumentaba respecto al del año anterior, aún distaban de lejos de ser los números de una top model. Entre sus campañas, ese año destacaron las que realizó para Reserved y Diesel, una campaña clave en el futuro de Anja.

El año 2005 sería el del despegue definitivo. Se convierte en imagen de Ungaro, Chloé, Armani y Jimmy Choo, cuatro campañas importantes. Acabaría ese 2005 con más de 50 desfiles por temporada. Desde Chanel hasta Valentino, pasando por Givenchy, Dior, YSL, etc…

Anja Rubik

En el 2006 confirmaría lo que ya venía ocurriendo en el 2005. Sigue con su ritmo imparable de desfiles, que mantendría hasta la actualidad. Abriendo y cerrando desfiles como los de John Galiano y Valentino en París. Las ofertas para protagonizar campañas comenzarían a multiplicarse. En el 2006 sería imagen de Estée Lauder, Cavalli, Tod’s y D&G y protagonizaría la campaña otoño-invierno de Zara.

Estábamos en lo que se llegó a denominar Anja’s Boom, que coincidió con su cambio de look, pasando a llevar el pelo corto, (en mi opinión más guapa con el pelo largo) pero que paradójicamente le propició aún más éxito y trabajos. Y es que a esta chica le sienta todo bien.

Anja Rubik

A raíz de su cambio de look se convertiría en imagen de la colección de gafas de Chanel, H&M, Tommy Hilfiger, y también de Cesare Paciotti, en el 2007 y de Belstaff, DSquared2, Oscar de la Renta, Valentino y Gap en el 2008, además de convertirse en imagen de Chloé. Todos querían tenerla como su imagen, y desde luego, Anja se postuló en el 2008 como una de las tops models más cotizadas de la actualidad.

De momento para el 2009 la veremos en las campañas de Giuseppe Zanotti, Armani, Gap, y como no, seguirá siendo la imagen del perfume de Chloé, además de verla en innumerables portadas y editoriales, como la de Vogue Italia en su último número.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio