Publicidad

Kim Kardashian vuelve a hacer que suban las temperaturas en la fiesta de los 100 años de Vogue con un diseño de Peter Dundas para Roberto Cavalli
Moda Famosas

Kim Kardashian vuelve a hacer que suban las temperaturas en la fiesta de los 100 años de Vogue con un diseño de Peter Dundas para Roberto Cavalli

Publicidad

Publicidad

Ayer, la edición inglesa de la revista Vogue ofreció una gran fiesta para celebrar sus primeros 100 años. Los numerosos invitados a la misma disfrutaron primero de una exposición en la National Portrait Gallery, y de una serie de conferencias abiertas al público.

Kim Charlotte Tilbury

Kim Kardashian ofreció una ponencia en torno al tema del maquillaje explicando los pasos que hay que realizar para llevar a cabo el famoso contouring que tan de moda ha puesto, y habló también del strobing, una técnica que llevan utilizando los maquilladores del teatro toda la vida, y que consiste en iluminar.

Ponencia

Para la ocasión, Kim lució un trajecito dorado, sencillo, sencillo de Talbot Runhof y una sandalias de Manolo Blanik. Para no dejarla sola, la acompañaron en el escenario la maquilladora Charlotte Tilbury y la directora de belleza de la revista Fiona Golfar.

Aprovechando su estancia en Londres, los West visitaron sus lugares preferidos de la ciudad: las tiendas de Vivienne Westwood y de Roberto Cavalli. También repusieron fuerzas en los restaurantes más in del momento como el C London y el oriental Hakkasan, ambos en Mayfair.

Hakkasan

Para la fiesta de por la noche en Kensington Gardens, la mujer de Kanye West optó por ponerse uno de los vestidos de encaje que le había hecho ex profeso para la ocasión su amigo Peter Dundas (por si hay algún despistado en la sala, el diseñador de Roberto Cavalli Couture).

Peter Dundas Para Roberto Cavalli

De un tiempo a esta parte ya os venimos anunciando que el encaje parece estar haciendo un comeback en toda regla, y por la puerta grande. Prueba de ello es este vestido de encaje de color verde que reproduce serpientes entrelazadas y flores, y que se transparenta lo justo para resultar extremadamente sugerente pero sin llegar a ser obsceno.

Retrato

Un vestido en realidad muy sencillo pues lleva cuello a la caja, mangas largas y es recto. Todo el protagonismo recae en el maravilloso encaje realizado en un tul de seda bordado con cristalitos, y en un cinturón de cuero ancho atado con una hebilla para marcar un poco la cintura como si fuese casi un corsé.

El bajo del vestido va bordado con paillettes del mismo tono. Atado al cuello, un foulard estrechito y largo ayudaba a estilizar su figura. Kim lo combinó con unas sandalias con plataformas de color caqui de Gheisa.

¿Qué os ha parecido: sugerente o vulgar?

Fotos | Facebook Vogue
En Trendencias | Kim Kardashian (como nunca la hemos visto) conquista la portada de Vogue Australia

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir