Qué hacer si alguien mezcla tu vino de crianza con gaseosa

Qué hacer si alguien mezcla tu vino de crianza con gaseosa
Sin comentarios

Ante todo, mucha calma: que no cunda el pánico. Ten en cuenta que es tu invitado o invitada y que, aunque se merece un azote o dos, si quieres ser un buen anfitrión tendrás que borrar esa mirada asesina de tu cara y empezar a moverte otra vez: espabila, que te has quedado helado y te está observando con mirada de interrogación.

Si es de la familia y tenía bien escondida esta costumbre, directamente lo borras del testamento el lunes a primera hora. Si esa persona forma parte de tu círculo de amigos, anota ese detalle en tu cabeza y en la próxima comida juntos recuerda sustituir tu rioja de crianza por coca-cola. Mejor un panaché, que estará contento de que haya gaseosa en la mesa.

Si es un conocido que ha venido de acompañante, tranquilo, no tenéis que coincidir más en la misma mesa. O sea que relájate, disfruta del menú y olvídate del asunto burbujeante con azúcar y otros aditivos nadando en la copa de vino del comensal pecador. Ya le darán su merecido en el purgatorio.

En Embelezzia | Cuestiones de Etiqueta En Directo al Paladar | Cómo servir el café a los invitados

Temas
Comentarios cerrados
Inicio