Publicidad

El joyero de la reina Máxima de Holanda a estudio por cortesía de la experta en joyas Ángeles Moya

El joyero de la reina Máxima de Holanda a estudio por cortesía de la experta en joyas Ángeles Moya
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Desde que Máxima Zorreguieta se convirtió en la reina de Holanda, y heredó el joyero de su suegra, un día sí y otro también, empezó a protagonizar las portadas de las revistas de papel cuché luciendo, con naturalidad, parures y aderezos a cada cual más espectacular.

Joyas imponentes, algunas con varios siglos de historia que, probablemente, inspiraron a aquellas otras que las grandes divas de la época dorada del cine exhibían en las grandes fiestas que solían seguir a las premières de sus películas.

Después del buen sabor de boca que nos dejó la lección magistral, entre costuras, de los modelitos de Máxima de Holanda por cortesía del diseñador Armiche Rodríguez (cofundador de la firma Nihil Obstat), pensé que sería estupendo contar con la colaboración a alguien que supiese de joyas, tanto como Armiche Rodríguez sabe de moda.

Y, de repente, se me encendió una lucecita roja, y el nombre de Ángeles Moya me vino a la mente, porque quién mejor para hablarnos de joyas que quien se ocupó de la comunicación del poderoso grupo De Beers durante muchos años. Así que, la llamé por teléfono. Ángeles enseguida aceptó haciendo un juego de palabras tan divertido que me va a servir para titular sus declaraciones: "Máxima, pero nunca excesiva, porque... ¡en eso radica el secreto de su encanto!".

Angeles

Entrevista a Ángeles Moya, experta en joyas

Ángeles, ¿te atreverías a definir a Máxima?

Máxima estilazo, Máxima simpatía, Máxima joya. Definitivamente lo “mínimal” no tiene sitio en su vida. Es un icono de nuestros días que disfruta con la moda, con lo tradicional y con lo último, es una belleza viva con preciosas imperfecciones.
Máxima le ha dado nueva vida a las joyas de la casa Orange Nassau, algunas llevaban años guardadas, pero la reina Máxima ha sabido sacar lo mejor de ellas. Es como si se sintieran cómplices de esta simpatiquísima mujer de sonrisa franca, cercana a la carcajada, a la que acompañan encantadas desde los más bellos salones a cualquier calle del mundo.

¿Cuántas mujeres conoces que las sepan lucir igual de bien?

Sólo algunas mujeres, muy pocas, son capaces de lograr esto, y Máxima es una de ellas. ¡Se ve que de pequeña ha jugado mucho a princesas! Risas.
Las luce con una naturalidad inusual, las acerca, las mejora, les da un esplendor que ninguna otra reina, princesa o lady inglesa (las mejores luciendo joyas) ha sabido otorgar a estas piezas de museo.
diamantes

¿Cuál crees que es su joya favorita?

Una de sus joyas favoritas es La diadema Bandeau, con 27 diamantes talla rosa sobre platino. Una pieza mínima en diseño y máxima en valor. La joya fue creada a partir de un collar regalo de boda de los holandeses a su reina Emma en 1879 con 34 enormes diamantes talla rosa. Posteriormente se transformó en diadema sobre platino para la reina Guillermina.

¿Cuál crees que es su secreto para lucirlas tan bien?

Pues algo tan evidente como cambiar y adaptar el peinado a la tiara que va a lucir. Ahora que no nos oye nadie te diré que las reinas suelen llevar siempre su peinado, se pongan lo que se pongan, y eso es un gran error.
Pero no sólo luce bien las súper tiaras y las joyas históricas de la casa Orange Nassau. Le apasionan las joyas en general, y también la bisutería, ¡qué todo hay que decirlo! Tiffany’s, Celedonio Lohidoy o Rodrigo Otazú son algunos de los diseñadores y marcas que más le gustan, y que combina con las más clásicas.
Me encanta cuando se pone las joyas con gemas en tonos pasteles como las aguamarinas, citrinos, kunzitas, e incluso las perlas, que en ella no tienen ese efecto a veces “envejecedor”, no, a ella le dan todavía más luz.
Perlas

Tienes razón, recuerdo haberme fijado en un precioso broche de perlas.

Y probablemente también te fijarías en una tiara del siglo XVII de diamantes formando flores de lys y siete impresionantes perlas de pera naturales y desmontables, sobre platino. Las perlas grises también son favoritas, mezcla broches antiguos como el broche rama de perlas grises con una lazada de diamantes y una gran perla de pera.
Citrinos

Háblanos de otras piezas que te hayan llamado la atención.

A Máxima le encantan los citrinos, y ha adquirido varias joyas engastadas con estas gemmas - aunque a veces visita el joyero de la reina Betariz, para desempolvar alguna pieza más antigua -, como el broche ovalado con tres briolettes, que combina con destreza con las más modernas como gran brazalete en citrinos de varios tonos y diamantes regalo de su espléndido marido.
Aguamarinas
Otro broche que llamó mucho la atención fue broche eduardiano, con gran aguamarina en forma de pera, que se puede utilizar como colgante; y que ella combinó con unos pendientes largos con grandes aguamarinas, también desmontables, y con otras joyas más contemporáneas como el adorno para el pelo en forma de mariposa engastado con ópalos y diamantes.
Kunzitas

¿Hay alguna que a ti te guste particularmente?

Risas. Existe un broche de kunzitas - una gema de una tonalidad rosa tirando a violeta -, de lo más favorecedora, formado por una gema rectangular, y un colgante de pera rodeado de diamantes talla marquise, que se puede convertir en collar, y que hace juego con una sortija de talla pera y unos pendientes largos, que es absolutamente espectacular.
Este set lo lució Máxima el día de la abdicación de la reina Beatriz. A veces lo combina también con dos pulseras rígidas de pequeñas flores de diamantes blancos y rosas de su propiedad.

¿Te gustaría añadir algo más?

¡Hay tanto que decir de la reina Máxima! De lo que no cabe la menor duda es de que entre sus joyas personales, las que le regala su marido, y las que pide prestadas a la reina Beatriz, no hay quien se resista a su encanto.
Os invito a hacer una prueba. Búscad fotos de Máxima, veréis que verla tan estupenda, tan segura de sí misma, luciendo sin complejos todas esas maravillas es algo que levanta la moral. A mi, por ejemplo, me entra una especie de risa contagiosa, una inyección de optimismo. El que no me crea, que pruebe, y ya nos contará.

Más información | Ángeles Moya

En Embelezzia | Lección magistral entre costuras de los modelitos de Máxima de Holanda, porque podemos ("Nihil Obstat")

Fotos | Gtres Trendencias

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios