Publicidad

El lujo esencial de Raf Simons para Dior en la Haute Couture de París

El lujo esencial de Raf Simons para Dior en la Haute Couture de París
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Os confieso que después de haber visto fotos de algunas de las prendas que el diseñador Raf Simons ha creado para la firma Dior con motivo de la Paris Haute Couture ya no sé qué pensar. Bueno, miento, sí que sé, pero en casa me han enseñado que si no vas a decir nada bueno, es mejor permanecer callados. El caso es que, como no puedo, procuraré hablaros de esta colección de la forma más profesional posible, implicándome lo justito.

"Experimentación, lujo y contemporaneidad", así define Raf Simons su última colección, la que presentó ayer, lunes 1 de julio en dos pases, uno a las 11,30 y otro a las 14,30, durante los desfiles de moda más importantes del año, en esos en los que las grandes firmas muestran lo mejor de cada casa sin reparar en gastos.

Dior haute couture

Raf Simons ha declarado que lo primero que hizo para inspirarse a la hora de diseñar la nueva colección fue observar atentamente a los clientes que compraban Couture, repartidos a lo largo y ancho de este mundo, porque todos tenían su propia cultura y estilo. La nueva colección no se ha creado entorno a un Dior parisino o francés sino abierta al mundo, y a sus peculariedades.

dior paris

De este modo, vemos prendas claramente inspiradas por los kimonos de la cultura japonesa, desfilando al lado de otras que parecen haber respirado el mismo aire que en África. La nueva colección atraviesa Europa, América, Asia y Áfria haciendo desfilar a modelos y culturas con los pies en el suelo, enfrentándose a la realidad diaria.

Para Raf Simons no se trata de cómo una mujer luce una prenda, sino cómo elige hacerlo, porque su libertad de elección refleja quién es en realidad.

dior paris haute couture

En esta colección destaca un vestido que es capaz de resumir por si mismo toda su esencia. Se trata de un vestido muy largo, sin mangas, completamente transparente, que se enfila encima de una culotte negra de cintura alta, y que marca la cintura.

Está claro que yo no soy una persona que pueda permitirse el lujo de comprar Couture. La única vez que tuve ese privilegio fue cuando me casé y me hicieron el vestido a la medida. Reconozco que fue una auténtica pasada. El poder elegir la tela, la forma, el que te prueben una toile para que te puedas hacer una idea aproximada de cómo será, el ir viendo cómo va tomando forma el vestido cada vez que te llaman para irte a probar. Es una experiencia única en la vida que disfruté cada segundo que duró.

Viendo la nueva colección de Raf Simons, está claro que tampoco soy lo suficientemente cosmopolita ni he viajado lo bastante. Entiendo esa visión, que es casi más una misión, de intentar acercar la Haute Couture a la realidad, y me parece que va por buen camino. Pero, ¿de verdad cree que alguién va a pagar las cifras astronómicas que se barajan en la Haute Couture por ese traje completamente transparente que hemos visto, o por ese otro de inspiración japonesa en rojo y púrpura.

Está claro que los desfiles son espectáculo, pero me gustaría ver quién va a ser la valiente que se atrava a lucir sobre una alfombra roja cualquiera de estos dos modelitos. Aunque, quién sabe, ¡sorpresas te da la vida!

Más información | Dior En Embelezzia | La "Couture Made in Spain" de Nihil Obstat, moda no apta para usar y tirar

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir