Compartir
Publicidad

Cómo las esmeraldas de una madre acaban en una tiara para el perro

Cómo las esmeraldas de una madre acaban en una tiara para el perro
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Que me explique el señor Riwin Jirapolsek, un joyero tailandés, cómo se supone que honra las esmeraldas que pertenecieron a su madre en la cabeza de su perro, por muy lujosa que sea la tiara que ha realizado.

Lujosa porque está realizada en titanio y las susodichas esmeraldas y diamantes, con un total de 250 kilates: la tiara que luce el perrito está valorada en 4,2 millones de dólares.

La lució cual príncipe imperial en una exhibición para perros y fué la estrella, claro. Además, el gusto por las joyas en Tailandia no es precisamente el mío, como imagino que tampoco el tuyo. Mamá, yo nunca te haré tal honor.

Vía | Bornrich
En Embelezzia | Las mascotas más privilegiadas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos