La receta de salsa bechamel que siempre sale perfecta (y sin un solo grumo)

La receta de salsa bechamel que siempre sale perfecta (y sin un solo grumo)
Sin comentarios

Croquetas, canelones, lasaña o espinacas a la crema son algunos de los platos que cuentan entre sus ingredientes la bechamel, una de las salsas más deliciosas que podemos utilizar en la cocina. Así que, con la ayuda de los expertos de Directo al paladar, vamos a aprender a hacerla con la receta definitiva para que siempre quede perfecta, sedosa y por supuesto sin un solo grumo. Hacer una buena bechamel casera y rápida no entraña ningún misterio y es mucho más sencillo de lo que parece.

Ingredientes

Para 6 personas
  • Mantequilla 50 g
  • Harina de trigo 50 g
  • Leche entera 600 ml
  • Sal al gusto
  • Nuez moscada (molida. Un pellizquito)

Cómo hacer salsa bechamel

Dificultad: Media
  • Tiempo total 40 m
  • Cocción 40 m

Para hacer la salsa bechamel, empezamos poniendo una sartén al fuego y añadiendo 50 gramos de mantequilla. En cuanto se funda, agregamos la misma cantidad de harina y removemos formando una pasta. Si vamos a querer una bechamel más fina o más espesa, podemos alterar un poco esta proporción o jugar con la cantidad de leche y el tiempo de cocción / evaporación.

Cuando la harina y la mantequilla estén bien mezcladas, vamos agregando la leche sin dejar de remover. Este es el momento de cambiar la cuchara de palo por las varillas y así evitar que se formen los temidos grumos. La clave es ir añadiendo la leche poco a poco, para que no haya cambios de temperatura.

bechamel

Pueden conseguirse mejores resultados con la leche muy caliente y agregándola cacito a cacito, sin añadir más cantidad hasta que la anterior haya sido absorbida por la masa. Y eso sí, siempre removiendo sin parar, haciendo movientos circulares o dibujando ochos en la sartén, para que la salsa bechamel siempre esté en movimiento.

Cuando se haya agregado toda la leche, es el momento de probar y añadir la sal y el clásico toque de nuez moscada, tan característico de la bechamel. No obstante, si quieres una bechamel más espesa, dedica más tiempo y deja que el líquido se vaya evaporando poco a poco mientras la sartén se llena de burbujas.

Pese a todo, aunque hayas seguido todos los pasos con cuidado, nadie está libre de que aparezcan grumos. Esto suele suceder al principio del proceso y si con las varillas no los consigues disolver en la leche, puedes recurrir a la batidora y después retornar la salsa ya triturada a la sartén y continuar con la elaboración.

bechamel

Philips Batidora amasadora Philips HR3740/00 con función Turbo

Nota: algunos de los enlaces de este artículo son afiliados y pueden reportar un beneficio a Trendencias

Fotos | Directo al paladar

En Trendencias | Las 15 mejores pastelerías de moda que no debes perderte en Madrid

Temas
Inicio