Publicidad

Victorio & Lucchino en la Pasarela Cibeles Otoño-Invierno 2007/2008

Victorio & Lucchino en la Pasarela Cibeles Otoño-Invierno 2007/2008
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Una temporada más el dúo Victorio & Lucchino nos vuelve a sorprender con un magnífico desfile. Qué piezas, qué diseños, qué patrones, como si de alta costura se tratase. Lleno hasta la bandera y a ritmo de Cocoroise y Anthony & The Johnsons, comenzó un desfile en color negro de look rockero con chaquetas entalladas sobre las que descansan cinturones anchos XXL, muy ajustados, como si fueran corsés, y adornados con piezas de metal doradas, conjuntadas con mallas de costuras marcadas.

Sin embargo, esta silueta se va cambiando a medida que transcurre la muestra y se convierte en un desfile romántico, gracias a diseños plagados de encajes, mangas abullonadas, medias tupidas con pedrería y cuellos victorianos, como si se obras de arte se tratara. Y es que en la segunda parte del desfile, la mejor en mi opinión, los diseñadores sevillanos se decantan por la silueta extremadamente femenina, con modelos para mujeres muy esbeltas y delgadas, que ya sabemos que son el patrón que a Victorio & Lucchino más les gusta. Terciopelo, pana, gabardina, piel, encaje, punto, raso, terciopelo y habatoi son lo materiales empleados en sus obras.

En Couture y olé, que así se denomina la colección, llaman la atención sus vestidos cóctel en tejido plastificado con estampado floral, sus abrigos de línea años 50 con grandes solapas y la utilización de la piel para ribetear escotes, bajos y puños. Para terminar, los sevillanos presentaron una línea de vestidos de noche en color rojo, que supongo, homenajeaba el día de San Valentín. Elegantes, sensuales, sexys....en definitiva, espectaculares, con un gran trabajo de encajes en la parte superior.

Para el hombre se decantan por una sofisticada línea de sport, con cazadoras de piel entalladas, con doble botonadura y amplias solapas. Pantalones sastre de corte pitillo, abrigos de lana, cárdigans de punto y chaquetas de corte impecable. Lo mejor los trajes de terciopelo, que ya se han convertido en todo un clásico por parte de los diseñadores sevillanos.

Inspirada en la ciudad y el ensueño, una vez más han conseguido que los allí presentes soñáramos durante un rato, el tiempo que duró el desfile, porque sus diseños sí que son de ensueño. Entre los invitados dos ministras, Carmen Calvo y Magdalena Álvarez y Valerio Pino, el profesor de pasarela de Supermodelo 2006.

Vía | Vogue

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir