Compartir
Publicidad

Así es como Choupette, la querida gata de Karl Lagerfeld, podría haber heredado parte de la fortuna del káiser de la moda

Así es como Choupette, la querida gata de Karl Lagerfeld, podría haber heredado parte de la fortuna del káiser de la moda
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Choupette, una gata de raza birmana, era el amor de la vida de Karl Lagerfeld. Tanto es así que, en vida del káiser de la moda, el felino tuvo dos personas a su servicio y, tras su fallecimiento, será una de las herederas de la fortuna del modisto, tal y como afirman distintos medios internacionales.

La gata, que viajaba con Lagerfeld y acudía a reuniones, desfiles y otro tipo de eventos, llegó a ganar su propio dinero participando en campañas publicitarias de marcas como Opel o Shu Uemura por las que se embolsó más de tres millones de dólares, según declaró el propio Karl al New York Magazine hace unos años.

Ahora bien, a pesar de lo jugosa que resulta una noticia tan excéntrica como esta, ¿es legalmente posible que Karl Lagerfeld le haya dejado el equivalente a 132,7 millones de euros, según datos de El Español, a su mascota?

Tal y como informa el portal Testamenta, hay lugares como Estados Unidos en los que es posible hacerlo. En el país norteamericano, por ejemplo, se permite hacer literalmente lo que uno quiera con sus sus bienes. Sin embargo, no es el caso de la legislación Francesa, donde residía Lagerfeld.

Tal y como informa en gabinete de abogados Jadde Avocats, en Francia está prohibido nombrar heredero a un gato porque los animales no son reconocidos como personas físicas o jurídicas. Sin embargo, sí lo permite la ley alemana, país del que Lagerfeld conservaba la nacionalidad.

No obstante, a no ser que Karl lo hubiera dejado todo arreglado previamente para que su testamento se ejecutara por la vía alemana, lo normal es que se aplique la ley del país en el que residía el fallecido.

En el momento de escribir este artículo, todavía se desconocen de forma pública los pormenores de su testamento pero, incluso en el caso de que se resuelva en Francia, el diseñador habría tenido otras formas alternativas de hacer cumplir su voluntad en territorio galo.

Karl podría haber creado una fundación para la gata a la que sí podría legar el dinero. Otra opción es que se hubiera acordado de designar quién sería el próximo dueño de Choupette. En este caso, la persona en cuestión heredaría el importe correspondiente con el fin de invertirlo en los cuidados de la gata.

De todos modos, nombrar un nuevo dueño es algo que necesariamente tendría que hacer incluso pudiendo legarle toda su fortuna directamente a ella puesto que es evidente que Choupette no puede administrarse su propio dinero.

En este sentido, los rumores que recoge el Independent apuntan a que los encargados podrían ser el modelo Brad Kroenig y su hijo Hudson, de quien Lagerfeld era padrino.

También se ha especulado que otros posibles herederos de su fortuna podrían ser su guardaespaldas, que era su mano derecha, y una modista.

Si al káiser de la moda le preocupaba tanto dejar acomodada a su gata es porque sabía que es de gustos caros. Está acostumbrada a viajar en primera clase o aviones privados y a celebrar su cumpleaños por todo lo alto, recibiendo regalos de grandes marcas.

También tiene su propia cuenta de Instagram con 180.000 seguidores y un libro publicado en el que narra cómo su vida junto a su célebre dueño.

Haya podido legarle o no directamente el dinero a Choupette, y con la cantidad de amigos de la jet set que lloran la muerte de Lagerfeld, lo que está claro es que a la gata no le va a faltar de nada.

Foto | Instagram de Choupette.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio