Compartir
Publicidad

Catherine Deneuve y otras intelectuales y artistas francesas se posicionan contra el movimiento #MeToo por su «puritanismo sexual»

Catherine Deneuve y otras intelectuales y artistas francesas se posicionan contra el movimiento #MeToo por su «puritanismo sexual»
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El movimiento #MeToo, hashtag que sirve como nombre genérico para todas las denuncias públicas sobre casos de acoso sexual, especialmente en la industria del cine en Hollywood, lleva meses en boca de todos. Desde que saltó el escándalo de Harvey Weinstein hasta esta última gala de los Globos de Oro, en que la reivindicación fue la protagonista, pasando por el nombramiento de las mujeres que rompieron su silencio como «persona del año» de la revista Time. Y, hasta ahora, todo han sido apoyos al movimiento. Hasta que ha llegado el manifiesto de un grupo de cien intelectuales y artistas francesas, con Catherine Deneuve a la cabeza, que denuncian que tras esta nueva ola de pensamiento se esconde un cierto «puritanismo sexual». Se ha publicado en Le Monde, y la polémica está servida.

Las firmantes del manifiesto alertan sobre las consecuencias que el movimiento feminista actual puede tener sobre las manifestaciones culturales, y mencionan las protestas en París ante una retrospectiva de la obra de Roman Polanski, la petición de retirar una obra de Balthus del Met de Nueva York o el hecho de que algunos de sus editores (hay varias escritoras entre las firmantes, como Catherine Millet, por ejemplo) les hayan pedido que sus personajes masculinos sean menos sexistas o que hagan más explícitos los traumas padecidos por los personajes femeninos.

Time

«La seducción insistente o torpe no es un delito, ni la galantería una agresión machista»

«Como mujeres, no nos reconocemos en este feminismo que, más allá de las denuncias sobre los abusos de poder, pone el rostro del odio a los hombres y la sexualidad», afirman tajantemente. Admiten que la violación es un crimen, pero «la seducción insistente o torpe no es un delito, ni la galantería una agresión machista», yendo de este modo en contra de lo manifestado en los últimos meses desde la mayoría de representantes del feminismo mundial.

Consideran, además, que se está produciendo, bajo el #MeToo, una campaña de delaciones y acusaciones públicas hacia hombres a los que no se les da la posibilidad de defenderse. Y afirman, también, que es el regreso de una moral victoriana que no favorece la emancipación de las mujeres, sino que está al servicio de los enemigos de la libertad sexual, como los extremistas religiosos.

Imágenes | Gtresonline, Time.

En Trendencias | Las mujeres valientes que han roto el silencio, personaje del año para Time

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos