Compartir
Publicidad

Primera fiesta en honor de Valentino en el Templo de Venus

Primera fiesta en honor de Valentino en el Templo de Venus
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como ya sabéis, Valentino Garavani está de aniversario: celebra 45 años dedicados al mundo de la moda como diseñador. Semejante cumpleaños merece una celebración a la altura, o, mejor aún, cinco. Por ello, tras inaugurar la exposición "Valentino en Roma: 45 años de estilo" el pasado viernes, se celebró por la noche una fiesta en el antiguo Templo de Venus, situado cerca del Coliseo.

Según cuentan en Hola, Valentino no dudó en en echar el resto en esa primera fiesta celebrada en Roma en su honor: las mesas estaban vestidas con manteles de hilo de Flandes, la cubertería elegida era de plata, y más de 15.000 flores adornaban el espacio escogido para la cena. Lo mejor para sus invitados, entre los que se encontraba lo más selecto del mundo del cine, la moda y la aristocracia.

Rosario Nadal, Princesa de Preslav, fue la elegida como pareja por el couturier para hacer su entrada triunfal en la alfombra roja. Fiel al diseñador, la mujer de Kyril de Bulgaria, fue hace unos años la imagen de la firma, y el propio Valentino (que diseñó su traje de novia) siempre la ha nombrado como una de sus musas.

Otras incondicionales a sus románticos trajes, también princesas por matrimonio de reinos sin corona, son las hermanas Miller: Marie Chantal, mujer de Pablo de Grecia, y Alexandra, exmujer de Alexander von Furstenberg. Ambas llevaron trajes del homenajeado, mucho más elegante el de la primera que el de la segunda.

Entre las aristócratas asistentes, entre los que estaba también Farah Diba, sólo los miembros de la familia real monegasca conservan su trono. Claro que las mujeres Grimaldi, novia de Andrea Casiraghi incluida, también se distinguieron del resto de las invitadas por ser las únicas que no llevaban ropa diseñada por Valentino. Por eso, y por, en mi opinión, ser las más chics sobre la alfombra roja. Al menos, Carolina y su hija Charlotte. Belleza, elegancia natural y un little black dress de Chanel. Poco más se necesita para ir perfecta a una fiesta.

También acompañaron a Valentino en su primera gran noche compañeros de profesión. Manolo Blahnick, Christian Louboutin, Donatella Versace, karl Lagerfeld, Carolina Herrera, Tom Ford y Giorgio Armani fueron algunos de los diseñadores de moda invitados. Y bueno, también éstos prefirieron vestirse por ellos mismos que confiar en el saber hacer del italiano.

Así, Carolina Herrera elegió un juvenil vestido tipo cóctel de su propia colección; Tom Ford lució uno de sus trajes de lujo; y Giorgio Armani, acompañad por su sobrina Roberta, fue vestido de Armani.

El mundo de la moda también estaba representado por dos de las mujeres más influyentes de la prensa especializadas: Franca Sozzani, directora de la edición italiana de la revista Vogue, y Anna Wintour, su homóloga en Estados Unidos. Ambas prefirieron trajes tipo cóctel antes que un vestido largo.

El vestido blanco de Sozzani, que curiosamente cubría sus hombros con una rebeca de punto al estilo Wintour, era de Valentido. El de su compañera, menos romántico, no estoy segura.

Por supuesto, tratándose de una fiesta del mundo de la moda, no podrían faltar las tops models: Astrid Muñoz, Valeria Mazza, Claudia Schiffer (otra de las novias del italiano) y la guapísima Natalia Vodianova estuvieron entre las invitadas a la cena.

Curiosamente la tops asistentes coincidieron en que sus trajes eran vintage y en color negro o blanco, aunque los cuatro eran de estilos distintos. La que no coincidió con ellas fue Elle MacPherson, que llevó un traje semitransparente en tono champán.

Junto a Elle MacPherson entró Uma Thurman, la más elegante de las actrices asistentes. Todas vestidas también de blanco o de negro. Porque el vestido de Sarah Jessica Parker era bonito, aunque un poco rococó, pero esa torerilla brocada tan ochentera que se puso encima dejaba bastante que desear.

Anne Hathaway, que llevaba un little black dress con motivos vegetales en pedrería, era la única que podría hacerle sombra a la Thurman. Ya que ni el cursilón traje de Elisabeth Hurley, ni el vestido calado de Claire Danes (muy poco vestido para ese tipo de fiesta) estuvieron entre los mejores de la noche. Una noche llena de glamour del de verdad.

Vía | Style.com Sitio oficial | Valentino

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio