Publicidad

Front-row en el desfile de Givenchy

Front-row en el desfile de Givenchy
6 comentarios

Publicidad

Publicidad

Carine Roitfeld (e hija) no podía faltar al desfile de uno de sus máximos protegidos: Riccardo Tisci, o lo que es lo mismo, el director creativo de Givenchy. Esa casa a la que le pasa como a Balenciaga, la feminidad se ha perdido en favor de la trangresión entre futurista y gótica. En el caso de Givenchy, la transición ha sido cien por cien tenebrosa pero efectiva, ya que en pocos años ha logrado reflotar un maison histórica pero prácticamente olvidada.

A Carine le encantan los leggins de cuero, las chaquetas de napa, las maxi-hombreras, las botas altísimas, el exceso de lycra y el abuso del negro, su color fetiche y el color de la casa. Y así de oscura la veíamos ayer en la primera fila de su desfile junto a su inseparable vástaga.

Y no estuvo sola.

La modelo rusa Natalia Vodianova acudía junto a su multimillonario marido, muy guapa (aunque estaría guapa con cualquier cosa) vistiendo una de las propuestas de Givenchy para este otoño/invierno, el mismo vestido de inmensos collares con el que justamente el otro día veíamos a Jennifer López, que en este caso no se salva ya que la comparación es odiosa.

Anna Wintour, la antítesis de Carine en cuanto a estilo, acudía sola y enfundada en un trench verde firmado por su amiga Miuccia Prada.

Milla Jovovich, la modelo-actriz-diseñadora prolífica, se presentaba en el desfile perfectamente escoltada por su arido, y muy acorde con la tónica de la firma: de riguroso negro con pantalón pitillo ajustado.

También pudimos ver por allí a una hija y nieta de diseñadores: Margherita Missoni, tan sobria y encantadora como siempre.

En trendencias | El front-row en el desfile de Christian Dior, Front-row en el desfile de Gucci

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios