Publicidad

¿Alguien podría explicarme por qué el público aplaude sin parar (y sin sentido) en los desfiles?

¿Alguien podría explicarme por qué el público aplaude sin parar (y sin sentido) en los desfiles?
5 comentarios

Después de estar todo el fin de semana en el recinto ferial (nunca mejor dicho) de Ifema para disfrutar de la** Mercedes-Benz Fashion Week Madrid** no he parado de pensar. Pensar por qué no viene ninguna "it girl" internacional, ninguna editora con rostro conocido, por qué no se hacen los desfiles en el centro de Madrid y por qué la gente aplaude en los desfiles una y otra vez sin ningún sentido lógico.

Gracias a Dios he podido viajar a las pasarelas más importantes del mundo como París, Milán y Nueva York y nunca me había pasado algo como lo que me ocurrió en el desfile de David Delfín, desde principio a fin aplauso en cada una de las salidas del diseñador. Me lo podría haber explicado si la colección cortase la respiración pero precisamente lo que cortaba era el estilo. Una colección básica, muy poco original y con destellos de otros diseñadores. Pues nada, los aplausos no paraban ni un minuto.

Ulises Merida 103

He visto prendas de Chanel de llorar, desfiles enteros de Dior que son obras de arte y prendas tan delicadas como las de DELPOZO y en ninguno de esos desfiles el público se ha convertido en "tablao flamenco". Está bien aplaudir cuando sale el diseñador a saludar incluso en el carrusel final pero de verdad aplaudir un vestido que no tiene ni gracia es algo absurdo.

Pero si eres diseñador y quieres que te aplaudan sin parar no hace falta que hagas una buena colección ni siquiera una colección bonita. Tan solo tendrás que poner kilos de brillo o lentejuelas en un vestido largo, volantes hasta la saciedad y telas que vuelen por cualquier lado. Con esto ya tendrás esos aplausos que tan nervioso me ponen y que espero que poco a poco se vayan perdiendo en la "preciosa" moqueta negra de Ifema.

Fotos | Cordon Press

En Trendencias | Delicadeza en estado puro en la colección Primavera/Verano 2016 de Teresa Helbig

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio