Qué fue de Estefanía de Mónaco, la princesa rebelde que desapareció siguiendo el ejemplo de Lady Di

Qué fue de Estefanía de Mónaco, la princesa rebelde que desapareció siguiendo el ejemplo de Lady Di
Sin comentarios

Fue un icono en los años ochenta, cuando protagonizaba las portadas de las revistas con noticias de una juventud rebelde y una vida amorosa llena de romances que acababan mal (que si Rob Lowe pro aquí, que si Van Damme por allá...). También intentó hacer carrera en la música y, más tarde, en el circo. Sin embargo, Estefanía de Mónaco (en francés, Stéphanie Marie Isabelle Grimaldi) vive ahora completamente alejada de la vida pública por elección propia y dedicada a las obras benéficas. Esta es su historia de drama y superación personal.

El accidente en el que murió Grace Kelly

A la hija pequeña de Raniero III de Mónaco y Grace Kelly, la muerte de su madre en un accidente de coche en el que ambas viajaban juntas cuando era adolescente la hizo cargar con el peso de una culpa impuesta por la sociedad y los medios de la época, además del dolor propio por la pérdida en sí.

A pesar de lo aparatoso de un accidente en el que el coche cayó al vacío durante 50 metros y otros cuarenta por una ladera para acabar estrellándose del revés en la parcela de una villa, Estefanía únicamente recibió un fuerte golpe en las cervicales. Esto hizo que se rompiera dos costillas y la clavícula. Aunque pudo salir del coche por su propio pie.

Una vida vida llena de nuevas experiencias y amoríos

Corría el año 1982 y aquel acontecimiento la atormentaría llevándola a una búsqueda frenética e incesante por encontrar su lugar en el mundo. De este modo, intentó ser modelo, cantante (con su primer sencillo, Ouragan, consiguió vender más de dos millones de copias pero no le fue tan bien con su segundo disco), diseñó bikinis bajo la marca Pool Position y hasta vivió en un circo. Sucedió cuando salía con el domador de elefantes Franco Knie, con quien recorrió Europa en una roulotte de circo.

Fue la reina de los top less robados en la prensa del corazón, donde también ocupó páginas por su agitada vida sentimental, que incluyó a hijos de actores famosos, estrellas juveniles de la época, empresarios y dos de sus guardaespaldas.

Primero fue Daniel Ducruet, con el que se casó y tuvo a dos de sus hijos: Louis y Pauline. Sin embargo, su hitoria de amor terminó cuando los paparazzi lo pillaron dándose el lote una piscina con Miss Bélgica. Las fotos, muy explícitas, dieron la vuelta al mundo y el divorcio fue inmediato. Después fue Jean Raymond Gottlieb, padre de Camille, su tercera hija. Sin embargo, solo se casaría por segunda vez con el acróbata Adans Lopez Peres, en 2003, aunque su matrimonio solo duró un año.

No es de extrañar que acabara huyendo del foco público. A día de hoy, Estefanía no concede  casi entrevistas, posa para fotos en contadas ocasiones y se pasea o hace la compra vestida de manera informal como un monegasco más. Como una Lady Diana francófona, divide su tiempo entre sus hijos y a aprovechar su posición y notoriedad para ayudar a quienes más lo necesitan. Lo hace través de las asociaciones sociales y culturales de las que es presidenta. Sobre todo, a la que ella misma creó en 2004 contra el sida: Fights Aids Monaco.

Dl U525450 010
@Pool/ABACA (Gtres)

Eso sí, sigue siendo Alteza Serenísima y no se arrepiente de haber vivido la vida como ella ha querido. De hecho, el 1 de febrero de 2015, al cumplir 50 años, la princesa declaró: "He vivido varias vidas en una. Me gusta la vida con todo lo que me aporta y aprovecho cada instante. Acabe bien o mal… Sin pesares". Toda una lección.

Foto de portada | Olivier Huitel / Pool Restreint Monaco / Bestimage (Gtres)

Temas
Inicio