Charlène de Mónaco ni está ni se la espera: se marcha a Sudáfrica sin billete de vuelta por este motivo

Los rumores señalan que la princesa y Alberto de Mónaco viven separados y solo se encuentran con cita previa

k
Sin comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail

Nos sobran dedos a la hora de contar el número de veces que hemos visto a Charlène de Mónaco sonreír en público. Motivo por el que la apodan como la 'princesa triste' desde que se casara con Alberto de Mónaco. Los rumores de divorcio entre estos royals nunca cesan, y ahora han cogido más fuerza a raíz del regreso de la ex modelo a Sudáfrica, donde ha vuelto dos años después de sus problemas de salud, y sin la compañía de su marido.

Parece que ambos son felices cuando NO tienen al otro a su vera. Y a las pruebas me remito. Por un lado, Alberto lo ha pasado bomba junto a sus amigos en el Festival de la Cerveza de Alemania. Por su parte, Charlène, según diversos medios, no parecía disgustada (que ya es decir) cuando le tocó presidir las competiciones de la Fundación Princesa Charlène de Sun City, festejadas el pasado fin de semana.

Son varios los actos que Wittstock tiene previstos en Sudáfrica con su Fundación. Mientras, en Montecarlo, el príncipe se ha dejado ver en la apertura de una exposición dedicada a Picasso junto al nieto de este, de nombre Bernard. También, el último sábado lució palmito por el Oktober Fest de Munich, y según comunican en 'Mujer Hoy', en dicha fiesta estuvo su ex, Nicole Coste, madre de su hijo Alexandre.

h

No obstante, Alberto y Charlène sí posaron juntos cuando les tocó acompañar a sus peques en el inicio de curso del colegio François d' Asside-Nicolas Barre. Hecho, cuanto menos, insólito ya que los últimos años ha sido ella la que, sola, los ha llevado a la escuela. Y salvo aquella vez que, tras sus vacaciones en Marsella, aparecieron los dos en un partido del mundial de Rugby, cada uno ha hecho su vida por separado.

Fotos | Gtres

En Trendencias | Calvin Klein firma las zapatillas llenas de modernidad que tu armario necesita (y que cuestan menos de 60 euros)

En Trendencias | Sufría por ser tan patosa en la cocina. Hasta que me topé con esta freidora de aire

Inicio