Publicidad

Trabaja tu abdomen con el hula-hoop

Trabaja tu abdomen con el hula-hoop
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Muchas veces acabamos hartas de las interminables series de abdominales tradicionales (tumbadas boca arriba y levantando la parte superior de nuestro tronco); no sólo eso, sino que en muchas ocasiones debido a una mala técnica acabamos por hacernos daño en el cuello o sobrecargando las lumbares. Por eso, en Trendencias Belleza nos hemos preocupado de daros algunas alternativas como, por ejemplo, el plank abdominal del que hablamos hace tiempo.

Hoy os traemos otra alternativa más, pero en este caso mucho más divertida y que hará que nos sintamos como niñas por unos momentos: el hula-hoop. Este juguete gozó de una gran popularidad en los años 50, pero yo recuerdo jugar con él cuando era una niña (y no soy tan mayor, ¿eh?). El aro o hula-hoop nunca ha pasado de moda, de hecho son muchas las tiendas que lo comercializan hoy en día. ¿Sabías que puede servirte para trabajar tus abdominales?

Quien más, quien menos, todas hemos hecho nuestros pinitos con el hula-hoop. Y las niñas de hoy en día lo siguen haciendo: seguro que tenéis alguna prima o sobrina que tiene el aro en casa. Y si no lo tiene, es un estupendo regalo que le podéis hacer: le hará despegarse de la televisión, salir a la calle a jugar y, como mucho, sólo sufrirá algún jarrón de casa si decide practicarlo indoors.

Pues bien, bailar el hula-hoop es un estupendo entrenamiento para nuestros abdominales: todo el tiempo que estemos manteniendo el aro en el aire, nuestra pared abdominal se mantendrá activada, y también la musuculatura profunda de nuestro abdomen. Si recordáis, es lo mismo que ocurre cuando practicamos el plank: abdominales contraídos todo el tiempo.

Además, para que el aro no se caiga realizamos movimientos circulares con la articulación de la cadera: esto, por un lado, nos ayuda a movilizar toda esa zona, que no está muy acostumbrada a ese tipo de movimiento (a no ser que bailéis reggaetton, que todo puede ser). Por otro lado, al mover la cadera en círculos, cambiamos el punto de gravedad de nuestro cuerpo: nuestros músculos abdominales son los encargados de estabilizarnos cuando esto ocurre, así que de este modo también los ponemos a trabajar.

Otra de las capacidades físicas que trabajamos con el hula-hoop es nuestra coordinación: tendremos que hacer que varios grupos musculares trabajen unidos y coordinados para conseguir el movimiento ondulante que mantiene el aro en el aire.

Si os animáis, recordad mantener una buena postura cuando estéis practicando: al concentrarnos en mantener el abdomen activado solemos tensar mucho nuestros hombros y cuello. Centraos en llevar una postura relajada, con el cuello libre de tensiones y los hombros alejados de las orejas. Que el movimiento sea fluido y salga de la manera más natural posible.

Así que ya sabéis: los abdominales no sólo se entrenan en el gimnasio. Si queréis un entrenamiento divertido y que podéis compartir con los más pequeños de la casa, coged el hula-hoop ¡y a bailar!

Imagen | Thinkstock En Trendencias Belleza | Vientre plano sin hacer abdominales

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir