Compartir
Publicidad

Piernas firmes con patinaje

Piernas firmes con patinaje
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Se acerca el momento de sacar las minifaldas y los shorts del armario de cara a la próxima primavera: ¡que el buen tiempo no os pille desprevenidas! Si queréis tonificar el tren inferior y tener unas piernas firmes, entonces el patinaje es vuestro deporte. Diversión y ejercicio con resultados que se notan.

¿Quién no ha tenido de pequeño un par de patines? Ahora el patinaje ya no es cosas de niños: cada vez más jóvenes y adultos se suman a practicar roller skating, bien por los beneficios que proporciona a la salud, o bien por el componente social y de diversión que supone. Si estás cansada del gimnasio y quieres probar algo diferente sal a la calle, ponte los patines y prepárate para lucir piernas esta primavera.

El patinaje probablemente sea uno de los mejores deportes para ejercitar nuestras piernas: mientras patinamos, nuestro tren inferior, haciendo especial hincapié en la zona interior y exterior de los muslos y los glúteos, es el responsable de todo el movimiento. Al mismo tiempo, nuestro core (zona abdominal y lumbar) nos mantiene en equilibrio y nos da estabilidad.

El trabajo cardiovascular que realizamos al patinar nos ayudará a quemar grasas: la mejor forma de hacerlo es mantener un ritmo constante de patinaje, en torno al 60% o 70% de vuestra frecuencia cardíaca máxima (o, si os es más fácil, un ritmo que os permita mantener una conversación de forma cómoda mientras realizáis el ejercicio) durante al menos 40 minutos.

La tonificación de las piernas es visible en poco tiempo: los abductores y aductores (los músculos responsable de mover las piernas hacia dentro y hacia fuera) se harán más fuertes si patinamos en terreno llano, mientras que los músculos que forman el glúteo y que dan forma a nuestro trasero (glúteo medio, mayor y menor) trabajan más intensamente en los terrenos inclinados.

Al patinar, sobre todo si practicamos velocidad, nuestro tronco va siempre un poco inclinado hacia delante: esto supone un trabajo constante de los abdominales y de la zona lumbar o espalda baja. Si además intentáis mantener el transverso contraído mientras patináis, el trabajo abdominal se verá multiplicado.

Nuestro tren superior también se ve implicado en el patinaje: el movimiento de los brazos nos da el impulso necesario para ayudar a moverse a nuestras piernas, y los hombros son los responsables de guiar al cuerpo cuando realizamos giros. Cuando patinéis procurad mantener los hombros y brazos relajados para que realicen un movimiento natural.

Aire fresco, naturaleza, la posibilidad de conocer gente nueva y mucho ejercicio de fuerza y cardiovascular: todas estas son las ventajas del patinaje, que nos puede ayudar a ponernos en forma para esta primavera. ¿Os animáis a hacer una ruta?

Imagen | Vanessa Jackman En Trendencias Belleza | Glúteos de cine: sentadillas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio