Publicidad

Los esmaltes de uñas Dior: así que pasen cincuenta años de lujosa y colorida trayectoria

Los esmaltes de uñas Dior: así que pasen cincuenta años de lujosa y colorida trayectoria
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Este año, los esmaltes de uñas Christian Dior acaban de celebrar un importante aniversario, pues cincuenta años no se cumplen todos los días. Un aniversario que, en mi opinión, no se ha festejado lo bastante pues, más que un producto cosmético se trata de un auténtico accesorio que ha acabado por destronar a las famosas barras de labios en el corazón de las mujeres sofisticadas y elegantes.

Y, aunque este verano, la firma dejó a más de una perpleja al apostar por el dúo Bahía, un dúo formado por colores tan potentes como el rosa fucsia o el azul petróleo - pertenecientes a su colección “Bird of Paradise de Dior” -, para coordinar y maquillar con uno las uñas de las manos y con el otro la de los pies, ¿qué os parecería si echásemos una mirada al pasado?

Duo

Como os decíamos al principio, los esmaltes de uñas fueron lanzados a finales de septiembre del año 1962. La promoción del nuevo producto se hizo a través de una importante campaña, que se sustentó mucho en grandes vallas publicitarias - como era normal en la época -, donde aparecía impresa una creatividad ilustrada por René Gruau en las que se podía leer un slogan que decía algo parecido a “En Dior faltaba el esmalte de uñas, ¡helo aquí!”.

Cincuenta años después, los expertos en marketing de esta importante firma han dado vida a maravillosos storytellings y colecciones cápsula, a las que no han dudado en bautizar con exóticos y sugerentes nombres que creen necesidades e inviten a adquirirlas.

Aniversario

Aunque al principio la gama sólo se componía de un blanco y de tres tonalidades de rojo, ésta no tardó en crecer. Gracias a los pigmentos orgánicos que llegaron para reforzar la fórmula, empezaron a hacer acto de presencia las tonalidades rosas y anaranjadas, lo que amplío muchísimo la paleta de posibilidades a la hora de combinarlas con la vestimenta.

En 1966 empezaron a fabricarse tonos de barras de labios a juego con los esmaltes de uñas para poderlos usar a la par, como una prolongación del New Look propuesto por Monsieur Dior. 1967 supuso una nueva innovación con la llegada del efecto nacarado.

Boca

La época que va de 1967 a 1979 podríamos decir, sin miedo a equivocarnos, que fue la era de Serge Lutens. Un período muy importante en el que la belleza fue capaz de adquirir algo tan importante como pueda ser la visión de la moda. Como consecuencia, se produjo toda una explosión de texturas, de materias, de colores con nombres tan evocadores como los nombres con los que se bautizan las colecciones de moda.

La década de los ochenta representa la época de las Working Girls. Fue el comienzo de la manicura francesa. En los noventa asistimos a una tendencias asimétrica de tonos acidulados. 1997 marcó el año de la laca blanca y el choque tecnicolor y anticonformista de Blue Vinyle o el Orange Plastique o, incluso, el del negro carbón. Colores provocadores y vibrantes para una mujer emancipada.

1999 supuso un año clave con el lanzamiento de la línea Diorific, una auténtica proeza tecnológica en lo relacionado con el brillo y la duración de las lacas de uñas. El 2002 es el año de la nueva línea Dior Addict, que causó un gran impacto entre las incondicionales de la marca por sus colores luminosos, más intensos que nunca.

En el 2007, el packaging que conocemos todavía hoy dio vida a un frasco de cristal transparente con un tapón gris metálico, siguiendo una estética depurada y muy chic.

Gris-Rojo

Para celebrar su aniversario, la firma reprodujo en edición limitada dos tonalidades: la 999 Rouge Altesse de un color rojo muy vivo, que era el color fetiche, el color de la vida, para Monsieur Dior, y que simboliza la feminidad absoluta; y la 707 Gris Montaigne, que fue la tonalidad que el diseñador eligió para pintar las paredes de su maison de couture en el número 30 de la avenue Montaigne. Un gris que simboliza como ningún otro color el chic eterno de Dior.

Los responsables de la firma invitaron también al artista Hoton Rower a Manhattan para realizar una performance, en vivo y en directo, relacionada con toda la paleta de colores de los esmaltes de sus últimas colecciones. El artista utilizó con generosidad las diferentes lacas, superponiéndolas en varias capas con el fin de realizar un estupendo mandala, de inspiración Pop Art. ¡Fantástico!

Arma de seducción masiva, los esmaltes de uñas se han convertido en un accesorio de lujo y suponen el perfecto toque final para el famoso look Dior, por lo que desfilan también, cada nueva temporada, en las pasarelas de la Fashion Week, y son objeto de muchas reviews y reportajes de belleza. ¿Os gustan los nuevos y atrevidos colores que propone la marca?

Más información | Dior En Trendencias Belleza | La colección "Dior Mystic Metallics", para el próximo otoño

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios