Publicidad

Falsos mitos en el gym: grasa localizada, abdominales y comida
Belleza

Falsos mitos en el gym: grasa localizada, abdominales y comida

Publicidad

Publicidad

Se acerca la época en la que es habitual apuntarse al gimnasio como buen propósito de año nuevo. Nosotras apostamos por el ejercicio todo el año, pero estas fechas son buenas para encontrar la motivación que a veces nos falta y comenzar a ponernos en forma.

Como no queremos crear falsas expectativas ni que os encontréis con sorpresas al llegar a la sala o a las clases, hoy os traemos una serie de mitos o falsas creencias del gimnasio al descubierto. Que no os tomen el pelo con productos "estupentásticos" o ejercicios milagrosos: entrenamiento, descanso y alimentación adecuada, mezclados con un poquito de constancia y paciencia, son los ingredientes clave de esta receta.

No se pierde grasa localizada de una zona del cuerpo

Mitos-gym

Si nuestras armas son el ejercicio y la dieta, que no os engañen: no podemos seleccionar de qué parte de nuestro cuerpo perdemos la grasa. Al llevar una dieta hipocalórica y al hacer ejercicio perdemos peso y grasa de forma global, de todo nuestro cuerpo. Otro tipo de tratamientos como los invasivos, incluidas las cirugías, pueden acaba con grasa localizada, pero igualmente deberemos generar un cambio de hábitos en dieta y ejercicio para que esa grasa no vuelva a aparecer.

Sí es cierto que no toda la grasa es igual y que no la almacenamos de igual manera en todas partes: la grasa periférica (la que se sitúa en brazos, piernas, etc) es más fácil de eliminar que la grasa visceral (la que se encuentra en nuestros órganos, sobre todo en la zona del abdomen). Por eso a veces perdemos peso pero nos cuesta más eliminar ese michelín rebelde que se resiste a desaparecer.

Hacer 5000 abdominales diarios no hará que reduzcas tu cintura

Mitos-gym

Sobre todo si no cuidas tu alimentación. Y es que en el mundo del ejercicio más no es mejor: mejor es mejor. Es mucho más productivo entrenar de forma inteligente durante 45 minutos que pasarnos horas y horas en el gimnasio viendo el tiempo pasar. La intensidad del entrenamiento es parte de toda esta ecuación donde el HIIT, entrenamiento por intervalos de alta intensidad del que ya hemos hablado en alguna ocasión, es la estrella.

El descanso que damos a nuestro cuerpo es igual de importante que el entrenamiento. Si concretamente hablamos de los músculos de nuestra zona abdominal, estos deben recibir el mismo trato que todos los demás: con entrenarlos tres días a la semana es más que suficiente. Eso sí, hay que hacerlo con una buena técnica y con intensidad.

Voy al gimnasio, puedo comer lo que quiera

Mitos-gym

Por poder, puedes. Pero no es la mejor idea si lo que buscas es llevar un estilo de vida sano, y mucho menos si lo que quieres es perder peso. Sin una buena alimentación (hipocalórica si quieres bajar de peso) con los nutrientes adecuados, no hay ejercicio que valga. Puedes hacer 1000 abdominales, pero si luego te alimentas mal te estarás boicoteando a ti misma. Ejercicio y alimentación saludable deben ir de la mano.

Debemos dar la importancia que se merecen a las comidas del perientreno, es decir, lo que comemos antes y después de entrenar. Una hora u hora y media antes de acudir al gimnasio es buena idea aportar energía a nuestro cuerpo en forma de carbohidratos, por ejemplo, un buen puñado de frutos secos que harán que lo demos todo en el gym. Después de entrenar, además de rehidratarnos, debemos reponer carbohidratos y añadir algo de proteína: una tostada de pan integral con pechuga de pavo o queso fresco es ideal.

¿Qué mitos habéis oído sobre el gimnasio? ¿Cuáles os gustaría que tratásemos aquí? ¡Estamos abiertas a vuestras sugerencias y auguramos próximos capítulos de esta serie!

Imágenes | Thinkstock #1 #2 #3 #4
En Trendencias Belleza | Falsos mitos en el gym: ¿el spinning ensancha las piernas?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir