Compartir
Publicidad

El peligro de las cuchillas de dos hojas

El peligro de las cuchillas de dos hojas
0 Comentarios
Publicidad

No sé si os habrá pasado alguna vez pero por si acaso voy a utilizar este post para recordaros lo peligrosas que son las cuchillas de dos hojas. Seguro que si las habéis usado habréis podido comprobar que siempre termináis con pequeñas (y no tan pequeñas) cortadas de las que en un principio no os habéis percatado pero luego ves la sangre correr por tu pierna o cara (si eres chico) acompañada de un escozor y te das cuenta de la que has armado.

Vale sí, son bastante cutres estas cuchillas pero a veces en un momento de apuro compras las más “baratas” o las únicas que encuentras a esas horas y en ese lugar oscuro como si del mercado negro se tratase, o sea las que son de dos hojas y luego pasa lo que pasa.

Yo creo que no es culpa del consumidor porque estas cuchillas ya tendrían que estar fuera del mercado hace tiempo, habría que hacer como en las cajetillas de tabaco colocar una pegatina de advertencia “cortan pero se aceleran” porque nadie se piensa que algo que está destinado a rasurar te pueda llevar un buen trozo de piel, que precisamente eso fue lo que ví el otro día, uf que dentera, un trozo colgando de la cuchilla…

La causante del atentado contra la pierna era una cuchilla Gillette de dos hojas, precisamente las que véis en la portada. Con esto no quiero atacar a Gillette sino a todas las casas que venden este tipo de cuchillas, ya sea Bic, Wilkinson, etc… que tienen aún estas cuchillas y que nos venden al lado las de tres hojas.

Sí, las de tres hojas son muy sofisticadas y muy futurísticas ellas pero a un precio desorbitado cuando se trata de algo que hay que comprar cada poco tiempo. Quizás el truco resida en eso, hago unas muy malas que cortan por todas partes y otras mejores pero tres veces más caras, seguro que después de cortarte una vez, la próxima vez ya no compras cualquier cuchilla, vaya vaya…

Y no sólo son de dos hojas sino que son rígidas como la pata de un santo y nada ergonómicas como las otras, oye quizás en estos momentos de crisis alguien opte por ir con pelos en las piernas, axilas o sabe dios donde, mejor eso que con heridas, pero piensenselo bien antes porque quizás comience también su crisis amorosa, pasional amatoria y con los tiempos que corren, ya no sabe uno o una si pesa más la balanza del dinero o del amor…

En Arrebatadora | Cuchillas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio