Cinco trucos para no tirar la toalla con tus nuevos propósitos este curso

Cinco trucos para no tirar la toalla con tus nuevos propósitos este curso
Sin comentarios

Ya nos hemos fijado los objetivos de este nuevo curso siguiendo los cinco pasos básicos que nombramos en anteriores posts, comenzamos los primeros días con mucha energía... ¡y ahora toca mantenerla! Hoy os traemos unos puntos clave que nos ayudarán a no tirar la toalla con los nuevos propósitos, ¡tomad nota!

Todos tenemos tropezones, épocas buenas y un poco menos buenas, momentos en los que queremos abandonar... Todos hemos pasado por ello: hang in there, baby! No tires la toalla a la primera de cambio: a la larga los beneficios serán mucho más satisfactorios que el sacrificio del momento.

Motívate a través de los sentidos

La motivación no es sólo algo mental, sino que también podemos convertirlo en algo físico y que nos sirva de ayuda en momentos de bajón. Busca estímulos visuales y auditivos que asocies con ideas positivas y que te animen a seguir hacia delante.

Por ejemplo, las llamadas "powersongs" durante los entrenamientos: seguro que tienes una canción que te pega un subidón considerable siempre que la escuchas. Resérvala para ese momento en que creas que no puedes más: ponte la canción y verás como instantáneamente eres capaz de seguir corriendo o haciendo flexiones un rato más.

Toma las dificultades como una oportunidad para mejorar

"Crisis" en japonés significa "oportunidad", y es así como deberíamos tomarlo. De todas las dificultades que encuentres en tu camino podrás sacar algo positivo. Si consigues resolver el problema con éxito, sabrás que hemos podido con ello; pero aunque no puedas superarlo a la primera, siempre te llevarás una enseñanza que seguro que te será útil en el futuro.

Los obstáculos pueden ser una fantástica manera de retarnos a nosotras mismas: una pequeña crisis te puede ayudar a desarrollar capacidades nuevas y descubrir nuevos métodos de trabajo. Lo que está claro es que siempre saldrás fortalecida.

Piensa en grande, pero ponte metas pequeñas

Tengo un amigo que ha corrido un ultra-trail este verano: 100 kilómetros desde Madrid a Segovia, una pasada. Cuando le pregunté que cómo lo había conseguido me dijo: "Yo sólo pensaba en que tenía que dar un paso, luego otro, luego otro..., pero no salí de Madrid pensando en que tenía que llegar hasta Segovia". Y eso es precisamente lo que tienes que hacer: pequeñas metas para conseguir un gran objetivo.

Concéntrate en lo que tienes que hacer hoy y ahora para llegar a tu objetivo final. Si tu meta es dejar de fumar, cuando te levantes de la cama piensa "hoy no voy a fumar": céntrate en el aquí y el ahora. Si piensas que nunca más volverás a darle una calada a un cigarro seguramente te agobiarás y terminarás por ceder; pero si te centras en lo que tienes que hacer hoy todo será mucho más fácil y llevadero.

Busca refuerzo positivo

Es importante premiarse cuando hemos conseguido pequeños logros; pero ¡ojo! Asegúrate de que sólo te premias si lo consigues; es un error común que muchos suelen cometer. Es importante que ese refuerzo positivo no sea contraproducente con tu propósito final, por ejemplo: si tu objetivo es perder 5 kilos de aquí a Navidades, no te premies con un donuts por haber ido al gimnasio. Existen muchas más cosas: una chaqueta que llevas tiempo queriendo comprarte, una fiesta de pijamas con tus amigas, una tarde en el cine con tu chico...

Sobre todo, habla contigo misma y sé consciente de las cosas que haces bien. Muchas veces nos autocastigamos cuando fallamos, pero si hacemos algo realmente bien tendemos a quitarle importancia: ¡no lo hagas! ¡date el reconocimiento que mereces! Has hecho algo que te costaba mucho, así que te has ganado tu recompensa. El reconocimiento personal suele ser mucho más importante que cualquier premio físico.

Los momentos de bajón: un clásico que podemos superar

Siempre, sea cual sea tu propósito, vas a tener momentos de bajón en el camino. Lo más importante es que seas consciente de esto y que no te pille desprevenida. El camino hacia el éxito rara vez es una línea recta, sino que más bien suele ser una ruta en zig-zag en la que te encontrarás con épocas muy felices y motivadoras, y otras menos. Si tienes claro que esto va a suceder, tienes la mitad hecho.

Lo único que tienes que hacer cuando lleguen esos momentos de bajón es pensar: "vale, sabía que esto podía ocurrir: ¿qué puedo hacer yo para solucionarlo?". No pierdas los nervios, mantén la cabeza fría y piensa que es algo que ya tenías planeado: no se sale de tus planes, simplemente tendrás que dar un rodeo.

Espero que estos consejos os sirvan para no tirar la toalla con vuestros objetivos: ¡manteneos firmes, porque los resultados merecen la pena!

Imagen | Desigual En Trendencias Belleza | Motivación: abre tu mente, piensa en positivo y consigue todas tus metas En Trendencias Belleza | Nuevo curso: fija tus objetivos para obtener resultados y sé la envidia de tus amigas

Temas
Comentarios cerrados
Inicio