Compartir
Publicidad
Viajamos a los 4 puntos cardinales para conocer las playas más espectaculares de la península
Viajes

Viajamos a los 4 puntos cardinales para conocer las playas más espectaculares de la península

Publicidad
Publicidad

Probablemente, la mayoría estéis disfrutando de vuestras vacaciones en estos momentos. Y como el turismo de sol y playa está otra vez de moda y creciendo, seguramente en estos momentos estaréis junto al mar en una preciosa playa así que estas idílicas imágenes no os darán ninguna envidia. Todas las playas tienen su encanto, y sin desmerecer a los arenales que podemos encontrar en nuestras islas, recorremos las playas más espectaculares de la península ibérica.

Playa de Laida, Bizkaia

Ibarrangelu

Situada en el municipio de Ibarrangelu y en pleno Urdaibai, esta playa tiene casi un kilómetro de arena fina. Lo que la hace tan especial es cómo cambia al ritmo de las mareas y la duna que se forma en mitad del arenal. Aunque el baño es tranquilo en esas aguas, enfrente podemos ver las famosas olas de Mundaka, las más deseadas para los surfistas.

Playa de Liencres, Cantabria

Playa De Canavalle Y Valdearenas Al Fondo Liencres

El parque natural de las dunas de Liencres permite disfrutar de la naturaleza de la costa en su estado más salvaje. El Cantábrico se muestra indomable en estas playas, las olas son fuertes y peligrosas, pero es parte de su encanto.

La playa de Gulpiyuri en Llanes, Asturias

Gulpiyuri

Estamos ante una piscina natural, una playa que no está abierta al mar ya que el agua se filtra a través de las rocas erosionadas por la acción del mar. Una maravilla creada por la mano del mar en una playa que solo tiene 50 metros de longitud pero que resulta paradisíaca.

Playa de Rodas en las Islas Cíes, Pontevedra

Playa Rodas Islas Cies 11

Parece que estás en el Caribe por sus aguas transparentes y su arena casi blanca hasta que te metes en el mar y te das cuenta de que, por la fría temperatura de las aguas, están en Galicia. Para acceder a las Islas Cíes debes ir en barco, y en ellas no hay más alojamiento que un camping, pero sin duda merece la pena desplazarse hasta allí y, por supuesto, darse un baño a pesar del agua heladora.

La playa de Doña Ana en el Algarve portugués

Playa Dona Ana

El agua turquesa del Atlántico y los rocosos acantilados hacen que ésta sea una de las playas más bellas de Portugal.

La playa de la Flecha en El Rompido, Huelva

El Rompido

Al otro lado de la frontera, en Huelva, podemos ver uno de los caprichos que crea la naturaleza. La Flecha es una playa virgen, que crece 40 metros al año y a la que solo se puede acceder en barco. En la ría se puede disfrutar de todo tipo de deportes acuáticos y la playa es un lugar tranquilo, un paraje natural en el que no hay chiringuitos ni construcciones de ningún tipo.

Playa de Bolonia, en Tarifa, Cádiz

Tarifa

Ideal para los surfistas y windsurfistas por el viento que azota en la zona, la playa de Bolonia es una playa semi virgen situada junto a las ruinas de la antigua ciudad romana de Baelo Claudia, de 3.800 metros de longitud. Posee una enorme duna que se ensancha cada año gracias al famoso viento de levante.

Playa de Mónsul, en el Cabo de Gata, Almería

Destino Playa De Monsul

Como muchas playas almerienses, la arena de la playa de Mónsul es de arena negra y fina debido a su origen volcánico. Está formada por lava solidificada, erosionada por el mar y por el viento. Cómo anécdota, os puede sonar el perfil de su roca porque aquí se grabó Indiana Jones y La última cruzada. Si es buena para Indi, es buena para nosotras.

Playa de Gandía, Valencia

Playagandiapaseo1

Se trata de una playa muy turística, y con sus 7,5 kilómetros de largo, es una de las más grandes que podrás encontrar en España. La Playa de Gandía siempre está repleta de gente, pero sus distintos tramos acogen diferentes ambientes para que elijas el que más te gusta.

Cala Futadera en la Costa Brava, Girona

Cala Futadera

Si te gustan las calas pequeñas y recónditas, la Costa Brava está repleta de ellas. Cala Futadera (en Tossa de Mar) es una cala pequeña, virgen y muy escondida. Solo se puede acceder a ella bajando 300 escalones o en barco, además está muy protegida del azote del mar, lo que la hace un lugar ideal para el baño. Sus aguas cristalinas y los acantilados rocosos y con pinos hacen que el sitio parezca cercano al paraíso.

En Trendencias | 13 restaurantes en la playa (sí en la orilla, como los de antes)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio