La leyenda que oculta este pueblo de Madrid es perfecta para celebrar Halloween (si te atreves)

La leyenda que oculta este pueblo de Madrid es perfecta para celebrar Halloween (si te atreves)
Sin comentarios

Si tienes afición por descubrir lugares ocultos en Madrid tal vez conozcas El Alamín, del que ya te hablamos en este artículo donde te contamos cuatro historias de terror. Este pueblo abandonado es solo uno de tantos que la España vaciada ha dejado para el recuerdo, otros como Navalquejigo son ahora pueblos okupados.

Pero como ocurre con todo lo que se abandona, pronto las historias de fantasmas y las leyendas florecen sin remedio. No hace falta viajar hasta un castillo para descubrir una historia de terror escondida entre cuatro paredes, ni alejarse demasiado de la capital para encontrar un pueblo de Madrid que esconde una leyenda terrorífica.

Pelayos de la presa, un desconocido pueblo de Madrid ideal para vivir

Los primeros asentamientos se sitúan hacia el Neolítico en la dehesa de la Enfermería, donde se han encontrado pinturas rupestres, pero Pelayos de la Presa ha estado muy cerca de convertirse en otro de los pueblos de España vaciados como ocurrió con este en Zaragoza.

Alrededores De Pelayos De La Presa

Pelayos de la Presa se encuentra al suroeste de Madrid y cada día va sumando habitantes gracias al precio de sus alquileres, a lo bien comunicado que está (a solo 40 minutos de Madrid capital) y al hecho de que se encuentra en un entorno natural fantástico, con el pantano de San Juan muy cerca, lo que asegura naturaleza a raudales.

Todo esto lo hace el lugar perfecto para vivir… si no te dan miedo las historias de fantasmas. Pelayos de la Presa esconde una que se remonta al siglo XVI y que es digna del mejor Halloween.

El monasterio de Pelayos de la presa y su fantástica historia de fantasmas

El monasterio de Santa María la Real de Valdeiglesias, el más antiguo de la Comunidad de Madrid, parece que ha quedado en el olvido después de casi mil años de historia. El edificio primitivo se levantó en el siglo XII con un estilo románico-mudéjar. De su recinto destacan la capilla mozárabe, la iglesia, el claustro y las galerías, y a lo largo de los años ha terminado siendo una mezcla única de estilos románico, gótico, renacentista, barroco y un posible mozárabe.

 

Construido gracias a Alfonso VII el Emperador, Rey de León, que otorgó a los monjes benedictinos el Privilegio Real de Fundación en 1150, el pueblo creció a la sombra del monasterio que, en el siglo XVI, fue vendido al marqués de la Nava. Llegó el siglo XIX y con él, la desamortización que hizo que el monasterio fuera desmantelado y vendido a particulares.

Su recuperación se inició en 1973 cuando el arquitecto Mariano García Benito lo compró por unos 12 millones de pesetas y en 1984 fue declarado Monumento Histórico Nacional. Ahora, en manos de la Fundación Monasterio Santa María la Real de Valdeiglesias, se puede visitar (tienes visitas guiadas y hasta teatralizadas en algunos horarios que puedes consultar en su web) y se pueden celebrar bodas en él y eventos.

 

Pelayos De La Presa Historia Fantasmas
Interior Monasterio Pelayos De La Presa

Pero si por algo es conocido el monasterio de Santa María la Real de Valdeiglesias es porque esconde una historia de fantasmas que aún hoy es escalofriante y que el propio Mariano García Benito contaba en una entrevista.

La leyenda de "Doña Elvira"

En el siglo XVI, el monasterio era tan conocido que su fama llegaba hasta Toledo. Tanto que el pintor y escultor Rafael de León vino a refugiarse aquí. El motivo es que si no se convertía en fraile, tendría que rendir cuentas a la justicia después de asesinar a sangre fría a su aprendiz. En un ataque de celos, pensó que su mujer le engañaba con él, y terminó matándole.

 

Trabajando ya en el monasterio escuchó que su esposa se estaba muriendo de peste en Toledo. Después de ir a verla y cuando murió, el pintor llevó su cadáver hasta el monasterio y la enterró allí. Aún hoy, siglos más tarde, se oyen cantos de mujer en la noche, sobre todo los días de luna llena. Es la llamada “Doña Elvira” que no solo canta, sino que durante siglos ha cambiado objetivos de sitio, tirado sillas y provocado que el monasterio sea uno de esos lugares que nos ponen la piel de gallina.

Ahora solo queda saber si te atreverás a visitarlo el día de Halloween o mejor aún, el Día de Muertos que, como aprendimos con la película de Coco, el velo entre vivos y muertos se hace más fino que nunca.

Fotos | iStock, Turismo Madrid, Monasterio Pelayos

En Trendencias | Pan de verdad: 14 panaderías artesanales de Madrid donde comprarlo

En Trendencias | Las 33 mejores series de Netflix que puedes ver ahora mismo

Temas
Inicio