Compartir
Publicidad
Hater, porque odiar las mismas cosas también une mucho esta app puede ser el próximo Tinder
Sexo y Relaciones

Hater, porque odiar las mismas cosas también une mucho esta app puede ser el próximo Tinder

Publicidad
Publicidad

¿Nos unen más las cosas que odiamos que las que adoramos? Y lo que más importa ¿podría ser esta la forma de buscar pareja más eficaz hasta el momento? En eso consiste Hater y os contamos cómo funciona.

Hater es una aplicación totalmente revolucionaria para buscar pareja que utiliza un algoritmo para unir a las personas por las cosas que odian en común. La nueva competencia de Tinder. Y un alivio para todas esas personas que están hartas de ir a las citas y sentir la presión de tener que ser todo el rato positivo, sin poder ser totalmente sinceras o ser ellas mismas.

Con esta nueva aplicación todos podemos confesar nuestro Lado Oscuro en la primera cita. O en el primer swipe.

Los pimientos y la gente que se sienta en el metro con las piernas abiertas ocupando varios asientos a la vez.

Pablo Motos y los ruidos de la gente que mastica con la boca abierta.

Los cordones desabrochados de los zapatos y La La Land, que tampoco es para tanto.

Casi todos los sites y app para ayudar a ligar operan de la misma manera: te animan a hacer una lista de cosas que te gustan, sólo lo positivo, sólo esas cosas que no siempre puedes practicar: viajar, el brunch, tomar sol en la playa, los conejitos, las nubes de algodón de azúcar… Al fin y al cabo es sólo una parte de ti, no la realidad completa. Incluso la mayor parte de las veces ni siquiera estás seguro de si algo te gusta de verdad, te dejas llevar porque a todo el mundo le gusta, ¿verdad?

Smart Phone Hater App

Sin embargo el odio es distinto. El odio implica compromiso, pasión, experiencia, es una emoción cruda que revela mucho más de ti.

Cómo funciona Hater

Cuando entras en Hater para darte de alta, a diferencia de Tinder, tienes muchísimas más opciones que te ayudarán a crear un perfil lo más preciso posible de tu personalidad.

1.- Lo primero es seleccionar lo que te gusta y lo que no te gusta en una lista de tópicos. Y desde luego, esta lista de temas que podrías odiar es casi interminable: desde Donald Trump (muy típico), a la Coca-Cola (mucho más atípico) o a cuál es el mejor sacacorchos para abrir una botella de vino (raro, pero hay gente para todo). Te dará para estar la mar de entretenido durante un viaje de casa al trabajo, venga a dar “me gustas” y “no me gustas” hasta completar tu perfil.

2.- Una vez terminada esta primera fase, puedes terminar tu perfil de odio con tus datos, fotos, etc.

3.- Con todos estas opciones completadas, y gracias a un algoritmo, la aplicación te mostrará un porcentaje de coincidencia con las personas con las que odias más cosas en común.

4.-El resto del funcionamiento es muy parecido al que ya conocemos en Tinder. Una vez que tienes la selección de perfiles afines sólo hay que deslizar la imagen de la persona elegida a un lado o a otro: a la derecha si nos interesa y queremos chatear, a la izquierda si no se da el caso. ¡Y voilá!

Cómo nace una idea así

La verdad es que no sabemos si realmente funcionará tan bien como Tinder, pero lo que sí podemos asegurar es que tiene pinta de ser realmente divertida. Hater suena un poco a chiste, pero es que su fundador, Brendan Alper, era un trabajador de Goldman Sachs que dejó su trabajo para ser comediante.

Hater podría ser la típica idea de bar que apuntó en una servilleta o una broma entre amigos, pero su creador cuenta que “cuanto más pensaba en ello, más sentido le encontraba” y que era un sketch que escribió con su compañero mientras pensaban juntos en guiones divertidos.

Nuestra conclusión

A priori, Hater puede sonar como un lugar donde se reúnen los más gruñones del barrio. O un chiste, como nos pareció la primera vez que nos hablaron de ello.

Hater App

Pero la idea de que nos unen más las cosas que odiamos que las que amamos tiene sentido y según su propio fundador está inspirada en un estudio científico, que defiende que las personas estrechamos lazos más fuertes con aquellas personas con las que compartimos las cosas que no nos gustan que con las personas con las que sólo compartimos gustos y aficiones.

Tiene sentido. Quizá puedas soportar que a tu pareja no le gusten los paseos al amanecer y las ferias campestres, pero serías incapaz de compartir la vida con alguien que lleva pantalones cargo y que hace el gesto de comillas con las manos cada vez que quiere hacer énfasis en algo que te está contando. Insoportable.

Fotos| Hater

En Trendencias|

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos