Compartir
Publicidad

Yulia Lipnitskaya, la gran promesa del patinaje mundial, se retira por culpa de la anorexia

Yulia Lipnitskaya, la gran promesa del patinaje mundial, se retira por culpa de la anorexia
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con 15 años ya consiguió un oro olímpico en patinaje sobre hielo, la campeona más joven de la historia. Con 19 ha decidido retirarse y no defenderá su oro en los próximos Juegos Olímpicos de Pyeongchang 2018. Todo por culpa de la anorexia.

Fue su madre Daniela Lipnitskaya, la encargada de dar la noticia a la agencia de prensa oficial TASS: "Yulia informó a la federación (de patinaje) de su decisión de retirarse en abril, después de haber seguido durante tres meses un tratamiento por anorexia". Una terrible noticia pues estamos hablando de una de las más jóvenes promesas del patinaje mundial y de una deportista que con tan solo 15 años ya había batido todos los récords, ganando una medalla de plata en el Mundial del año 2014 y haciéndose con el primer puesto, la codidiadísima medalla de oro, en los Juegos Olímpicos de Sochi 2014. Una carrera que casi acababa de empezar y que tenía al mundo del patinaje boquiabierto con interpretaciones sublimes y una técnica impresionante.

Presión mediática, lesiones y el cambio de niña a mujer

No es normal ganar una medalla de oro con tan solo 15 años, siendo apenas una recién llegada. Y precisamente por eso, Yulia Lipnitskaya acaparó la atención de numerosos medios de comunicación e incluso llegó a ser portada de la revista Time en dos ocasiones. A pesar de que el patinaje artístico no es un deporte tan popular como otros, el mundo entero estaba pendiente de ella, lo que le generó ansiedad y le llevaron a hacer declaraciones como la que hizo a la agencia AFP: “No tengo libertad y tengo que justificar todo. Vivo en continuo estrés. Esto no es vida”.

Al mismo tiempo su cuerpo no dejaba de desarrollarse, creciendo y pasando de niña a mujer, pero también haciendo que perdiera el eje de los saltos, algo fundamental para cualquier patinador artístico. La consecuencia es que su nivel bajó y no pudo asistir al Campeonato de Europa de Estocolmo ni defender su oro, se quedó en noveno puesto en los nacionales y todo a su alrededor parecía desmoronarse.

Y la lucha contra el sobrepeso (mantener esa figura infantil de tan solo 37 kilos) era constante. Su entrenadora Eterí Tutberidze aseguraba que nunca había visto nada así en todos sus años en el mundo del patinaje artístico: "no puede comer prácticamente nada. Cuando necesita bajar de peso únicamente come celulosa en polvo, que le da energía. Pero ella lo lleva bien, gracias a Dios. Tiene un carácter muy fuerte".

La presión de que su cuerpo siguiera respondiendo, pero que no creciera en ningún momento, ha sido brutal para la joven Yulia. Una factura que junto con la fama y las lesiones ha derivado en una anorexia que no ha podido controlar sin ayuda médica y que le ha obligado a retirarse. Lo positivo de la noticia es que la Federación de Patinaje sobre Hielo de Rusia no la da por perdida y tiene previsto reunirse con ella para hablar sobre su futuro.

Fotos| Wikipedia Commons, @yuliaonice

En Trendencias|Sólo 27 kilos y más de 860.000 seguidores: ¿tenemos derecho a pedir el cierre de su canal de Youtube?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio