Publicidad

11 veces en que J.K. Rowling se convirtió en Hermione para combatir a Donald Trump
Redes Sociales

11 veces en que J.K. Rowling se convirtió en Hermione para combatir a Donald Trump

Decía una de las pancartas de las Marchas de las Mujeres del pasado sábado que «cuando Voldemort es el presidente, necesitamos una nación de Hermiones». Algo así ha debido de pensar J.K. Rowling, la escritora de la saga Harry Potter, que lleva enfrentándose al nuevo presidente de los Estados Unidos desde el comienzo de su carrera por llegar a la Casa Blanca. El campo de batalla: Twitter. El último enfrentamiento: ayer mismo, tras la aprobación de Trump de su nueva política sobre planificación familiar.

#WomensMarch

Una foto publicada por Johan Eklund (@johanjeklund) el

1. La retirada de financiación a las asociaciones de planificación familiar

La medida aprobada por la nueva administración Trump retirará fondos gubernamentales a cualquier organización que trabaje en el campo de la planificación familiar fuera de Estados Unidos, si incluyen el aborto entre sus opciones o si lo mencionan siquiera a las personas que acuden a ellos. J.K. Rowling compartió en Twitter su visión sobre el asunto, a través de capturas de pantalla de un estudio del Instituto Guttmacher, que arrojan algo de luz sobre las situaciones en las que intervienen las asociaciones de planificación familiar:

«Después de que el presidente George W. Bush reinstaurara la gag rule [la norma que ahora recupera Trump] en 2001, un consorcio de ONGs liderados por Population Action International organizó un estudio para evaluar los efectos de esa política. Entre 2002 y 2006, los equipos de investigación visitaron la República Dominicana, Etiopía, Ghana, Kenya, Nepal, Tanzania, Zambia y Zimbabwe. Descubrieron que en Kenya, por ejemplo, el gag rule terminó con actividades críticas dirigidas por la Asociación de Planificación Familiar de Kenya y Marie Stopes International (MSI), los principales proveedores de salud a las personas que viven en comunidades rurales y pobres en el país. Además, el refuerzo de esta política acortó drásticamente el alcance de las actividades comunitarias y el flujo y la disponibilidad de anticonceptivos. Las clínicas gubernamentales, exentas del gag rule, nunca pudieron solucionar ese déficit ni ganarse la confianza de las mujeres rechazadas por las ONGs».

«Los investigadores de las ONGs descubrieron que la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos (USAID) tuvo que interrumpir el envío de anticonceptivos (ya poco disponibles) a 16 países del África subsahariana, Asia y Oriente Medio. La Asociación de Planificación Familiar de Lesotho, por ejemplo, había recibido 426.000 condones de la USAID durante dos años del administración Clinton. En cuanto volvió a entrar en vigor el gag rule, la USAID tuvo que interrumpir el envío de condones a Lesotho, cuando era la única vía de entrada de preservativos en el país. En aquel momento, una de cada cuatro mujeres de Lesotho estaba infectada con VIH. Con la administración Obama, se aumentaron los fondos para planificación familiar internacional y se expandieron los programas conjuntos con organizaciones que trabajaban en la salud reproductiva. La ayuda de Estados Unidos llegó a poblaciones con escasa o ninguna atención previa. La MSI, por ejemplo, recibió por primera vez fondos de la USAID en 2010 para ampliar los servicios de planificación familiar gratuitos o ampliamente subvencionados a zonas rurales y aisladas de Madagascar. Desde 2010, el trabajo subvencionado por Estados Unidos ha permitido que 436.000 hombres y mujeres recibieran servicios de planificación familiar voluntarios; aproximadamente el 40% de las mujeres que usan un método de planificación moderno en Madagascar lo han recibido de la MSI (subvencionada por Estados Unidos)».

Tras aportar los datos de los estudios, Rowling añadió: «Bajo la creencia equivocada de que esto acabará con el aborto. Nunca lo ha hecho. Solo lo hace más inseguro». Pero no ha sido esta la primera vez que la escritora se enfrenta a Donald Trump y sus ideas. Estas han sido las más populares en Twitter:

2. El mensaje inspirador con el que celebró su victoria electoral

«Lo fácil es bajar la cabeza y dejar que los acosadores corran fuera de control. Lo correcto es retar al racismo, la misoginia y el odio».

«Permanecemos unidos. Saquemos la cara por los vulnerables. Retemos a los intolerantes. No dejemos que se normalice el discurso del odio. Sigamos al habla».

3. Cuando no lo consideró digno de ser comparado con Voldemort:

Después de que la BBC lo comparara con Voldemort, Rowling escribió: «Qué horrible. Voldemort no era tan malo ni de lejos».

4. Su opinión sobre el famoso grab them by the pussy

Después de uno de los episodios más bochornosos de la campaña electoral, cuando se difundió la grabación del famoso grab them by the pussy, Trump alegó que eran solo palabras, y bastante habituales entre hombres. Rowling no lo tenía tan claro:

«Trump dice: "son solo palabras, amigos". Es su acusación y su defensa. Las palabras no importan. Los hechos no importan. Si no lo hacen, estamos perdidos».

5. Cuando explicó por qué Donald Trump es asunto suyo

Rowling ha sido acusada muchas veces en Twitter, por los seguidores de Donald Trump, de inmiscuirse en la política de Estados Unidos, pese a ser inglesa. Esta fue su respuesta a uno de ellos:

«Cuando un hombre tan ignorante y fácil de manipular tiene al alcance su mano los códigos nucleares, es asunto de todo el mundo».

6. Una valiosa lección sobre lenguaje y amistad

J.K. Rowling es escritora, así que se le supone un buen dominio del idioma. No como del que ha hecho gala Trump en alguna ocasión. Y ella se lo reprochó, claro:

«"He desarrollado muchos amigos". Los humanos "hacemos" amigos, Donald. Ellos los "hacen"».

7. Cuando utilizó la ironía para dejar claro que era un placer ser crítica con él

Un usuario escribió: «Si todos los famosos critican constantemente a Trump durante los próximos cuatro años, estará demasiado ocupado peleándose en Twitter como para matarnos a todos». Rowling no dudó en contestarle haciendo gala de toda su ironía:

«Cuando un placer se convierte en una obligación».

8. Y más ironía todavía para criticar su forma de escribir en Twitter

Trump escribió este mensaje hace unos días: «Rusia nunca ha intentado aprovecharse de mí. NO TENGO NADA QUE VER CON RUSIA. ¡NI ACUERDOS, NI PRÉSTAMOS NI NADA!». La respuesta de Rowling fue la ironía perfecta:

«Debe de estar diciendo la verdad. Ha usado mayúsculas».

9. Cuando lo comparó con un acosador escolar

Trump ha acusado a la CNN de difundir noticias falsas para subir su audiencia y porque habían perdido credibilidad después de las elecciones. Rowling hizo una analogía de su carácter con una anécdota de su infancia:

«No paro de tener flashbacks a una niña pequeña de mi clase en primaria, cuyos insultos siempre eran "tienes piojos" y "apestas"».

10. Cuando quiso usar la magia para hacer desaparecer su presidencia

Si alguien sabe de magia, es J.K. Rowling, así que quizá deberíamos hacerle caso cuando propone trucos para mejorar las cosas:

«Si todos pulsamos a la vez control-alt-suprimir y rezamos, quizá podamos forzar el reinicio de 2016»

11. Cuando opinó sobre sus profundos pensamientos

Rowling acostumbra a burlarse de las capacidades intelectuales de Donald Trump. Así lo hizo cuando respondió a un usuario de Twitter, dando su opinión sobre la profundidad de los pensamientos del nuevo presidente:

«Hey, sé que no puedo compararme al presidente electo. Él tiene los pensamientos más profundos. Tan profundos que necesitarás una pala grande para llegar a ellos. Enormemente grande».

Imágenes | Gtresonline.

En Trendencias | ¿Quién dijo que el feminismo no podía ser divertido? Estas son las 19 pancartas que más nos han hecho reír de la Women's March

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios